Panorama Católico

Estilo bimilenario

Reverdecimiento

Reverdecimiento

El desventurado Fidel Castro, que hoy se encuentra al borde de la eternidad, exhibe en su escritorio un gran retrato de Juan Pablo II. Pudo verse en estos días por TV y se trata de otra muestra plástica de la moderna táctica comunista. Niega e insulta frontalmente a Dios y a su Iglesia, pero al mismo tiempo merodea lo religioso para profanarlo con atrevimiento inaudito. Es algo semejante a lo que concreta entre nosotros el homenaje presidido por Kirchner, exaltando al martirologio oficial a un prelado muerto accidentalmente, cuya memoria -por sus acciones, tendencias o simpatías revolucionarias- quiere usar como emblema el Gobierno montonero. El postulador Pero la audacia no quiere detenerse allí.

Un asesor presidencial, Horacio Verbitsky, aparece en la escena a guisa de postulador de la canonización laica de monseñor Angelelli. El multifacético presidente del CELS y promotor de jugosas indemnizaciones, se encuentra pues empeñado en llevarlo a los altares, si no de la Sinagoga del Olimpo Interreligioso. Y lo está haciendo con una erudición e información intra-eclesiástica, salpicada de insidias ancestrales, que verdaderamente sorprende y preocupa. Para abordar su apología Verbitsky comienza templando la cuerda sentimental, y dice que Canuto Angelelli era hijo de chacareros que lo llevaban al seminario en el carro de la verdura.

Radiografía y escándalo

En torno de la Parroquia Cristo Obrero y del Hogar Sacerdotal donde vivía Angelelli -avanza la evocación verbítstica- se nuclearon los grupos de cristianos revolucionarios que luego de una larga huelga de hambre de 1966, consideraron que se cerraban los caminos entregándose a la formación de distintos grupos, como el Comando Camilo Torres, el Peronismo Revolucionario y Montoneros. Largo y turbio prosigue el panegírico, para concluir sin la menor hesitación, que Angelelli fue asesinado. cuando viajaba a Buenos Aires. Un decreto que por lo visto no acierta a suscribir el flamante Obispo de La Rioja: "No digo ni que fue accidente ni que fue un asesinato", recoge La Nación del 4.8.06. Pero en su Catedral celebrará un espectacular homenaje religioso junto al cardenal Bergoglio y otros pastores de confusa piel. Ánimo La desolación, que por momentos supera lo imaginado, va indicando que la Salvación está cerca.

Juan E. Olmedo Alba Posse

4 de Agosto de 2006

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube