Panorama Católico

Ha muerto Mohamed Alí Seineldin

Reseña de su figura realizada por la Agencia Telam.

El coronel en retiro Mohamed Alí Seineldin nació en Concepción del Uruguay, el 12 de noviembre de 1933.

Pese a haber participado en la Guerra de Malvinas, donde muchos le reconocen un comportamiento heroico, se le recuerda sobre todo por los dos alzamientos militares que lideró en 1988 y 1990 al frente del movimiento militar carapintada, un grupo de oficiales y suboficiales del sector nacionalista del Ejército.

La última rebelión carapintada –que le costó la vida a 14 personas- le valió cadena perpetua, pero el 20 de mayo de 2003 fue indultado por el entonces Eduardo Duhalde.

Desde entonces tuvo una discreta vida pública, aunque mantuvo su posición abiertamente en contra de Estados Unidos y el modelo neoliberal, y su influencia en diferentes agrupaciones nacionalistas de Argentina seguía vigente. Una muestra de ello son los más de 500 miembros que tenía su página de Facebook, cuyos participantes comparten mensajes de pesar desde que se supo la noticia de su muerte.

Reseña de su figura realizada por la Agencia Telam.

El coronel en retiro Mohamed Alí Seineldin nació en Concepción del Uruguay, el 12 de noviembre de 1933.

Pese a haber participado en la Guerra de Malvinas, donde muchos le reconocen un comportamiento heroico, se le recuerda sobre todo por los dos alzamientos militares que lideró en 1988 y 1990 al frente del movimiento militar carapintada, un grupo de oficiales y suboficiales del sector nacionalista del Ejército.

La última rebelión carapintada –que le costó la vida a 14 personas- le valió cadena perpetua, pero el 20 de mayo de 2003 fue indultado por el entonces Eduardo Duhalde.

Desde entonces tuvo una discreta vida pública, aunque mantuvo su posición abiertamente en contra de Estados Unidos y el modelo neoliberal, y su influencia en diferentes agrupaciones nacionalistas de Argentina seguía vigente. Una muestra de ello son los más de 500 miembros que tenía su página de Facebook, cuyos participantes comparten mensajes de pesar desde que se supo la noticia de su muerte.

En 1957 egresó del Colegio Militar de la Nación, con el grado de Subteniente del arma de infantería. Posteriormente, prestó servicios en el Colegio Militar de la Nación y la Escuela de Suboficiales “Sargento Cabral”. Cuando completó sus estudios superiores en la Escuela Superior de Guerra, se le otorgó el título de Oficial de Estado Mayor. Más tarde se desempeñó como profesor en esta misma escuela.

Fue jefe de los cursos de “Comandos” del Ejército; y participó en los combates en la Provincia de Tucumán contra grupos que respondían al Ejército Revolucionario del Pueblo.

En oportunidad de suscitarse el conflicto con Chile, fue trasladado hacia la Patagonia. En 1981 y 1982 fue Jefe del Regimiento de Infantería 25, en Sarmiento, Provincia de Chubut, al frente del cual participó en la Guerra de Malvinas.

Luego de su ascenso al grado de Coronel, en 1984, fue asignado a la República de Panamá como Agregado Militar, por el Gobierno Nacional. En ese cargo se desempeñó durante 1985 y 1986, hasta el derrocamiento militar del entonces Presidente Manuel Noriega. En estas circunstancias, Seineldín vuelve a Argentina.

En 1988, Seineldín encabezó la rebelión militar carapintada de Villa Martelli, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, que concluyó con un supuesto acuerdo entre el líder carapintada y el general Isidro Cáceres (jefe del ejército).

El segundo y más violento alzamiento militar liderado por Seineldín tuvo lugar el 3 de diciembre de 1990, durante la presidencia de Carlos Menem. Ese día, unos 50 soldados se hicieron con el control de instalaciones militares en El Palomar, Provincia de Buenos Aires, y El Edificio Libertador, el Regimiento de Patricios, entre otros.

El mismo día, el gobierno declaró el estado de sitio durante 60 días. Los rebeldes se rindieron el 4 de diciembre y ese mismo día se levantó el estado de sitio.

Según los informes, 14 personas resultaron muertas durante la sublevación, entre ellas cinco civiles, y decenas más fueron heridas como consecuencia de los enfrentamientos.

El ex coronel fue juzgado por un tribunal militar y, condenado a cadena perpetua, es confinado en Campo de Mayo.

Durante su encarcelamiento, partidarios del ex coronel Seineldín pidieron reiteradamente su liberación, lo que fue desestimado por el ex presidente Menem.

El 25 de mayo de 2003 se oficializa el indulto presidencial de Eduardo Duhalde tanto al ex militar como al ex guerrillero Enrique Gorriarán Merlo, además siete ex militares involucrados en el alzamiento carapintada.

Al ser liberado trabajó como supervisor de una empresa de vigilancia privada y colaborador de un pequeño empresario agrícola en la provincia de Catamarca.

Seineldín se consideraba a sí mismo un oficial encuadrado dentro de la rama nacionalista del Ejército argentino, antiimperialista y crítico del Fondo Monetario Internacional.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
02/09/2009 a las 11:40 pm

R.I.P.

Fue un hombre valiente.

Que en paz descanse y que Dios lo premie.



leonardo
02/09/2009 a las 11:45 pm

Murio un soldado

Figura arquetípica de soldado, comparando con lo que hay en el Ejército hoy, con esos que visten o se disfrazan (tristemente para la Patria) de soldados su figura se agiganta hasta límites enormes. Dios lo tenga en la gloria luego de un servico sacrificado y doloroso al servicio de Dios y la Patria. Mario Bianchet



Anónimo
03/09/2009 a las 12:37 am

Que Dios lo tenga en su Gloria.
Pregunta: Los nacionalistas argentinos están todos de acuerdo en el apoyo a Seineldín, o aquí también están desencontrados porque los intentos de golpes de estado fueron o no imprudentes, etc, etc? Gracias, Gracia.



    Anónimo
    03/09/2009 a las 9:49 pm

    respondo como nacionalista al que habla de “los nacionalistas”
    Una cosa es el hombre como tal y Seineldin fue un caballero, un cristiano cabal y una buena persona y otra cosa son los errores politicos que haya cometido. Particularmente lo recuerdo por lo primero no por lo segundo que lo juzgará la historia.Que descanse en paz RMB



Anónimo
03/09/2009 a las 1:47 am

Descanse en Paz
queridísimo Coronel Seineldín. Estoy seguro de que ya está contemplando el Divino Rostro de Nuestro Señor, cobijado por Nuestra Madre, a quien tanto quiso y a quien tanto honró en esta vida. Pocas personas he conocido con sus virtudes humanas y cristianas, un verdadero ejemplo de cristiano y de soldado. Jamás lo olvidaremos, y estoy seguro que conforme pase el tiempo, su figura se irá agigantando enormemente.

M.M.



    Anónimo
    03/09/2009 a las 9:34 pm

    Relativismos
    La ideologìa de este señor era un simple y llano fanatismo. Lo de su coraje es relativo, acaso los reclutas que pelearon no fueron valientes? Por otro lado, si te hiciste milico, alguna vez te iba a tocar pelear, o no? O la vida es pintar paredes, ordenar cuerpos a tierras y plancharse las camisas.
    Luego, sus idas y venidas con Menem muestra a las claras la tonterìa de estos iluminados amantes de la Virgen, simplemente se ponìa de acuerdo con un vendepatria, asì como el Proceso y Martìnez de Hoz tambièn estragaron al paìs.
    Desde luego, para los catòlicos nada de eso importa, total que han matado tanta gente a lo largo de los siglos…
    Yerba mala a veces muere.



      Anónimo
      04/09/2009 a las 9:15 pm

      Acido sulfúrico

      En mi opinión, el Turco se equivocó política y militarmente con el alzamiento de 1990 y eso le costó la prisión y el descrédito, que soportó como un hombre, patriota y cristiano. Y a la Argentina le costó una buena posibilidad de fundación de un Estado fuerte, justo, libre y soberano.

      Pero en el aspecto personal, Seineldín fue el último de los romanos. Un guerrero cabal y heroico. Como dijo otro forista, un prócer.

      El enano -porque ha vuelto a sonar la hora de los enanos- que hizo el comentario anterior, puede revolcarse en su cieno como más le guste. Pero, Moderador, no permita que lo haga aquí. O por lo menos, exijale que antes de hablar de esa manera de un héroe, se haga gárgaras de ácido sulfúrico.

      Y por una vez voy a estar de acuerdo con el gobierno botoxmontonero K: le negaron honores militares.

      ¡Gracias Cristina!

      Como Caifás y el burro de Balaam, por una vez acertaste.

      Porque no hubiera sido justo que el Coronel le rindan honores precisamente ustedes.

       

       



      Anónimo
      05/09/2009 a las 12:00 am

      Para Relativismos
      Hermano:
      sos el semianalfabeto tipo actual: una mezcla de odio, izquierdismo berreta y lugares comunes. Da pena lo tuyo.
      Ricardo Martin Bustamante



      Anónimo
      05/09/2009 a las 3:15 pm

      No entres en este sitio si te molesta
      Nada en tu limitada y rapaz manera de ver la vida y las cosas te permiten siquiera vislumbrar un poquito de lo que fue la figura del Coronel Seineldín. Estas aún muy, pero muy lejos de acceder a esas cumbres.

      M.M.



Anónimo
03/09/2009 a las 6:09 am

A PROPÓSITO…
En mi copia de “El orden Natural” del profesor Carlos Sacheri, que compré en la librería Huemul en Buenos Aires hace unos años, viene la siguiente dedicatoria:
“Al Señor Raúl (no entiendo bien la letra, así que quizás es otro nombre) D’Stefano como testimonio de agradecimiento por su inestimable colaboración en esta lucha por Dios y la Patria que nos hemos lanzado los argentinos. Espero saludarlo en cualquier momento y nuevamente muchas gracias mi Teniente Coronel.-
M. Ali Seineldin
My – ES6 (o E56, no sé)”

No conocía a M. Ali Seineldin antes de comprar el libro.

Saludos desde Chile.

Joaquín



Anónimo
04/09/2009 a las 11:57 am

El último prócer.-
Generacionalmente, me asomé a la política (con mayúsculas) patria con la gesta de Malvinas, allá por 1982; cuyos motivos de apoyo tan bien sintetizó Juan Luis Gallardo en “Las Lecciones del Capitán”.- Con los años se ha ido agigantando el recuerdo de aquéllos días (seguidos por esta noche demasiado larga que vive nuestra Argentina), sus fechas, sus combates, sus caídos.- De alguna manera, todo se resumía (se encarnaba, digamos) en un arquetipo que simbolizaba Malvinas: el Coronel Seineldín.- Resumía en sí la Fé, el patriotismo, el heroísmo, la conciencia de que existen cosas en la vida no sujetas a negociación o transa.- Eso fue Malvinas y eso fue el Coronel.- Ahora que ha muerto, parecería que abril deja de ser parte de la realidad para entrar definitivamente en la historia.- Y también entra en la historia su paradigma, junto con Giachino, Estévez, Cisnero, De la Colina, etc.- No puedo decir que siento pena; siento orgullo por hombres como SEineldín, por quien elevo una oración y brindo con serena alegría.-

EL PAYADOR MAZORQUERO.-



Anónimo
05/09/2009 a las 4:25 am

un poco más…
Lo que pasa en nuestras tierras no se define con la simplicidaad de la palabra “crisis” bajo cuya asepción se cataloga la convulsionada situación social que vivimos, o sobrevivimos, en el mundo moderno. Crisis se dice, por ejemplo, de la catástrofe económica, si ésta plantea la, aunque sea remota, posibilidad de solución o salida a través de alguna alternativa que recaiga en veneficio de todos. Así mismo toda crisis se puede ver como un tiempo propicio para un ulterior re-surgimiento. Algo que los argentinos estamos lejos de presentir a menos que asumamos con una consciencia humilde y puesta de rodillas ante aquel que ha vencido al mundo. La reflexión que me atrevo a proponer en este medio es en torno a la ya escandalosa situación de sojuzgamiento que vive nuestra patria desde ya hace varias décadas veneficiada por un lerdo proceso de falsificación de la cultura que ya tantos años atrás denunciara el “criollazo” p. castellani.
Es así porque los argentinos somos más propensos a discutir que a buscar y, por si acaso, gustar la verdad de los hechos.
Lo presento de esta forma para atajarme de la chavacana burla que estoy acostumbrado a padecer cuando tengo que alzar la voz en defensa de la vapuleada soberanía nacional.
No se diga más.
Porque, aquellos, se razgan las vestiduras al mentar la pasada década de los 90 – infame per se – hablando de “crisis” institucional, política, económica, etc, etc, etc, no toman y no han tomado ante ella ninguna actitud de grandeza por la cual pueda ser revocada la triste historia de nuestro presente.
¡Corrupción! es la palabra más precisa para defenir el estadío presente de nuetra patria. Realidad mucho más profunda, ya que nos coloca de frente a nosotros mismos y nos evita la aragana actitud de echarle la culpa a otro sin meditar sobre dónde tenemos puestas nuestras predilecciones a la hora de pensar nuestro futuro y el de nuestros hijos.
Aquí entra con largueza el recuerdo de un hombre magnánimo como SEINELDIN.
Porque a la hora de tomar partido es facil decir qué hubiese sido mejor hacer, pero en aquellos años de escalofrío que preparaban la abominación que tenemos entre manos, (K-K) nadie tuvo el coraje y la determinación de la ACCION salvo éste gran militar que, fiel a su vocación, no tembló ante el odio terrorista del nuevo orden mundial.
“Solo vale la pena vivir por un ideal por el que valga la pena morir”, creo que fue de Kierkegaard la frace que bien cae como escudo y blasón de éste heroe nacional. Sólo equiparable con la grandeza de los que en otro tiempo y lugar defendieron el Alcázar de Toledo. ¡Por Dios y la Patria!
Termino con una frace de San Martín: “Cuando la Patria está en peligro cualquier cosa es lícita menos dejarla perecer.”



    Anónimo
    05/09/2009 a las 12:20 pm

    Estoy de acuerdo con Ud. Seineldín fue el último nacionalista.
    Los que quedan son doctrinarios a pesar que la política sea un ámbito eminentemente práctico. Sin acción, cualquiera es comunista, peronista, flautista o nacionalista, pues solo se trata de escribir o leer libros… En aquella DIFERENCIA estuvo la grandeza del “último romano”. MARCELINO.



    Anónimo
    05/09/2009 a las 3:07 pm

    Estimado Anónimo
    Usted dice: “Aquí entra con largueza el recuerdo de un hombre magnánimo como SEINELDIN.” Eso está fuera de discusión, y quien lo discuta es un canalla.
    Pero después agrega:
    “Porque a la hora de tomar partido es facil decir qué hubiese sido mejor hacer, pero en aquellos años de escalofrío que preparaban la abominación que tenemos entre manos, (K-K) nadie tuvo el coraje y la determinación de la ACCION salvo éste gran militar que, fiel a su vocación, no tembló ante el odio terrorista del nuevo orden mundial.”
    La acción militar del 90 fue un error político gravísimo. Seineldín tenía su prestigio intacto, aumentado incluso por la sublevación anterior. Era un hombre de un gran carisma personal y llegada popular.
    La acción del 90 careció además de adecuados canales de llegada al pueblo. Casi nadie comprendió sus fines, con el agravante de que hubo muertos. Y usted sabe que si los muertos fueron víctimas de los jóvenes idealistas de antaño o de los delicuentes comunes de hogaño, no importa. Pero si por un levantamiento nacional, alguien se rasguña, es genocidio.

    Seinaldín tuvo la oportunidad -no fue el único, también la tuvo el traidor innombrable- de generar una corriente política nacional que incluyera elementos nacionalistas, peronistas y de izquierda nacional.
    En lugar de ello su sacrificio inútil, dió pie para la purga de elementos nacionales de las FF.AA. realizada por otro ex combatiente de Malvinas, el Gral. Balza (jugada magistral del enemigo; “éste también es un héroe, y respeta las Instituciones”).
    ¿Que hubiera pasado en el 2002, en la época del “que se vayan todos”, si el Coronel hubiera hecho proselitismo político en lugar de estar preso? ¿Qué hubiera pasado si el alzamiento se hubiera producido ese año, con los cuadros carapintadas en actividad?
    La prisión de Seineldín fue honorable y viril, sin duda, pero desde la perspectiva de la Patria,fue una prisión estéril.
    Soy conciente de que este comentario no le va a caer simpático a nadie.
    Pero la política es la política, más allá de sus simpatías personales.
    Y también de las mías.
    Saludos
    Paisano Alborotador



      Anónimo
      06/09/2009 a las 5:17 pm

      Comparto
      Comparto totalmente Paisano.



      Anónimo
      18/09/2009 a las 3:41 am

      me parece sensato…
      lo que el querido Paisano replica a mi pobre comentario, le queda muy bien el sobrepuesto de “alborotador”! y me da pie para dejar de ser “anónimo”.

      Si por “error político” se va a descalificar una ACCION MILITAR entonces me quedo mudo ya que de errores políticos estoy saturado y ante ellos mi vocación filosófica se frustra…

      En mi corta edad para meterme en cuestiones políticas, sólo me viene a la memoria los más de veinticinco años de esta falluta “democracia” y, créame paisano que, la acción de don Mohamed Alí me ha parecido la más sincera, patriótica y honrada de todos los fracasos “institucionales” subsiguientes. Estoy, sin embargo de acuerdo en que no vale la vida o la sangre de un inocente el despliegue de una acción mlitar dada en el contexto social en el que se planeó. Entiendo que no fue lo más oportuno y que debió usar mejor la prudencia, el guerrero que iba al frete. Pienso que el militar tiene una vocación, si no misteriosa por lo menos extraña, y… pa ‘lgo te hiciste milico, macho! yo no conocí al mentado, sino después de algunos años de sus gestas, y por lectura nomás… le aseguro paisano que lo hubiera votado con los ojos cerrados si no fuese por que dudo de que él mismo se hubiese prestado para la tan rui fanfarria que es la politiquería. Y tiene razón el estagirita cuando dice que el milico solo puede gobernar: “per accidens”.

      No creo que Seineldín hubiese andado bien en política, qué quiere que le diga! Para mantener el poder hace falta mucho huevo y mucho apoyo, pero sobre todo mucha “tranza”. Aquí el heroe hubiese fallado, porque no se hubiese prestado para tal juego… le doy pie a ud. para que me diga si el sistema democrático (pseudo) que hizo la modernidad lo permite. Servir al Estado honradamente….

      Dios tenga en la Gloria a los inocentes que murieron, y siguen muriendo, por el mal de nuestra patria y por la ineptitud de nuestros gobiernos. Y tenga misericordia de los responsables… que podemos ser todos.

      MONJENEGRO.



        Anónimo
        18/09/2009 a las 9:10 pm

        Estimado Monjenegro

        Dice usted: “Si por “error político” se va a descalificar una ACCION MILITAR entonces me quedo mudo ya que de errores políticos estoy saturado y ante ellos mi vocación filosófica se frustra…”

        En cierto sentido, toda acción política es una acción militar y viceversa. Es más, la acción militar llega cuando la política fracasa. No se puede criticar al militar que efectúa una acción militar, cuando la conducción política no depende del propio militar. Si al tipo le dicen “tome esa colina” y el va y la toma, ha cumplido. Si el reino se pierde porque las fuerzas destinadas en tomar la colina debieron haberse empleado en otra cosa, la culpa no es del militar, que incluso ante la derrota, será un héroe. Pero cuando la conducción política y militar recaen en una misma persona, es responsable de todos sus actos.

        La política, y aunque sea un lugar común nunca está de más repetirlo, es un arte. Y el precepto de Aristóteles que usted cita es válido, en la medida en que el militar no sea también político. De ninguna facultad de Ciencias Políticas va a salir, por mérito de la universidad, un Caudilo, así como de ninguna facultad de filosofía salió un Thibon.

        Puede ser que el doctor en Ciencias Políticas sea un dirigente, pero también puede ser que lo sea un simple empleado público (pienso en Ledesma Ramos). La Musa sopla donde quiere…

        Finalmente usted dice: “le doy pie a ud. para que me diga si el sistema democrático (pseudo) que hizo la modernidad lo permite. Servir al Estado honradamente….”

        La política no fue -ni en la modernidad ni antes- ningún juego de niños inmaculados. Le voy a poner un ejemplo histórico, con mis anticipadas disculpas a los porteños (mi propuesta es cambiarle a los ingleses Buenos Aires por las Malvinas, y les damos plata encima): el “contrabando ejemplar” instalado en Buenos Aires en cuanto esta ciudad comenzó a levantar cabeza. Hernandarias hizo un sumario de más de 10.000 fojas (se acabó el papel en la ciudad) y no pudo erradicarlo. No en vano un emperador romano, célebre por su honradez, terminó dándole el nombre a la inusual conducta decente del poderoso: se llamaba Probo.

        Siempre fue difícil “servir al Estado honradamente…”

        No sé que pensamientos pasaban por la cabeza de Enrique cuando dijo “París bien vale una misa”, eso es moral. Pero malandra o sincero, salvó a Francia de la herejía(voto por malandra).

        La situación se ha agravado  con la bendita modernidad. El sistema instalado después de Caseros, la consagración de la extranjería por sobre lo nacional y el establecimiento de la democracia plutocrática, hacen que los márgenes de actuación políticos sean cada vez más reducidos.

        Es peor incluso desde la sanción de la Constitución de 1994, una obra maestra del enemigo. Cuando los marxistas levantan altares al asmático de la boina, harían mejor en homenajear al Padre de la Democracia. Hizo mucho más para su causa Alfonsín que el maniático de Guevara. Esa constitución, más los tratados internacionales, más la ley de defensa de la democracia (¿se acuerda de la Ley de Defensa de la República en España?), más las leyes antidiscriminatorias, más el INADI, más la Corte Suprema, hacen que la Argentina de hoy sea un dibujito en un mapa. La pérdida de soberanía es prácticamente absoluta y los gobiernos que se suceden son sátrapas de las fuerzas de ocupación mundialistas. Eso sí, elegidos por el pueblo.

        En mi modesta opinión, hay que rescatar lo que se pueda. Esclarecer, predicar y rezar para que Dios nos envíe, aunque sea un ratito, al Hombre de la Providencia.

        Reciba mis más cordiales saludos.

         

         

         



          Anónimo
          22/09/2009 a las 12:12 am

          Estamos de acuerdo
          …porque el hommenajeado no deja lugar a dudas de su grandeza. Por mi parte me tomaré la osadía de responder a tan impecable argumento. Aclarando que soy conciente de dos cosas: Primero que no se pude tomar el concepto de “acción militar” en sentido unívoco como yo lo he tomado y que ud. muy bien pudo aclarar. Segundo: es una verdad clarísima la que dice ud.: Siempre fue difícil “servir al Estado honradamente…” nogarlo es un grave vicio intelectual del que pecan la mayoría de los casquivanos que tenemos en el poder.

          Usted dice algo que puede ser la piedra de toque de toda la disputa: “El sistema instalado después de Caseros, la consagración de la extranjería por sobre lo nacional y el establecimiento de la democracia plutocrática, hacen que los márgenes de actuación políticos sean cada vez más reducidos.”

          El problema es qué hacemos con 157 años de “gobierno” liberal que, en la patria argentina, es la infección moral y política más putrefacta, de donde han salido tantos males. Recuerdo la obra de los más grandes pensadores políticos que hemos tenido y se me viene a la memoria la trágica conclusión de L. Castellani: “No hay remedio poítico” o el, aún más trágico, final de don Leopoldo Lugones. (se podría tambien mencionar al gran Nimio de Anquín, el de “Mito y Política”)
          Y disculpe ud. que sea un tanto pesimista pero creo que tenemos que ser realistas en algo: las instituciones que han de conducir el cambio suficientemente para una re-fundación de la patria desde el legado criollo no cuentan hoy por hoy con la orientación que necesitamos como sociedad libre justa y soberana.

          Es posible pensar un cambio desde, por ejemplo, la promoción de la familia. En lo más genuino que ella pueda manifestar. Pero esto llevaría mucho tiempo y es parte de la política a largo plazo. Creo que la argentina no está, actualmente, en condiciones de pensar un gogierno a partir de una campaña electoral y no lo está desde hace mucho. Aquí es necesario “instaurar” el orden y la cordura antes que cualquier otra medida, y ese es el principio fundante de toda política.

          Recuerdo lo de la Ley de Defensa de la República en España pero más me aterra, por ejemplo, que se sancionen leyes que imputen a todo aquel que desmienta el “terrorismo” de estado, que en la madre patria ya sucedió, si mal no estoy informado, y aquí no faltará mucho, de seguir las cosas como están. Creo que el problema nacional se agraba con el desmembramiento del ejército y su consecuente separación de lo político. Hecho que llevó al fracaso a nuestro Coronel. Una nación que no valora su defenza está perdida de antemano, entregada en bandeja al enemigo internacional (…o “internacionalista”. Es sabido que no es necesario ser extrangero para ser enemigo de la patria). Aunque la reconciliación es una deuda en nuestra tierra, la justicia va primero y la sangre inocente la está reclamando a gritos. No se puede esperar más. Sólo ACTUAR… o me quedo con la otra propuesta del jesuita revelde de Reconquista, en “Esencia del Liberalismo”: Hacer VERDAD…

          Podríamos empezar haciendo una colecta para el intercambio con los ingleses… cuente con mi aporte!

          MONJENEGRO.



Anónimo
06/09/2009 a las 11:06 am

Esperamos a los que se preservaron
Murió un hombre noble, tan noble que sus errores quieren escaparse de mi memoria. Fue un patriota, y gracias a él la operación del 2 de Abril no se llamó sino Operativo ROsario (en honor de Nuestra Señora). Eso solo sería suficiente para homenajearlo de por vida.
Mientras veía descender sus restos en la bóveda no podía dejar de pensar a los militares “nacionalistas” que aquel 3 de diciembre se “preservaron”, aquellos que miraron por TV. TODAVÍA LOS ESTAMOS ESPERANDO: A VEINTE AÑOS NO LOGRAMOS VER LOS FRUTOS DE ESA PRESERVACIÓN… ¿o me equivoco?
H. M. Capizzano



    Anónimo
    25/09/2009 a las 2:34 pm

    No eran todo los que estaban
    No eran todo los que estaban ni estaban todos los que eran. No confunda. Una cosa es ser nacionalista y otra muy distinta golpista. Hay nacionalistas que nada tienen de golpistas y en ese 2 de abril, eran los militares peronistas, en contra de un mal gobierno radical los que motivaron la toma de cuarteles. ¿Nombres? Muchos, figuran en crónicas de la época.
    Admiré a el Turco, pero no me vengan con endiosar a los que lo rodearon. Repito, no eran todos los que estaban ni estaban todos los que eran. Ustedes preguntarán que eran? pues simplementa hombres de bien, nacionalistas y amante de una Patria justa, libre, soberana, que no se arrodille ante ningún hombre o nación, sólo ante Dios.
    Respecto al 3 de diciembre, ya no coincido, murieron camaradas, hubo asesinos entre hermanos, mataron inocentes. No fue lo mismo, no confunda. Gloria a los muertos del 3 de diciembre!!!! que defendieron con su vida su Regimiento. Pusieron el pecho mientras otros escapaban y Té—- ( Opus Dei) y demás entregaron el regimiento donde habían matado a su jefe y camarada.
    Hubieron buenos hombres como Seineldín pero otros solo eran mercenarios o ideólogos amantes de la violencia. Siempre hubieran buscado más. Uno de ellos se fue como mercenario y hoy integra el ejército Croata si mal no recuerdo. No mezclen a un HOMBRE con ese batido de voluntades violentas porque el Turco no lo era, era un hombre Nacionalista, de paz que jamás hubiese matado a un camarada.



      Anónimo
      25/09/2009 a las 11:26 pm

      Ejercito croata

      Actualmente es Brigadier (el equivalente de Coronel) del ejército croata. Lo cual no me gusta ni como argentino ni como descendiente de croatas.

      Saludos



Anónimo
07/09/2009 a las 12:22 am

Cnel. Seineldín
Que en Paz Descanse y el Señor lo tenga en su Gloria. LA PATRIA ESTA MAS SOLA. Martín Bilotta



Anónimo
09/09/2009 a las 7:05 pm

PIDEN LA REMOCION DE UN JUEZ

 Martes, 8 de septiembre de 2009

Abuelas reclamó la remoción del camarista Vocos Conesa

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, reclamó la pronta “remoción” del camarista Eduardo Vocos Conesa, quien en una necrológica elogió al fallecido coronel golpista Mohamed Alí Seineldín y al régimen franquista, al reproducir una cita textual de Primo de Rivera.

“Estos dichos en boca de un ciudadano común ya son una barbaridad, pero viniendo de un juez de la Nación son expresiones gravísimas, porque desnudan sin pudor una ideología terriblemente contraria al derecho que representa”, opinó Carlotto en declaraciones radiales.

En un aviso fúnebre publicado el pasado fin de semana, el magistrado, que integra la Cámara Federal en los Civil y Comercial porteña, reivindicó al fallecido líder carapintada usando frases del fundador de la fascista Falange española.

“Rendimos el homenaje que la antipatria te niega. Te despedimos con palabras de José Antonio Primo Rivera: “Camarada, nada de un párrafo de gracias, simplemente gracias como corresponde al laconismo militar de nuestro estilo”, decía el aviso publicado por el juez.

Carlotto opinó que “hay muchos jueces que ideológicamente apoyan todo lo que ha sido terrorismo de Estado” y advirtió sobre “la impunidad que tienen para manejarse”.

“Hay muchos como él que están tapaditos, pero nos consta que perturban en los procesos, los demoran y defienden más a los victimarios que a las víctimas”, puntualizó.

El reclamo de remover a Vocos Conesa de su puesto en la judicatura fue compartido por Benius Szmuckler, presidente del Observatorio de la Justicia Argentina, quien pidió una “acción rápida” del Consejo de la Magistratura.

Aun cuando admitió difícil de instrumentar su propuesta, se manifestó por que el caso sea tratado por el cuerpo en su sesión del jueves, en la que está agendado el eventual desplazamiento del juez de Zárate-Campana, Federico Faggionatto Márquez.

En 2007, el diputado nacional del ARI Adrián Perez había pedido una sanción para Vocos Conesa, a raíz de que este insultó al término de una audiencia a los familiares de las víctimas de la masacre de Las Palomitas, en la que fueron fusilados 12 presos políticos durante la dictadura.

Advierten que la Magistratura debería tratar el caso Vocos Conesa junto al de Faggionatto Márquez

El presidente del Observatorio de la Justicia, Beinusz Szmukler, advirtió ante Infobae.com que el Consejo debería el jueves tratar las acusaciones contra el camarista Eduardo Vocos Conesa, quien reivindicó a Seineldín y a la dictadura franquista.

El presidente del Observatorio de la Justicia Argentina, Beinusz Szmukler (foto adjunta), reclamó esta mañana una “acción rápida” del Consejo de la Magistratura para definir la remoción del camarista Eduardo Vocos Conesa y no descartó que su caso pueda analizarse el jueves junto con el del juez de Zárate-Campana, Federico Faggionatto Márquez.

“Si”, respondió el letrado al ser consultado sobre la posibilidad de que el organismo encargado de controlar y sancionar a los jueces pueda tratar las denuncias contra los dos magistrados este jueves.
 
Sin embargo, aclaró que “por los procedimientos es difícil que se trate” la situación de Vocos Conesa, quien reivindicó a través de un obituario al ex carapintada Mohamed Ali Seineldín y a la dictadura franquista.
 
“Primero  habría que ver si hay alguna denuncia, hay que darle la oportunidad de defensa”, aclaró.  

Denunció que Vocos Conesa, juez de la Sala II de la Cámara Civil y Comercial Federal, realizó una “apología de delito” al publicar el escrito en el que califica a Seineldín como un “camarada”.

En tal sentido, reclamó que la Magistratura debe iniciar una acción rápida para la destitución del polémico magistrado. Recordó también que Vocos Conesa recibió anteriormente “la mayor sanción disciplinaria” que se puede aplicar antes de la destitución luego de insultar a familiares de las víctimas de la denominada “masacre de Las Palomitas”, perpetrada en la última dictadura militar.



Anónimo
19/09/2009 a las 11:47 am

Católico Nacionalista
Ha fallecido Un Padre de Familia, Un soldado de Cristo, Un Catolico Nacionalista, UN HEROE DE MALVINAS, Honor y Gloria para el Coronel Mohamed Ali Seineldin y que descanse en Paz se lo desea Raúl Ernesto Montaña-Grino y Sra.-Que Dios y la Virgen Santisima lo tenga en la Gloria y siempre sentimos admiracion y respeto por el Coronel.-



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *