Panorama Católico

Entrevista a Mirella Pizzioli

Estimado lector: con el deseo de conocer algo más sobre  la misión llevada a cabo por la Sra. Mirella Pizzioli, le hemos solicitado una serie de entrevistas, a las cuales accedió con su afable cordialidad de siempre.

Entrevistas que se publicarán en forma continuada en este periódico digital, gracias a la colaboración del Sr. Marcelo González y de todo el equipo que hace posible PANORAMA CATÓLICO. 

Por Malena Martínez y Adolfo Marques

Estimado lector: con el deseo de conocer algo más sobre  la misión llevada a cabo por la Sra. Mirella Pizzioli, le hemos solicitado una serie de entrevistas, a las cuales accedió con su afable cordialidad de siempre.

Entrevistas que se publicarán en forma continuada en este periódico digital, gracias a la colaboración del Sr. Marcelo González y de todo el equipo que hace posible PANORAMA CATÓLICO. 

Por Malena Martínez y Adolfo Marques

 

-Mirella, tenemos noticias que la entrevista anterior ha sido leída por numerosas personas de lengua castellana en muchos  países y han comenzado a ponerse en contacto con usted. ¿Puede contarnos algo sobre este tema?

Sí, es verdad. Esta pregunta me retrotrae en el tiempo… me hace recordar aquel día en el cual Jesús me dijo que esta obra suya iba a ir por el mundo. Han pasado muchos años, pero estas palabras continúan siempre presentes.

“Por el mundo”… el mundo era humanamente imposible, sí, HUMANAMENTE… Actualmente muchísimas personas  también  de lengua española, me llaman por teléfono, y me cuentan sus sufrimientos pidiéndome que ruegue por ellos… Estoy muy agradecida a la señora Martínez, al señor Marques y al Señor Marcelo González, quienes creyendo en esta Obra extraordinaria ayudan al Señor a llevar tanto amor y tanta esperanza…

Con respecto a la pregunta, puedo decirles  que recibo correos y llamadas desde Argentina, Uruguay, Chile, España, México, Colombia, Ecuador, Estados Unidos… Hace media hora he recibido una llamada telefónica desde Nueva York, y otra desde la ciudad de San Rafael, en Mendoza, Argentina.

-¿Las personas que llegan a usted son todas católicas, o también se acerca gente de otras religiones, o aún agnósticas o ateas?

Mayoritariamente son católicas (creyentes, poco creyentes o nada creyentes), pero también vienen personas  de otras religiones. La explicación es muy simple: el dolor, el sufrimiento, están presentes en la vida de todos los seres humanos.

-Hablando ahora sobre su misión de dar testimonio  del pueblo celestial:  Mirella, ¿Quiénes son los santos ángeles?

¡Podría hablar tanto y durante tanto tiempo de ellos!…
Son mis amigos, son vuestros amigos… Bromeo, pero no demasiado, porque verdaderamente son mis amigos y son vuestros amigos, que Dios pone a nuestra disposición para ayudarnos.

Los Ángeles son luminosas criaturas, creadas desde el pensamiento de Dios. Nunca han tenido cuerpo humano como nosotros. Hay millares y millares de ángeles que adoran a Dios y Dios envía para ayudarnos y para proteger a toda la creación: hay ángeles que protegen a los hombres, a las naciones, a las ciudades, a las plantas, a las flores…

-¿Absolutamente todos tenemos un ángel guardián en esta vida  desde el mismo instante de nuestra concepción?

Absolutamente Sí, no hay distinción de razas, de nacionalidades, para todos, desde el mismo instante de nuestra concepción, Dios Padre Creador da a cada hijo suyo (y digo da, porque es un don) un ángel que lo acompañará durante toda su vida terrenal y después en la vida eterna en el Cielo.

Puedo contarles aquí  que muchas veces  ocurre que llega una mujer a mi casa y le preguntó si está embarazada.

– No, me responde… bueno, en realidad no lo sé.

Algunas semanas después esa misma mujer me llama por teléfono y me dice que está embarazada. Quiere saber el motivo por el cual le hice esa pregunta.

-“El ángel guardián de su hijo en gestación ya estaba a su lado cuando vino a verme…”

-¿Cómo nos ayudan los ángeles? ¿Si les rezamos, tienen mayor razón,  poder o capacidad para ayudarnos?

Nos ayudan de tal y tantas maneras como nosotros, pequeños seres humanos, que razonamos con una razón humana, no podríamos del todo comprender…

Nuestros Ángeles Custodios ya recibieron de Dios “esta orden”. Si nosotros los invocamos y pedimos su ayuda, estamos dando, ante todo gracias a Dios; y a ellos, reconociéndolos como nuestros amigos, protectores, compañeros, consejeros, ¡imaginen la felicidad!

-Mirella, las almas suelen hablarle sobre el  momento que dejan la tierra… (Mirella casi siempre usa esta expresión, ocasionalmente dice muerte) ¿Qué le dicen?

Esta es una de las preguntas que siempre respondo con gran sentimiento y responsabilidad, porque todos tenemos “un temor” cuando pensamos en “ese momento”.

Pero el Señor, siempre atento a nuestras necesidades, permite a estas Criaturas que ya han vivido “el momento”, de informarnos: y nos cuentan que han vivido la emoción más intensa, más extraordinaria, más hermosa como nunca jamás en la tierra  habrían podido vivir…

Nos recomiendan: NO TEMER, NO TENER MIEDO… Sólo debemos estar preparados  en el tiempo terrenal para “EL ENCUENTRO”. Recordemos: “no sabemos cuando llega el ladrón…”

-El libro en español lleva el subtítulo “la vida después de la vida: cielo, purgatorio, infierno”. ¿No cabría pensar en la posibilidad  de otro  destino posible?

No, no  existe ninguna otra posibilidad… quien piensa en la falsa ilusión de una “reencarnación” se equivoca completamente. No hay otra posibilidad.

Una vez dejada la tierra: el Cielo, Dios y su pueblo Santo, amor y gozos eternos… el Purgatorio, arrepentimiento, amor y purificación para llegar al Cielo… el infierno, horrendos demonios y odio extremo por toda la eternidad.

-La terrible realidad del infierno: en la entrevista anterior nos dijo rotundamente que sólo van allí quienes quieren, quienes rechazan odiosamente y concientemente a Dios hasta el último instante, pero ¿existen  personas así?

Si los Santos Ángeles y el mismo Señor me dan esta información, significa que estas personas existen.

-Entonces Dios no las condena, son ellas mismas quienes con libre voluntad eligen el infierno.

Absolutamente sí, el Señor nos ha dado el don de la libertad, por lo tanto cada uno puede elegir el camino que quiere: el bien o el mal… LA LUZ O LAS TINIEBLAS.

-Dijo también que rezar por ellas es un acto de amor y lo rechazan… ¿ha conocido algún caso así?

Creo que es fácil  comprenderlo… ¿pensáis que a Satanás le agrada que se rece por él? pues bien, todos aquellos que están condenados se vuelven  demonios; son demonios.

Recuerdo a una joven que rezaba por una persona fallecida y esta alma todas las noches y de manera tormentosa, trataba de poseerla… os dejo imaginar el miedo y desesperación de esta joven mujer; cuando le expliqué la situación (para mí fue muy difícil decirlo), ella me confesó que este difunto, cuando vivía en la tierra, ya era un hombre maligno y maléfico y que ella, creyendo hacerle el bien, oraba muchísimo por él. Le aconsejé que no rezara más por esta persona y que quemase todas las cosas suyas que aún conservaba en casa.

Ella hizo así. Recé mucho por ella y también rezamos juntas. Desde aquel momento reencontró la paz y ya no sufrió más esos acosos durante la noche.

-El Santo Purgatorio: nos dijo que las almas del purgatorio son santas, pero aún están purificándose para llegar al Cielo.¿ Puede decirnos algo mas sobre este tema?

Nunca me ha sido mostrado el Santo Purgatorio como “lugar”. Son almas del Purgatorio las que se me manifiestan. Por eso hablo de un estado del alma. Suelo poner también este ejemplo: es una persona  triste, muy triste que  aunque esté rodeada de personas alegres y estando en un lugar bellísimo continúa estando triste, muy triste.

-¿En el Purgatorio existe el tiempo?

No existe el tiempo como lo conocemos nosotros, pero pienso que “un tiempo” completamente distinto al nuestro, pueda existir.

-¿Por qué entonces se dice abreviar su purificación?

 Porque así me lo dicen. Nuestras plegarias abrevian la purificación de las Santas almas del Purgatorio. Creo que más que hablar de “tiempo” es más apropiado hablar de “intensidad del estado de purificación”…

-¿Se puede explicar de alguna manera como es que nosotros en la tierra, siendo tan pobres y aún sin tener segura nuestra salvación podemos ayudarlas?

Sí,  pero con todo lo que Dios nos da: ¿estamos seguros de ser tan pobres?… Somos hijos de Dios, herederos del Cielo, somos hijos del Rey, tenemos la Confesión, tenemos la Santa Eucaristía.

Dios es nuestro Padre y nos ha dado todos los medios de salvación  para nosotros. Aún hasta  para todos aquellos quienes, en su ignorancia, en su pobreza, y también en su necia ingenuidad han dejado la tierra infravalorando los dones que Dios había puesto en sus manos…

¿Olvidamos los diez mandamientos? ¿Olvidamos la ley de Dios? La ley de Dios es un don para nosotros, es una ley de amor y de perdón… Me gusta recordar también  que  la ayuda que podemos brindar a las almas del purgatorio se torna en una ayuda inmensa para nosotros, es un amor de ida y de vuelta. No olvidemos las palabras de Jesús: el ciento por uno y la vida eterna…

El Cielo: las almas del Cielo viven junto a Dios por toda la eternidad. Son santos  para siempre. Pero, ¿Quiénes son los Santos a los cuales la Santa Iglesia ha canonizado y nosotros en la tierra  invocamos y pedimos  ayuda?

Los Santos canonizados por la Iglesia son para nosotros que estamos en la tierra,  un punto de referencia. Imitándolos, o por lo menos tratando de imitarlos, progresamos en nuestro camino hacia la Santidad.

En lo que respecta al Cielo, el Señor los premia una vez más,  haciéndolos conocer al mundo entero. Ellos,  más que otros, se entregaron a vivir SU VOLUNTAD, aceptando gozos y dolores, caminando a la sombra de Jesús. nuestro dulcísimo Jesús, nuestro Salvador que con su muerte y resurrección venció a la muerte y nos abrió las puertas del Cielo.
 

Los Santos están siempre felicísimos de interceder por cada uno de nosotros todas las veces que pedimos su ayuda…

-¿Es verdadera la creencia popular que los Santos pueden ayudar más  en función del trabajo que realizaron en la tierra? Por ejemplo Santa Marta ayuda en las tareas domésticas, Santa Juana Beretta Mola que era médica, puede ayudar más a los médicos, San Juan Vianney a los confesores,  San Fernando,  Rey de Castilla a los gobernantes…

No me ha sido revelado, pero es muy posible que así sea. Sí se me ha mostrado que los Santos Ángeles protegen personas, iglesias, países, y hasta pequeñas flores… por lo tanto es muy probable que algunos Santos tengan la misión  de ayudar  a aquellas personas que realizan trabajos como los que ellos realizaron cuando vivían en la tierra ¿porque no? Todo es posible en el  Cielo, todo aquello que es bueno para nosotros.

Cada Santo tiene su día. Y existen  países donde se acostumbra poner a los niños el nombre del Santo del día en el cual nacieron: ¿tiene esto algún significado?

¡Qué bonita costumbre! Ciertamente que tiene un gran significado. Es más, considero algo hermosísimo confiar a los propios hijos a los Santos, quienes, estoy segura, sonríen con inmensa emoción en el momento en el cual el Sacerdote bautiza en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, poniendo el nombre de ellos a las inocentes criaturas. ¡Qué gran y  maravillosa “responsabilidad” asumen los padres de esos niños…! Ellos deben hablarle sobre la vida de su santo patrono, enseñarle sus virtudes, su camino de santificación. También  aquel santo  ayudará al niño durante el transcurso de su vida.

-¿Tiene Usted  devoción a algún santo en particular?

Yo amo a los Santos. Aunque me siento atraída con mucho afecto y simpatía por los Santos jóvenes, y entre ellos por Santa Teresita del Niño Jesús.  Quien llega a mi casa puede verla en una hermosa imagen que me regaló mi director espiritual Don Giuseppe.

-Mirella: Nuestro Señor Jesucristo, y Nuestra Santísima Madre se le manifiestan también con frecuencia. ¿Qué esperan de nosotros, los hombres?

¿Qué esperan un papá bueno, y una mamá buena de sus propios hijos? Cerremos los ojos, dejémonos sumergir   en  la Santidad de Jesús y de María, y… ¿Qué esperan de nosotros? Desean y esperan que sus hijos lleguen a ser santos para vivir por toda la eternidad juntos… pasear con María….pasear con Jesús por los maravillosos caminos del Cielo.

Dios quiere nuestro corazón; quiere que seamos misericordiosos como Él es misericordioso…

-Su cuarto libro: editado en francés, en alemán y ya en fase de traducción al español, ¿puede adelantarnos algo sobre su contenido?

Sí claro, y me da gran alegría responder esta pregunta. Está en circulación en francés y en alemán desde hace unos pocos meses, pero me consuela profundamente el hecho de recibir tantos testimonios maravillosos de personas que me dicen estar implicados en su  único y extraordinario contenido.

El título de este libro es: ¿Rabí, donde habitas? Él les dice: “venid y veréis”.

Yo amo este libro como amo también los otros. Pero este libro tiene una particularidad: “no hay en él ningún testimonio”, no hay ninguna palabra humana. Es Dios Padre que “nos habla de sí mismo”, nos cuenta “donde vive” y “como vive”. En Sus Palabras se evidencia su Única y Total Ternura, capaz de tomar nuestra alma y llevarla hacia el Cielo con la ligereza de un ala de mariposa.

-Y terminando le pedimos, si es posible, unas palabras que nos ayuden a abrir nuestros corazones a estas realidades hacia las cuales  caminamos…

Debemos comprender, comprender que el objetivo final de nuestra vida  es el Cielo.

Debemos comprender que todos nosotros tenemos una misión en la tierra y que esta vida no es un juego y mucho menos un pasatiempo. Esta vida  es un don que nos ha sido dado para una vida eterna.

Debemos creer, amar, perdonar, ser caritativos, misericordiosos, tener fe y confianza.

Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Madre Santísima, los ángeles, y  el pueblo santo del Cielo se manifiestan y nos hablan para ayudarnos a alcanzar el mundo celestial y eterno. Y  para alcanzarlo  es preciso haber amado  a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

 Jesús nos lo dijo hace dos mil años y es actual… la palabra de Cristo ayer… .hoy… y siempre.

Antes de despedirme quiero enviar un cariñoso abrazo a todas las personas que he conocido y a las que conoceré.

Que el perfume de Dios nos acompañe siempre…

Ciao caríssimi amici.

 

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
13/10/2009 a las 2:19 pm

Dando gracias
Doy gracias a Dios por haberle concedido el Don que posee, pues me impacto la forma que tiene de poder ayudar a los demás. También doy gracias a Dios por haber asistido a la conferencia dada en Málaga. Quedé muy impresionada. Deseo que sus libros puedan llegar pronto a España.
Saludos y unidos en oración. Amalia de Sevilla, España



Anónimo
21/03/2010 a las 11:26 pm

agradecimiento
hola mirella soy ale de argentina gracias por tus palabras hermosas te amamos mucho



Anónimo
22/03/2010 a las 8:12 pm

Sinceramente, después de
Sinceramente, después de haber leído este post, me doy cuenta que lo relatado por María Simma es mucho más creíble ya que ella en ningún momento da su parecer. María Simma narra lo que ve pero jamás se atreve a opinar como “no me fue revelado pero…” o cuando esta señora habla de los Santos, también allí expresa su parecer. María Simma no, al contrario.
No digo que esta señora mienta, simplemente que su relato está teñido de sus opiniones lo que lo hace parcial a mi modo de ver.
Cuando falleció mi padre, mi confesor me regaló el libro de María Simma y fue un gran consuelo para mi. Es testimonial, está lleno de esperanza y nos invita a la oración por quienes nos precedieron y que muchas veces olvidamos acuciados por nuestras necesidades del momento.
http://www.reinadelcielo.org/estructura.asp?intSec=2&intId=23
Una Catolica Fiel. Mariana



Anónimo
24/03/2010 a las 4:08 am

AGRADECIMIENTO
GRACIAS MIRELLA CARISSIMA AMIGA ! SOY JORGE G- DE CORDOBA ARGENTINA , AUN TENGO LA EMOCION DE SU VISITA EN NOVIEMBRE, CUANDO ME AUTOGRAFIO EL LIBRO, Y LE ENTREGUE MI CARTA,QUE JESUS Y NUESTRA MADRE LA SIGA BENDICIENDO POR SU APOSTOLADO Y POR CONSOLAR A TANTAS ALMAS!!! GRACIAS!!!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *