Panorama Católico

Golias, ultraprogres franceses: “la restauración intransigente continúa”

Orléans: el padre de Givenchy ofrecido en sacrificio sobre el altar de los tradis

Mons. André Fort, lacrimoso sucesor del padre Dupanloup en la sede episcopal de Orléans, es conocido por su conservadurismo piadoso, del que dio pruebas como superior del seminario de Paray-le-Monial desde 1984 a 1995 pero también para sus guiñadas con respecto a los integristas de todo pelo. Él entiende ahora hacerles un nuevo regalo, desembarazándose al mismo tiempo de los católicos abiertos que lo indisponen desde su llegada a Loiret, en 2003.

Orléans: el padre de Givenchy ofrecido en sacrificio sobre el altar de los tradis

Mons. André Fort, lacrimoso sucesor del padre Dupanloup en la sede episcopal de Orléans, es conocido por su conservadurismo piadoso, del que dio pruebas como superior del seminario de Paray-le-Monial desde 1984 a 1995 pero también para sus guiñadas con respecto a los integristas de todo pelo. Él entiende ahora hacerles un nuevo regalo, desembarazándose al mismo tiempo de los católicos abiertos que lo indisponen desde su llegada a Loiret, en 2003.

 

Además, próximo a la jubilación (dentro de dos años), Mons. Fort parece querer prepararle el camino a su sucesor de quien él espera continúen en la actual línea de restauración intransigente.

Se trata, pues, para él de matar dos pájaros de un tiro. La iglesia de Recouvrance es el asiento en Orléans de actividades variadas de cristianos de apertura, alrededor de la figura simpática y estimada de un sacerdote de excepción, un padre Pierre de Givenchy. Este lugar es también importante para valorar la creación artística contemporánea, con una programación de calidad. El obispo ha puesto muy de manifiesto de este modo su incapacidad para apreciar esta dimensión, lo que es doblemente desconsolador.

El padre de Givenchy tomó a menudo posiciones audaces, por ejemplo sobre la situación de los divorciados vueltos a casar. Hijo espiritual entre otros del profético obispo que fue Guy-Marie Riobé, se había atraído la hostilidad de Mons Lustiger que no tuvo tiempo, sin embargo, de "neutralizarlo ", quedando sólo un poco más de un año en Loiret antes de reencontrarse en París como arzobispo.

¡La iglesia de Recouvrance será confiada en lo sucesivo a los tradicionalistas! No podíamos imaginar decisión más desconsoladora y manifestación más nítida de una voluntad de dar la espalda deliberadamente al Vaticano II. Desde luego, esta decisión ha sido tomada sin consultar a los católicos de apertura, directamente afectados. El padre de Givenchy hasta fue informado sobre esto por medio de su contestador automático. Muy elegante como procedimiento. La restauración intransigente prosigue pues …

Fuente: Golias

Comentario Druídico: No sabemos si el P. Pierre de Givenchy tiene algo que ver con la afamada marca. Pero es seguro que no mantiene la ortodoxia de la doctrina, como atestigua la ultraprogre Golias, al hablar de "cristianos de apertura" (¡nos tienen tan podridos con esto de la apertura!) y hacer referencia a que el buen padrecito "tomó a menudo posiciones audaces, por ejemplo sobre la situación de los divorciados vueltos a casar". Audaces, es decir, contrarias a la doctrina: o sea, confirmatorias de la presunta inanidad de una situación de pecado grave que puede conducir a muchas almas a la condenación eterna. Audaces pero poco caritativas…

Lo que más nos regocija es que el lugar que deja el Abbe Givenchy pasa a manos "tradicionalistas", (no sabemos a cuales). Enhorabuena, Mons. Fort. Dios lo premie y lo fort-alesca.

Una sola cosa debemos señalar en favor de las convicciones de Golias: eso de avisar por mensaje en el contestador no es elegante. Sobre todo si uno se dirige a un Givenchy. Lo cual confirma que el episcopado nacional argentino, en su gran mayoría y a pesar de las pretenciones de algunos, no tiene sentido de la elegancia.

¿Como era el título del filme? Ah, sí: El Diablo viste de Prada.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *