Panorama Católico

¿Habrá Extraterrestres?

 Por la Agencia Zenit nos enteramos que según declaraciones del Padre José Gabriel Funes, actual director del Observatorio Astronómico del Vaticano, podrían existir otros seres vivientes además de los conocidos, ya “que no podemos poner límites a la libertad creadora de Dios”. (16-5-08)

  Al respecto conviene tener presente, que dicha posibilidad  no parece concordante con el texto revelado, que da cuenta de que “Dios el séptimo día COMPLETÓ la obra que había hecho” y “que en el séptimo día reposó (descansó) de TODAS las obras que había acabado”, Génesis, II, 2.

  Si no obstante nos empeñamos en seguir divagando, más bien podríamos conjeturar que el Tata Dios, acabada su larga siesta, y para “no ponerse límites en su libertad” podría crear seres extraterrestres en el OCTAVO DÍA y a los intraterrestres en el NOVENO.

Escribe Alberto G. del Castillo

 Por la Agencia Zenit nos enteramos que según declaraciones del Padre José Gabriel Funes, actual director del Observatorio Astronómico del Vaticano, podrían existir otros seres vivientes además de los conocidos, ya “que no podemos poner límites a la libertad creadora de Dios”. (16-5-08)

  Al respecto conviene tener presente, que dicha posibilidad  no parece concordante con el texto revelado, que da cuenta de que “Dios el séptimo día COMPLETÓ la obra que había hecho” y “que en el séptimo día reposó (descansó) de TODAS las obras que había acabado”, Génesis, II, 2.

  Si no obstante nos empeñamos en seguir divagando, más bien podríamos conjeturar que el Tata Dios, acabada su larga siesta, y para “no ponerse límites en su libertad” podría crear seres extraterrestres en el OCTAVO DÍA y a los intraterrestres en el NOVENO.

Escribe Alberto G. del Castillo

  Todo puede ser, ¿no?

  Continúa luego el reportaje diciendo: “Aunque existieran otros seres inteligentes, no quiere decir que tengan necesidad de redención”.

  Barajando hipótesis, cabe considerar que somos nosotros, los que bien podríamos NO HABER TENIDO NECESIDAD DE REDENCIÓN, si el Señor se hubiera limitado a ser nuestro CREADOR, y no también nuestro PADRE, como en verdad lo es, merced a la Gracia Sobrenatural que nos hace HIJOS SUYOS ADOPTIVOS, como lo expresa San Juan en su Epístola: “Su amor es tan grande que nos llama HIJOS, y los somos VERDADERAMENTE”, capítulo III.

  Pero si Adán, supuesta la hipótesis, ¿hubiera pecado? Aquí viene al caso responder con otra pregunta: de haber sido él una CRIATURA como las demás de el universo ¿qué pecado podría Lucifer haberlo inducirlo a cometer, y con que objeto? En todo caso su eventual desobediencia nunca pudo haber tenido las terribles consecuencias que tuvo.

  Por lo pronto, no lo hubiera hecho perder un lugar en cielo, que DE NINGÚN MODO LE ESTABA RESERVADO.º

  Y entonces aparece la necesidad de la Redención, que justamente obró Cristo Nuestro Señor, para que recuperáramos el derecho de gozar de la visión beatífica.

  Importa también tener presente que no fue este el único motivo de la redención, sino y principalmente el de desagraviar a su Padre ofendido, por quien había sido elevado al orden sobrenatural. Radica pues en esto, el misterio de la infinita o cuasi infinita magnitud y malicia del pecado.

  Hay entonces, una abismal diferencia entre la diferencia de DIOS CREADOR con cualesquiera de sus criaturas –incluso las eventualmente racionales- y la relación de DIOS PADRE, con sus HIJOS ADOPTIVOS.

  Si ahora nos formulamos el interrogante: ¿Debió Adán ser elevado al orden sobrenatural? ¿Qué duda cabe que debemos responder con un rotundo NO?

  Es un grave error creer que el hombre, como por necesidad, está ordenado a la visión beatífica. Y si lo está ahora, es por libérrima decisión de Dios.

  Cabe tener en cuenta además, que el bien y la felicidad de cada criatura guarda necesariamente relación o proporción con los límites que le marca su propia esencia, y todas gustosas de su destino. La tortuga, por ejemplo, se desplaza despacito y no envidia a la liebre, aunque corra como el tren bala; la liebre no se inquieta ni entristece por no poder volar como os pájaros, etc., etc.

  A priori entonces, carece de sentido pensar que el hombre tenía que ser una excepción a la regla. Cierto es, que como enseña Aristóteles, el mayor bien del intelecto es conocer a la suprema de las causas, pero se ese gozo tienen experiencia los pocos que son capaces de filosofar. Y aunque todos lo fueran, esta modesta fruición del entendimiento, en nada excede los límites de la humana naturaleza que está –para expresarnos de algún modo- a trillones de años luz del SER DIVINO.

  Para finalizar plantearemos una cuestión teológica acerca de las criaturas, que quizás sean las únicas EXTRATERRESTRES existentes. Nos referimos a las que actualmente están en el LIMBO.

  Repasemos para comenzar, lo que sobre el bautismo enseña Santo Tomás en la Questio LXVIII de su Summa Theologica: “No puede entrar en el Reino de Dios, sino el que hubiere renacido del agua y del Espíritu Santo… y creemos que ÚNICAMENTE LOS BAUTIZADOS están en el camino de la salvación.”

  Y el LIMBO, como lo ha enseñado siempre la Iglesia –excepto por supuesto los modernistas de la Iglesia Conciliar- no es otra cosa que el LUGAR donde van las almas de los que mueren con el pecado original; que son precisamente las de los que por no ser bautizados, NO HAN LOGRADO SALVARSE. Como lo declaró taxativamente Nuestro Señor a Nicodemo: “En verdad te digo: quien no naciere del agua y del Espíritu Santo, NO PUEDE ENTRAR EN EL REINO DE LOS CIELOS”, San Juan, III, 5.

  Quizás resulte conveniente aclarar el sentido del texto citado: el hecho de no salvarse no significa que el alma se condene y vaya al infierno con los réprobos, sino que no tendrá acceso a la visión beatífica.

  Dicho esto, la cuestión teológica que prometimos plantear es esta: ¿Adónde morarán estas criaturas humanas después de la resurrección de entre los muertos?

  ¿Acaso en el planeta Marte, donde supuestamente hay extraterrestres?

  Nosotros aventuramos la hipótesis de que los resurrectos no bautizados, vivirán gozosos en LA NUEVA TIERRA CONVERTIDA EN PARAÍSO. Y creemos que a ellos se alude puntualmente en el Capítulo XXII del Apocalipsis, donde refiriéndose a JERUSALÉN se dice que “en medio de la plaza de la ciudad, y de la una a la otra parte del río, estaba el ÁRBOL DE LA VIDA, que produce 12 frutos, dando cada mes su fruto, y las hojas de su árbol SANAN A LAS GENTES”.
 
 ¿Quiénes son estas GENTES QUE SE ENFERMAN y necesitan de una terapia?

  Imposible que sean los que gozan de la visión beatífica. Borrada en ellos toda mancha de pecado, NO PUEDEN CONTRAER ENFERMEDADES, que son los heraldos que a la muerte conducen. Se explica en cambio, que la naturaleza de aquellos a los que no les ha sido borrado el PECADO ORIGINAL, permanezca como agrietada íntimamente. Por tal razón, SERÁ FRÁGIL, y necesitará ser reparada de tanto en tanto.

  Felizmente las HOJAS DEL ÁRBOL DE LA VIDA, las curarán cuando sea menester, y garantía les será a todas, a inmortal supervivencia por los siglos de los siglos.

Nota: para mayor abundamiento se puede consultar nuestro artículo, “Los motivos de la Encarnación”

Nota: el texto latino de la Vulgata Clementinam dice: “et folia ligni ad SANITATEM GENTIUM ”; Bover – Cantera: “para MEDICINA DE LAS GENTES”; Nacarcolunga: “SALUDABLES PARA LAS NACIONES”; Padre Castellani, del griego: “MEDICINAS DE LAS GENTES”; Straubinger: “SANIDAD DE LAS NACIONES”; Torres Amat: “SANAN A LAS GENTES”:-  
 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
09/10/2009 a las 5:50 pm

Fides et Ratio
Fuera del controvertido tema de la posibilidad de creación de vida inteligente (con o sin necesidad de redención) fuera de nuestro mundo; es muy interesante esta nota, ya que también en este plano se debería plantear la lucha contra el involucionismo progresista moderno.

________________________
MADRID, 08 Oct. 09 (ACI).- Un prestigioso científico jesuita dedicado actualmente a explicar las consecuencias metafísicas de los últimos descubrimientos astrofísicos, aseguró que estos hallazgos dejan poco sitio al ateísmo.

Según informa el diario La Razón, para el jesuita, filósofo y físico Robert Spitzer, ex rector de la Universidad Gonzaga, la astrofísica contemporánea es “la llave científica para probar la existencia de Dios, pero desafortunadamente muy pocos conocen estos hechos científicos”.

Durante una conferencia ofrecida en Denver, Estados Unidos, Spitzer explicó que “la existencia de un Creador se puede explicar a través de la ciencia contemporánea y la filosofía moderna hoy mejor que nunca, pero es particularmente interesante lo que está sucediendo en el campo de la astrofísica, hasta el punto de que no puedo comprender por qué el agnosticismo y el ateísmo siguen siendo todavía populares”.

Spitzer señaló que las pruebas científicas más recientes evidencian que “el Universo no es infinito, sino finito, comenzó en un cierto punto (estimado aproximadamente en trece mil millones de años), y está en constante expansión.

“La complejidad del Universo se basa en un equilibrio increíblemente delicado de 17 constantes cosmológicas. Si cualquiera de ellas se modificara una décima a la tetragésima potencia, estaríamos muertos y el Universo no sería el que es”, agregó.

Asimismo, señaló que “cada modelo del Big Bang muestra lo que los científicos llaman una singularidad, y la existencia de cada singularidad exige que exista un elemento externo al Universo”.

En este sentido, recordó que Roger Penrose, el famoso matemático y físico inglés, corrigió alguna de las teorías de su amigo y colega Stephen Hawking, concluyendo que todas las teorías del Big Bang, incluso la llamada “teoría cuántica”, confirman la existencia de estas singularidades.

Todas las explicaciones nos llevan “a una fuerza que es previa e independiente al Universo. Puede sonar a argumento teológico, pero realmente es una conclusión científica”, aseguró según informa La Razón.

El experto indicó que “no se puede no aceptar la existencia de esta singularidad. Esta teoría es tan sólida que el 50 por ciento de los astrofísicos están ‘saliendo del armario’ para aceptar una conclusión metafísica: la necesidad de un Creador, fuera del espacio y del tiempo”.
____________________________________

Podrá parecer fuera de contexto, pero les aseguro que a partir de estos y otros anteriores hallazgos y sabiendo algo del tema, he logrado hacer despertar la búsqueda sincera del único Dios verdadero en huesos muy duros de roer.

Saludos a todos!
Alfonso, desde Nebula NGC2818 🙂



    Anónimo
    12/10/2009 a las 2:34 pm

    ALFONSO, CADA BIG BANG SE REFIERE A UN SUBUNIVERSO…
    No a la realidad que se va subuniersizando en plétoras de subuniversos –cada uno con sus propias compinaciones de leyes físicas, las que permiten o no permiten las condicines previas y la organización de organismos no empsiqueados y también empsiqueados.

    El conjunto de bigbangs y big crunchs bien puede ser infinito y, aunque muchos no permiten la autorganización evolutiva de organismos vivos, en todos ellos, allende sus diferencias, operan las generalizadades que garantizan la kenosis del Fundamento, esto es la genuina libertad cuando la evolución del cierpo permita ofrecerla para desarrollar al espíritu circunstanciado en ese cuerpo.



Anónimo
12/10/2009 a las 10:53 pm

No podemos negar la
No podemos negar la existencia de extraterrestres porque tampoco la podemos afirmar. Podemos creer o no, yo por mi parte creo que existen y que la narración bíblica no tiene porque referirse textualmente y solamente a esta tierra ni los tiempos son los nuestros ya que los tiempos de Dios no son los nuestros.
Respecto a la redención, la venida del Hijo de Dios es lo que nosotros necesitamos y vino porque Él así lo quiso, nació en el pueblo que eligió y al que había prometido a los profetas. No podemos conjeturar sobre lo que no conocemos ni podemos pensar que todos los mundos pueden haber tenido una misma redención. Esto me recuerda a un libro de ciencia ficción de hace muchos años donde una raza humana ya evolucionada y sin fe, viajaba por diferentes mundos, hasta que llegan a uno muy lejano, destruído y sin habitantes. Empiezan a recorrerlo y a juntar material para traer a la tierra y abajo de los escombros de un edificio encuentran algo que les llama la atención, era una enorme cruz que levantan y traen. Esa cruz comienza a despertar en los humanos, conciencia, recuerdos y empieza nuevamente a germinar la Fe.
Los caminos de Dios…



Anónimo
13/10/2009 a las 12:30 am

Que no existen?
Señor Mario Bianchet y resto de incredúlus:

La otra noche me crucé con un tipo con una tremenda cabezota, patas bien cortas, orejudo, y todo verde.

Me dijo: tap, táp, táp, y yo me quedé requete helado, asique me fui rajando a ver a los Enanitos Verdes.

Felipe -el de los Enanitos Verdes- me dijo que son ciertos esos tipos y me pasó el siguiente video, como para que se quite usted y el resto, las dudas.

Vealón nomás: http://www.youtube.com/watch?v=oC5O9NFWZCs

No sea incredúlo, se lo digo eu.

Ps: Se escribe Fabio Zerpa, como está la web de mi tío:

http://www.fabiozerpa.com.ar

Chau y: táp, táp



Anónimo
13/10/2009 a las 3:02 am

Disculpen mi ignorancia…
¿De qué vive Fabio Zerpa?
Todos los viajes que hace, los libros que edita, sus viáticos, sus microemprendimientos…¿los pagan los “enanitos verdes”?
Ah…su fundación: ¿no necesita un cobrador?
Tengo un amigo que está sin trabajo…
Saludos a todos.
MARTÍN GUZMÁN



Anónimo
13/10/2009 a las 3:48 pm

lA PRUEBA IRREFUTABLE
La prueba irrefutable de que hay vida inteligente en otras partes del universo es que no han tomado contacto con nosotros. DARDO



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *