Panorama Católico

Escuela Marista de Luján: una Réplica

Ante la denuncia del Sr. Ruiz que titulamos Grave Denuncia sobre la Catequesis en un Colegio de Luján, en la que se mencionaban desviaciones doctrinales en la catequesis del Colegio Marista de esa localidad, una profesora de la institución nos envía esta carta de réplica.

Sr. Director: Marcelo González

Ante la denuncia del Sr. Ruiz que titulamos Grave Denuncia sobre la Catequesis en un Colegio de Luján, en la que se mencionaban desviaciones doctrinales en la catequesis del Colegio Marista de esa localidad, una profesora de la institución nos envía esta carta de réplica.

Sr. Director: Marcelo González

Soy docente del colegio marista de Luján desde el año 1987. Mi hermano menor, es ex-alumno del mismo, promoción 1993 y tengo allí a mis cuatro adorados hijos en distintos niveles de enseñanza. Como podrá observar, gozo de cierta experiencia y puedo aportar apreciaciones desde diferentes perspectivas sobre la formación integral y católica que se imparte y comparte en el colegio. Digo esto de compartir porque en muchos eventos educativos y religiosos participan activamente varias personalidades de nuestra comunidad marista. El pasado 21/09 leí una carta publicada en el Panorama Católico Internacional, con referencia a nuestro colegio, de un señor, Carlos A. Peña. Realmente me sentí muy movilizada por sentimientos que me infundieron mis amorosos padres, como defender con ahínco la verdad y la justicia siempre. Es por esto que quiero y deseo, a título personal, que sus respetables lectores, tengan la oportunidad de conocer, con absoluta modestia, realidades educativas de nuestro colegio. Todos los docentes estables, así como el citado profesor Aramendi, nos formamos para ser "educadores maristas". Transmitimos a nuestros alumnos, cada uno desde su disciplina y mediante variados recursos pedagógicos… que perseguir desesperadamente la verdad nos hace libres, que el disenso es posible, que escuchar a otros es respetarlos, que no podemos emitir juicio sobre otra persona según dichos de terceros, que debemos esforzarnos en ver en todos nuestros hermanos, a Jesús, porque fuimos creados a su imagen y semejanza, que estamos en el camino a la santidad, aunque aparezcan piedras y espinas hirientes.

También, les transmitimos que toda semilla sembrada con honestidad y amor será cosecha fructífera y nunca recogeremos tempestades, que la soberbia no es una cualidad cristiana y católica, que disfrazar hechos y tergiversarlos siguiendo ocultos y egoístas intereses, podrán engañar a unos cuantos pero que jamás engañaremos a Dios y no enriqueceremos nuestro espíritu.

¡Si estamos con Dios, quién contra nosotros!

Es pena la que me provocaron dichas líneas, la misma que sintieron mis hijos mayores cuando las leyeron azorados.

Amamos a nuestro colegio y sabemos que todos intentamos mejorarlo día a día porque también comprendemos que no somos perfectos sino perfectibles.

Si tuviera un solo atisbo de duda sobre algo de lo que he escrito, y por casualidad creyera que expongo a mis hijos a situaciones violentas, indecorosas o herejes, los retiraría a todos de la institución… no a uno o a dos de ellos.

Estas líneas no están destinadas a aclarar, responder o refutar lo citado por el Sr. Peña. A mí, eso no me corresponde, y en particular, todo ello, ya fue realizado en tiempo y forma en los debidos ámbitos y de acuerdo, a lo allí resuelto, el Colegio obró en consecuencia.

Desde mi mirada católica, todo lo sucedido es verdaderamente penoso y causa asombro… sin duda rezo por el señor Carlos A. Peña y su familia. Les deseo que puedan encontrar en la Virgen María, nuestro recurso ordinario, nuestra Buena Madre… como nos enseñó San Marcelino, el mejor regazo para descansar y en su luz, la guía constante para caminar.

Profesora Gisela C. Ibarzábal
Luján, 27 de Septiembre de 2.005

Comentario de la Redacción: Hemos invitado a la Prof. Gisela C. Ibarzábal a desmentir las acusaciones puntuales del Sr. Peña. Ella ha insistido en que se publique el texto precedente. Persisten, a nuestro entender, las dudas. ¿Es verdad o no que "En una de las tantas oportunidades el profesor Pablo Aramendi presentó el texto "Un tal Jesús" de López Vigil. Se los hizo escuchar en una grabación radial, se los hizo repetir a los chicos y se los dio por escrito para que lo repasen en sus casas… Se les presentó un Cristo modernamente revolucionario?, como afirma el Sr. Ruiz, entre otras cosas. Hubiera sido más esclarecedor establecer la existencia o no de los hechos.

Ver carta del Sr. Peña

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *