Panorama Católico

El Quiebre de la Ley (Swing Vote)

Volvemos sobre una película ya comentada en una de nuestras ediciónes
en papel, dada la nueva y lamentable actualidad que ha tomado el aborto
en estos días. El Quiebre de la Ley es un film para pensar: arduo,
deliberativo, pero hábilmente contrastado con situaciones y escenas de
mucha emotividad. Y aunque no resuelve bien el problema que plantea, es
un buen instrumento educativo si se sabe sacar provecho de él. En

Volvemos sobre una película ya comentada en una de nuestras ediciónes
en papel, dada la nueva y lamentable actualidad que ha tomado el aborto
en estos días. El Quiebre de la Ley es un film para pensar: arduo,
deliberativo, pero hábilmente contrastado con situaciones y escenas de
mucha emotividad. Y aunque no resuelve bien el problema que plantea, es
un buen instrumento educativo si se sabe sacar provecho de él. En
especial los padres y maestros. Si alguna forma de "educación sexual"
no individual podría admitirse, creemos que instrumentos de este tipo
serían eficaces, siempre que guarden el tono y el decoro aquí
propuestos.

El quiebre de la ley
Andy García, Harry Belafonte y elenco
Dirigida por David Anspaugh
Producida por Andy García
y J. Bruckheimer, 1999

El actor cubano-norteamericano Andy García
protagoniza a un recientemente designado juez de la Suprema Corte de
Justicia de los EE.UU. en circunstancias muy particulares: un año atrás
se ha revocado el fallo Wade vs. Roe y el aborto es ahora ilegal en los EE.UU. Una dirigente pro choise,
Virginia Maples, aborta deliberadamente en uno de los Estados donde la
vida humana está protegida desde la concepción y donde, a la vez,
existe la pena de muerte para el homicidio agravado por vínculo. Es
enjuiciada y condenada a muerte.

A partir de esta sentencia de primera instancia se
produce un levantamiento masivo, instigado por los movimientos
pro-aborto, con manifestaciones y motines en todo el país en protesta
contra la sentencia. Esto amerita que la apelación pase per saltum
a la Suprema Corte y que ésta decida inmediatamente. Pero es un momento
muy particuar. El juez más antiguo y respetado de la Corte acaba de
renunciar por razones de salud. El Presidente es antiabortista y tiene
la oportunidad de designar a un nuevo juez, afín a su pensamiento.
Elige, efectivamente, a un abogado joven y prestigioso, sin carrera
judicial, cuyas opiniones se presumen antiabortistas, para garantizar
la ratificación de la condena. Sin embargo se ha dejado engañar por las
apariencias. El nuevo juez no está dispuesto a aceptar que se le
imponga una decisión, de modo que se enfrenta con todas las presiones,
políticas, judiciales, periodísticas y hasta familiares.

Finalmente su voto será el decisivo, puesto que la
corte (9 miembros) está dividida 4 contra 4 y el único que no ha
adelantado opinión es él.

Excelente presentación de los personajes de la
Corte. Ala liberal (anti pena de muerte y pro aborto, mayoría de
negros). Ala conservadora (wasp, un kelseniano de estricta observancia,
un fundamentalista bíblico, una jueza que abortó y ahora está
arrepentida). El voto decisivo lo tiene el nuevo juez, como dijimos, ni
abortista ni antiabortista, pero con un entorno antiabortista (su
esposa, la madre de su hija adoptiva, un antiguo cliente, líder de un
movimiento pro-life a quien ningún abogado quiso defender cuando estuvo
en problemas?) todos lo impulsan a ratificar la senencia y dejar en
firme la condena del aborto.

El personaje que encarna Andy García (actor de
origen católico) se presenta al espectador como un hombre recto, que
busca la verdad y no quiere se empujado a decisiones que no haya
ponderado debidamente.

El planteo doctrinal del tema falla desde el
comienzo. Se trata, según la Corte, de armonizar el principio del
pensamiento liberal, la libertad como bien supremo, con el evidente derecho del no nacido a vivir, derecho que los propios jueces antiabortistas terminan relativizando en la sentencia.

Los argumentos antiabortistas -en el plano de la
moral natural- están bien defendidos aunque debilitados por un dilema
falso: libertad vs. derecho a la vida del inocente. Los abortistas,
aparecen fríos, especuladores y antipáticos, salvo la idealista
asistente del nuevo Juez, que se mueve en una órbita puramente
sentimental. El único antiabortista despreciable es el Presidente de
Corte Suprema, un manipulador pragmático. Por lo demás, las simpatías
se inclinan hacia los defensores de la vida… Pero…

El joven e idealista nuevo juez que, incontaminado por el establishment,
emite su misterioso voto (todos esperamos en este punto del film,
gratamente sorprendidos, que lo hará en favor de la confirmación de la
sentencia). Naturalmente nos decepciona.

El swing vote, el voto que cambia el fallo es del recién llegado. Su opinión triunfa, en la propuesta de una especie de componenda, donde el derecho a la vida del nascituro inocente es relativizado según las circunstancias. El conflicto generado por el falso principio de la libertad como bien absoluto y principio rector de la vida social
es insoluble. De allí que en el país más liberal de mundo haya tantas
sentencias de muerte… y tantas prohibiciones absurdas. Si se pospone el bien común
a la libertad caprichosa de cada uno se llega a situaciones absurdas,
como el libertinaje por un lado y la "tolerancia cero" por otro.

En el film triunfa la contradicción liberal, la
solución que haría las delicias de Mariano Grondona y Mons. Laguna.
Toleraremos el aborto pero limitadamente, informando a las madres para
que aborten a conciencia, no meramente movidas por sentimientos o
temores. Sin duda es algo menos malo que el aborto a troche moche, pero
es malo. Y conduce a él.

Otro punto débil es la ausencia de toda referencia a la internacional de la muerte,
dato no menor en toda esta cuestión. Aquí solo se plantean las cosas en
un plano moral, político e idelógico, como si no existiera un gran
negocio detrás del aborto, e intereses inconfesables. Puede adivinarse
fácilmente el motivo de este vacío.

Respecto a la calificación: el film está limpio de
imágenes indecentes, es interesante para ver el falso dilema entre
libertad y bien; y es útil para explicar a los adolescentes el
problema, contrastando la "solución" incorrecta con la que ofrece la
doctrina católica. Buen planteo del tema aunque lo resuelva mal. Queda
en nosotros ofrecer la solución correcta.

 

Título original: Swing Vote
Director: David Anspaugh.
País: USA.
Año: 1999. No se vio en cines en la Argentina.
Duración: 120 min.
Intérpretes: Andy Garcia,
Albert Hall, Robert Prosky, Bob Balaban,James Whitmore, Harry
Belafonte, Lisa Gay Hamilton, Michael O'Keefe, Ray Walston.
Producción: Andy García y J. Bruckheimer
Guión:Ronald Bass, Jane Rusconi
Fotografía:Johnny E. Jensen
Música:Harry Gregson-Williams Steve Jablonsky

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *