Panorama Católico

Frei Betto, Castro, Chávez y Morales: la Teología de la Liberación vivita y coleando

Brasil, 7 de octubre.- El religioso brasileño Frei Betto, escritor y analista, salió al ruedo en los últimos días con una posición realista y marcadamente definida en este período histórico explicando su decisión de votar por el gobierno del PT, a pesar de haber renunciado al mismo y criticarlo en su momento. En una entrevista publicada por Página/12, Frei Betto marcó puntos claves, como la "importancia internacional de Lula para la actual geopolítica Latinoamericana.

Brasil, 7 de octubre.- El religioso brasileño Frei Betto, escritor y analista, salió al ruedo en los últimos días con una posición realista y marcadamente definida en este período histórico explicando su decisión de votar por el gobierno del PT, a pesar de haber renunciado al mismo y criticarlo en su momento. En una entrevista publicada por Página/12, Frei Betto marcó puntos claves, como la "importancia internacional de Lula para la actual geopolítica Latinoamericana. Mientras el esté al frente del gobierno se facilitarán las cosas para la Cuba de Fidel, la Bolivia de Evo y la Venezuela de Hugo (Chávez)", dijo.

Fuente: www.rebelion.org


Comentario Druídico.
Es inútil esconder la cabeza para no ver la realidad. La condena de la Teología de la Liberación que en su momento realizara Doctrina de la Fe siempre quedó relativizada por una ineficaz aplicación del poder de policía doctrinal de dicho dicasterio romano, así como por las salvedades, distinciones y concesiones que el documento contiene. Lo cual, en estos tiempos de escaso rigor intelectual y menos buena fe docrtinal, es como dejar la puerta abierta para que los ladrones se escapen por atrás. Hubiésemos querido una Pascendi, obtuvimos algo más al tono posconciliar. Resultado, los teólogos de la liberación siguen haciendo de las suyas todo el tiempo. Es obvio que éste no es el caso de la excepción sino la regla.


En tanto desde las más altas instancias del gobierno de la Iglesia no se aplique la autoridad con eficacia (esto es decir, orden, amenaza y castigo si no se cumple) la disciplina eclesiástica seguirá siendo una mera ilusión. Lo mismo que -nos causa una amarga sonrisa el solo mentarlas- la unidad de fe y de culto.


Antes de aplicar la norma, esta debe ser clara y sin ambigüedades. Luego hay que aplicarla con toda la fuerza de la autoridad. En caso contrario, en la práctica, los modernistas habrán logrado transformar el papado a un cargo al cual se le debe una mera reverencia de honor… y aún ni siquiera eso, como se ha visto recientemente.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *