Panorama Católico

Gilbert K. Chesterton: Ortodoxia

Curiosamente, Ortodoxia es el libro que Chesterton escribió cuando aún no era ortodoxo. Entiéndase, católico de sana doctrina. Era un cristiano en camino a su conversión, que venía de un deísmo cristianoide y marchaba firmemente hacia la Iglesia de Roma, como dirían los ingleses.

 

Curiosamente, Ortodoxia es el libro que Chesterton escribió cuando aún no era ortodoxo. Entiéndase, católico de sana doctrina. Era un cristiano en camino a su conversión, que venía de un deísmo cristianoide y marchaba firmemente hacia la Iglesia de Roma, como dirían los ingleses.

 

Gilbert K. Chesterton
Ortodoxia
Ediciones Ad Litteram
Barcelona, 2005, 186 páginas.

Defendía el catolicismo sin ser católico, algo que ha ocurrido, pero no es tan frecuente. Mucho menos hoy en día. Para ello puso mano a todos los recursos que le son conocidos: sus famosas paradojas, analogías, metáforas, juegos de palabras, rimas y aliteraciones. Evocaciones de ideas y de imágenes. Chesterton en estado puro.

Algunos consideran que este modo de hacer apologética carece de rigor. Son aquellos que asignan más valor a la ratio que al intellectus. Veamos un ejemplo argentino de valor universal. ¿Quién tiene más admiradores, el P. Castellani o el P. Meinvielle? Seguramente andarán parejos. Si nos preguntamos quién tiene más lectores, no cabe duda que Castellani. Castellani era un infrecuente producto de la ratio teológica que tan bien encarnaba Meinvielle y el intellectus de Chesterton.

Leer de Lammenais a Maritain puede ser más penoso que hacer el retiro ignaciano de los 30 días. Y tan provechoso. Sus argumentos son fundados, demoledores, irrefutables. Su estilo tiene el aroma ascético de una cueva de los padres del desierto.

Castellani, por el contrario, nos enseña a interpretar el Apokalipsis, nada menos, por medio de una novela divertida: Los Papeles de Benjamín Benavides. Si sabemos estudiar, además de leer, aprenderemos mucho del enorme caudal de erudición que el autor esconde bajo forma de novela, donde no se priva ni siquiera de aludir a algunos de sus enemigos personales y gastarles bromas caritativas.

Chesterton, para volver a tema, es difícil de leer porque a todo lo dicho se suma el problema insuperable de la traducción, en la que el texto pierde muchísima de su gracia (y algo de su eficacia), en especial en los ensayos. El juego de sutilezas queda en manos del traductor que elige (no sin dificultad) como va a realizar la inevitable desnaturalización de la idea. O al menos de muchos de sus matices.

A todo esto dirán los lectores de este comentario, más vale no leamos nada. Es que Chesterton sobrevive, pese a todo. Si tenemos algunas nociones de inglés, más vale muchas que pocas, y podemos leer el texto castellano en paralelo con el inglés, ganaríamos mucho en la comprensión.

Finalmente, y quizás lo más importante, Ortodoxia es la defensa del cristianismo frente al agnosticismo decimonónico, al racionalismo, al cientificismo. En definitiva, frente a la modernidad. El único modo de acercarse al misterio (que es perfectamente racional, por más que sea inabarcable por la razón) es por medio del arte. Más aún cuando es un arte fundado en un espíritu trabajado por las verdades teológicas.

Chesterton es un espíritu singularmente perspicaz, honesto, brillante, cándido como un niño ante el misterio y enormemente caritativo para con los que están en el error. Realmente quiere demostrar el camino de la Verdad (no solo mostrar). Y entonces asume la titánica empresa de defender una bandera que no era la propia aún. Por este servicio, Nuestro Señor lo nombró caballero y le dio la gracia de entrar todo completo, enorme como era, en la Iglesia, y morir en ella en su santa paz.

Pídalo en Librería Acción

libreriaaccion@uolsinectis.com.ar

Otros títulos del mismo autor en Librería Acción

Autobiografía.

La Esfera y la Cruz

El Napoleón de Notting Hill

El Regreso de Don Quijote

Pequeña Historia de Inglaterra

Otros autores

León Bloy: El Mendigo Ingrato. La Mujer Pobre. El Simbolismo de la Aparición

Malachi Martin: Rehén del Diablo

Gabrielle Amorth: Narraciones de un Exorcista

Santa Teresita del Niño Jesús: Obras

San Ignacio de Loyola: Obras completas.

Santa Teresa de Avila: Obras completas

Ana Catalina Emmerick: Visiones completas

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *