Panorama Católico

¡Hay que Salvar el Concilio!

Bajo el breve reinado del Papa Benedicto se oye con mucha frecuencia una consigna que, según parece, será el motto de su pontificado: poner el Concilio a la luz de la Tradición. ¿Por qué esta necesidad de iluminar lo que -presuntamente- es de por sí luminoso?

A los efectos de ilustrar, un botón de muestra bien reciente:

Bajo el breve reinado del Papa Benedicto se oye con mucha frecuencia una consigna que, según parece, será el motto de su pontificado: poner el Concilio a la luz de la Tradición. ¿Por qué esta necesidad de iluminar lo que -presuntamente- es de por sí luminoso?

A los efectos de ilustrar, un botón de muestra bien reciente:

Diario vaticano recuerda que la Iglesia de Cristo será siempre la Iglesia Católica

VATICANO, 08 Dic. 05 (ACI).-En su edición especial por el 40 º aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, el diario oficial del Vaticano, L&#8217…Osservatore Romano, recordó que según el Concilio la Iglesia de Cristo será siempre la Iglesia Católica.

En el estudio realizado por el Padre Karl Josef Becker, el diario vaticano aclara las últimas interpretaciones surgidas tras el último Sínodo de los Obispos, que intentan desconocer la función central de Cristo en la fundación de la Iglesia.

“Quien defiende con el Concilio Vaticano II la perpetua permanencia de todos los elementos salvíficos instituidos por Cristo en la Iglesia Católica, está totalmente dispuesto a tomar en consideración los problemas abiertos por el Concilio Vaticano II”, indica el artículo

Agrega que en “las demás comunidades cristianas existen elementos eclesiales de verdad y de santificación que son propios de la Iglesia y empujan hacia la unidad con ella”.

El estudio está basado en el decreto conciliar sobre ecumenismo, Unitatis Redintegratio y la constitución dogmática Lumen Gentium, que afirma que “la única Iglesia es la gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él”.

Según fuentes del diario vaticano, el artículo del P. Becker podría ser publicado próximamente en los distintos idiomas en que se edita el semanario.

Podríamos hacer una parodia de esta noticia en los siguientes términos:

Diario vaticano recuerda que la Santísima Trinidad está compuesta por tres divinas personas.

VATICANO, 08 Dic. 05 (AIP).-En su edición especial por el 40 º aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, el diario oficial del Vaticano, L&#8217…Osservatore Romano, recordó que según el Concilio la Santísima Trinidad está conformada por tres personas divinas, a saber, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

En el estudio realizado por el Padre Karl Josef Bieckert, el diario vaticano aclara las últimas interpretaciones surgidas tras el último Sínodo de los Obispos, que intentan desconocer la existencia de tres personas en la Santísima Trinidad.

“Quien defiende con el Concilio Vaticano II la existencia de tres divinas personas en la Santísima Trinidad, está totalmente dispuesto a tomar en consideración los problemas abiertos por el Concilio Vaticano II”, indica el artículo

Agrega que en “las demás comunidades cristianas existen opiniones eclesiales de verdad que sostienen la existencia de la Trinidad y que son propios de la Iglesia y empujan hacia la unidad con ella”.

El estudio está basado en el decreto conciliar sobre Dios Uno y Trino, que afirma que “por Revelación divina sabemos que Dios es una sola sustancia en tres personas distintas de las cuales el Hijo es engendrado, no creado”.

Según fuentes del diario vaticano, el artículo del P. Bieckert podría ser publicado próximamente en los distintos idiomas en que se edita el semanario.

Sin duda es importante que los fieles, el clero inclusive, sepa que la Iglesia de Cristo es la Iglesia Católica Apostólica Romana. No obstante es algo que antes del Concilio nadie ponía en discusión. Y solo las personas muy palurdas en temas doctrinales podían desconocer o conocer confusamente.

Estas aclaraciones, en la línea de “interpretar el Concilio a la luz de la Tradición” (poniéndo un énfasis innecesario como para atribuir al Concilio Vaticano II  lo que ya sabíamos) son la prueba de que el Concilio tiene un serio problema de claridad. Solo así se explica la sobreabundancia de la palabra “luz” que ha abotagado a los católicos desde hace 40 años. No por nada el Papa Paulo VI lo ha declarado “pastoral”, una verdadera novedad en lo que respecta a los concilios ecuménicos.

A los 40 años del cierre del Concilio (“El concilio, por piedad, terminadlo pronto.” decía San Pío de Pietrelcina al Card. Bacci) podemos concluir, al menos provisoriamente, que el más auspicioso de sus actos ha sido, precisamente, el de clausura.

Es obvio que se pretende salvar al Concilio. ¿De qué, de quién? ¿En qué consistiría esta “salvación” -que más bien parece un conjunto de salvedades interpretativas-? Creemos que si es necesario salvar al Concilio de algo, ese algo es el Concilio mismo.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *