Panorama Católico

Fuera del tacho, II

 Don Paco Pepe, en reciente post nos honra (y se rie de nosotros) con una respuesta amigable. Bueno, vale porque es un hombre de bien. Pero él sabe que los kikos oblan por todas partes y no he dicho yo que en su bolsillo personal sino que hay líneas editoriales donde ciertos temas no se deben tocar o solo para hablar bien.

 Don Paco Pepe, en reciente post nos honra (y se rie de nosotros) con una respuesta amigable. Bueno, vale porque es un hombre de bien. Pero él sabe que los kikos oblan por todas partes y no he dicho yo que en su bolsillo personal sino que hay líneas editoriales donde ciertos temas no se deben tocar o solo para hablar bien. 

Le hemos hecho unas críticas antes por ciertos dichos sobre la nueva misa y la misa tradicional. No le dijimos liberal sino más bien poco ducho en liturgia. Como hombre del ala conservadora, le basta la prolijidad. Es el mal que ha carcomido a los buenos católicos de todo el mundo su sentido crítico de la reforma litúrgica. 

Y lo de Mons. Williamson: vamos, que no le pido que se haga lefebvrista sino que no saque conclusiones erradas. Por lo menos ha puesto en duda la catolicidad de la FSSPX, en lo que ha andado más papista que el papa.

Bueno, como nobleza obliga, digo, y me creerá a fe de hombre de bien, que no he buscado publicidad, sino decir lo que he creído merecía ser dicho. Ni digo ni creo que Ud. vaya a ceder en sus principios por alguna directiva sobre como tratar a los kikos. Tan solo que usará de su prudencia dejando en manos de la crítica lo que Ud. tal vez no pueda decir. Como Ud. mismo lo declara más o menos así, creo que llegamos a un acuerdo. Otros colegas suyos no son tan sutiles. Y le voy a dar un ejemplo: Infocatólica.

Respecto al tacho, ya sus lectores le han aclarado el sentido de la expresión, que no es injuriosa (Dios me libre) sino descriptiva de un yerro. 

Dios nos conceda a ambos la posibilidad de seguir apuntándole al tacho: que ni Ud. ni yo quedemos bloqueaos por alguna suerte de impedimento de próstata -en el orden espiritual-  ya sea por lealtades excesivas o compromisos (que todos los tenemos) más allá de los límites de lo debido. 

Lo saludo en cordial disidencia con algunos de sus puntos de vista.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *