Panorama Católico

El Reinado del Fuego (Reign of Fire)

El Reinado del Fuego es un film de fantasía futurista. Bien entrados los años 2000 en una excavación los obreros topan con un ¡dragón! el cual rápidamente se reproduce y asuela toda la tierra. Una interesante alegoría, probablemente no buscada.

Dirigida por Rob Bowman (2002)

El Reinado del Fuego es un film de fantasía futurista. Bien entrados los años 2000 en una excavación los obreros topan con un ¡dragón! el cual rápidamente se reproduce y asuela toda la tierra. Una interesante alegoría, probablemente no buscada.

Dirigida por Rob Bowman (2002)

Buscábamos filmes de Christian Bale, a quien conocíamos desde niño en El Imperio del Sol y reencontramos en su estupenda versión del comic Batman (Batman Inicia). Con la esperanza de que quizás sea uno de esos raros actores de Hollywood que cuida su carrera eligiendo buenos libretos y que no filma procacidades, fuimos a dar con El Reinado del Fuego, una fábula futurista.

En la línea de esas películas que anticipa una catástrofe mundial en las próximas décadas (de orden ecológico, extraterrestre, etc.) El Reinado del Fuego desarrolla una historia sorprendente: la reaparición de los dragones, tenidos por animales míticos, en pleno siglo XXI. Bajo la ciudad de Londres, Quinn Abercromby (Christian Bale) niño va a visitar a su madre, una ingeniera que supervisa una excavación enorme por debajo de la ciudad. La excavadora da con un hueco gigantesco y el niño se mete, con la ingenua curiosidad de sus años y la osadía de quien frecuenta las profundidades, hasta dar con un gigantesco dragón.

El despertar y salir a la superficie produce una infestación mundial de estos animales que viven de la carne humana y queman todo a su paso. Años después vemos a Quinn adulto dirigiendo una comunidad que lleva ya siete años en la resistencia del asedio. "Si los días no se abreviaran, hasta los elegidos sucumbirían" nos viene a la mente al ver a esa pequeña grey humana luchar contra tan desproporcionado enemigo. Han desarrollado técnicas para protegerse, pero ignoran cuanto ha quedado de la humanidad y su única esperanza es que los dragones se extingan solos, por inanición o devorándose entre ellos. Bale rescata y protege a los niños, esperanza de la humanidad.

Como suele suceder en estos casos y es políticamente correcto, no hay ninguna referencia a lo sobrenatural cristiano, al menos explícita. Sin embargo hay señales interesantes. Los niños rezan una oración (¿a quién?) que es como su credo y doctrina de supervivencia. Y es a los niños a quienes Quinn protege con exquisita dedicación, fortaleza heroica, casi "santa". Leal, casto, valiente, abnegado, hace la figura de un caballero, y de hecho una de las escenas principales del filme lo muestra de a caballo en un galope que no puede sino evocar el arquetipo. El dragón ha sido siempre uno de los principales símbolos del Demonio. Y San Jorge, quien lo derrota con su lanza, es el patrono de Inglaterra. El film tiene lugar en ese país…

La segunda parte de la historia comienza con la intervención de un grupo de militares norteamericanos que han logrado llegar hasta Gran Bretaña con vehículos blindados, helicópteros y estrategias para dar la gran batalla. Han descubierto que, si bien toda la tierra está infestada, uno solo es el que vale la pena matar, el dragón macho que fecunda los huevos que depositan las miles de hembras por todo el mundo. Y ese es el que Quinn ha descubierto en su niñez y por lo tanto sabe encontrar.

El grupo de militares, encabezados por un personaje entre temible y bondadoso, Denton Van Zan, (Matthew McConaughey) enfrentan a los dragones en Londres con resultados catastróficos. Quinn se había opuesto a la aventura. Ahora apenas si sobreviven Van Zan y Alex, la heroína, quienes darán la batalla finalmente junto a Quinn en la madriguera del gran dragón.

La estética "gótica" de la película no abruma. Los efectos especiales son efectivos y el suspenso, aunque ya sepamos de qué se trata, no decae. Hay toques de humor, un poco de comic, y -no sabemos si en burla u homenaje- reminiscencias de muchos otros filmes conocidos. La mezcla es rara, pero atractiva, como esos licuados tutti-frutti que cada tanto nos salen bien y nunca más podemos repetir. Salvo alergia particular contra el género, se puede ver con gusto.

Apta para toda la familia, sin procacidad ni faltas al pudor. Hay que suplir la visión sobrenatural, pero los dragones son un interesante ícono del demonio y -con prudencia- puede ayudar a los más pequeños a recordar la acción del maligno, si los padres aprovechar el filme didácticamente.

Guión cinematográfico
Gregg Chabot y Kevin Peterka

Elenco:

Christian Bale …. Quinn Abercromby
Matthew McConaughey …. Denton Van Zan
Izabella Scorupco …. Alex Jensen
Gerard Butler …. Creedy
Scott Moutter …. Jared Wilke
David Kennedy …. Eddie Stax
Alexander Siddig …. Ajay
Ned Dennehy …. Barlow
Rory Keenan …. Devon
Terence Maynard …. Gideon
Doug Cockle …. Goosh
Randall Carlton …. Burke (Tito)
Chris Kelly …. Mead
Ben Thornton …. Young Quinn
Alice Krige …. Karen Abercromby

Duración: 101 min
Países: Reino Unido / Irlanda / EE.UU.
Idioma: Inglés.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *