Panorama Católico

Finalidad del Derecho Canonico: la Salvación de las Almas

Mons. Francesco Coccopalmerio, Presidente del Consejo Pontificio para la interpretación de los Textos Legislativos ha recordado recientemente que el fin del Código de Derecho Canónico (es decir, el fin de la legislación eclesiástica) es la "salvación de las almas".

Bienvenida la vieja y querida fórmula: Salvación de las almas. Es más, la ley suprema de la Iglesia, que por cierto puede en caso de necesidad omitir la legislación eclesiástica (que no tenga un fundameno directo en la ley divina) es la salvación de las almas.

Mons. Francesco Coccopalmerio, Presidente del Consejo Pontificio para la interpretación de los Textos Legislativos ha recordado recientemente que el fin del Código de Derecho Canónico (es decir, el fin de la legislación eclesiástica) es la "salvación de las almas".

Bienvenida la vieja y querida fórmula: Salvación de las almas. Es más, la ley suprema de la Iglesia, que por cierto puede en caso de necesidad omitir la legislación eclesiástica (que no tenga un fundameno directo en la ley divina) es la salvación de las almas.

Así, un sacerdote puede confesar en otra jurisdicción a un moribundo o a alguien en peligro cierto de muerte aunque no tenga las licencias que dispone el CDC. Este es el fundamento del "estado de necesidad" que hace lícito cierto comportamiento, excepcionalmente, contrario a las disposiciones canónicas.

Y recuerda también el Arzobispo que el cumplimiento de la ley eclesiástica, olímpicamente ingnorada por muchos pastores y sacerdotes, no es facultativo, porque su fin es la salvación de las almas.

Es curioso ver como algunos obispos condenan con un espíritu positivista kelseniano cuando la ley los favorece y se la saltean como el mejor ácrata cuando no les gusta….

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube