Panorama Católico

Impensables reacciones católicas ante la genocidio abortista en España

Timepo atrás publicamos un artículo sobre las actividades del Dr. Morín, llamado "El Rey del Aborto" en cuyas clínicas asesinaba niños de hasta 30 semanas. El escándalo público de los días previos a esta fecha dan cuenta de la autenticidad de la denuncia.

Timepo atrás publicamos un artículo sobre las actividades del Dr. Morín, llamado "El Rey del Aborto" en cuyas clínicas asesinaba niños de hasta 30 semanas. El escándalo público de los días previos a esta fecha dan cuenta de la autenticidad de la denuncia. Ahora, una lector español nos muestra una perspectiva casi surrealista del hecho: ONGs católicas y hasta miembros de la jerarquía exigen el cumplimiento de la ley de aborto (que no permite asesinar sino hasta cierta edad de gestación). ¡Qué increíble grado de confusión o de apostasía!

Por Luis Fernández Olmedo, desde España

La semana pasada ha saltado a la palestra la noticia espeluznante referida a las barbaridades que se han estado practicando en una clínica abortista de Barcelona. Los hechos están suficientemente descritos en los medios de comunicación, con todo tipo de detalle en los que no voy a entrar.

Es la consecuencia lógica de lo que esta ocurriendo en nuestro país. Abortos ‘legales’ a razón de uno cada cinco minutos y los ‘ilegales’ ni se cuentan, según las estadísticas publicas reconocidas. No es muy aventurado pensar que la realidad supera con creces esta estadística.

Aparte de lo salvaje de este tema, lo trágico es, como decía Julián Marías, el hecho que la sociedad española (católicos a la cabeza) se haya acostumbrado al crimen continuo y esto es lo peor que le puede pasar. La ofensa continua a Dios, el asesinato por costumbre, con literalmente ‘todas las de la ley’, porque no nos olvidemos que llevamos 25 años de abortos ‘legales’ en España. Y no solo han sido los progresistas socialistas que hemos padecido los que han encubierto y dado forma legal a estos crímenes, sino que también han sido tapados por los gobiernos conservadores que durante ocho años han regido en nuestro país. Y no solo eso, sino que en sus legislaturas se aprobó la RU 486, se inició una salvaje campaña para promover el uso del preservativo en tiempos de Celia Villalobos (ministra a la sazón de sanidad), se ha intentado en Madrid dispensas de píldoras abortivas a ‘mujeres de hasta 12 años’ sin conocimiento de los padres… en fin, unos y otros, haciéndose amigos entre la progresía y dando una vez mas la espalda a Cristo.

Este asunto es completamente similar a lo ocurrido con la Clínica Isadora de Madrid justo antes de las elecciones de Mayo pasado. El problema entonces, aparte de la ‘ilegalidad’ de los abortos a mujeres con gestación avanzada era que los deshechos humanos (vamos, los cadáveres), se depositaban en cubos de basura, con incluso material gráfico. Esto, según algún medio de comunicación, era un problema porque contravenía una ley en la que se dispone que el tratamiento para estos ‘deshechos’ debe ser el enterramiento. Nada sobre el tema de los abortos en ‘tiempo adecuado de gestación’. Claro, en Madrid y en vísperas de elecciones. Tema ya casi olvidado, por desgracia.

Dr. Carlos Morín, el "rey del aborto".

Dejando a un lado la política, en la cual dicho sea de paso tenemos grave responsabilidad como votantes, hay varias cosas que me han dejado estupefacto estos días en relación a los crímenes de la clínica de Barcelona. Voy a tratar de resumir.

1. El viernes pasado, la plataforma Hazte Oir convoco una concentración frente al Ministerio de Sanidad “para exigir al Gobierno y al Parlamento que garanticen el cumplimiento riguroso de la legalidad vigente en la práctica del aborto”. Esta era la leyenda de lo convocatoria.

2. Ayer, la agencia de noticias Zenit se hacia eco de esta concentración convocada “por los graves delitos cometidos en varias clínicas de Barcelona, y no se descartan concentraciones en otras ciudades”. En la misma noticia se decía “un grupo de ciudadanos han organizado una concentración para gritar al Gobierno: ¡Basta ya de abortos ilegales!”. “Los convocantes han exigido al Gobierno y al Parlamento que garanticen el cumplimiento riguroso de la legalidad vigente en la práctica del aborto”

3. El jueves pasado, Monseñor Rouco fue entrevistado en la COPE por la tarde y preguntado por el tema. El link de la entrevista esta en la web de la COPE y cualquiera lo puede oír (tertulia del 29/11/2007, programa La Tarde). He escuchado al menos tres veces esta entrevista para cerciorarme que lo que se decía en ella era lo que se decía, y no creo caer en mala interpretación. Hay dos frases que me dejaron perplejo.

– El ser humano, desde el primer momento de su existencia esta ‘constitucionalmente protegido’

– Hay que cambiar el marco legal, o al menos pedir que se cumpla el vigente.

Vamos a ver. El aborto es un homicidio que ofende gravemente al Señor y daña al hombre, al asesinado y a los asesinos (declarado en estos términos hace 25 años por la CEE). Si hay cobertura legal para este homicidio, los que procuran y no evitan que se produzca son, como mínimo, cómplices del mismo, cuando no instigadores, co-autores o como dicen ahora, autores intelectuales. Por tanto, estos 25 años de gobiernos abortistas llegados al poder gracias a nuestros votos, han sido 25 años de gobiernos homicidas.

Lo más triste de todo esto es que ahora pidamos al gobierno, desde instancias incluso de índole religioso, que cumpla la ley injusta, la que ofende al Señor, la que mata niños indefensos. Y no lo pide cualquiera. Lo piden organizaciones supuestamente ‘buenas’, la agencia de noticias que nos pone al día del devenir del Vaticano y hasta algún obispo. Sinceramente estoy alucinando. O yo estoy de psiquiátrico o hay que dar un golpe en la mesa con urgencia.

Ya basta de ‘mal menor’. Tenemos que desmarcarnos que toda esta bazofia (con perdón) que nos insta a seguir o al menos a no perseguir la mala ley. Tenemos que salir de este letargo infecto y empezar a llamar asesino a todo aquel que no meta en su programa electoral la derogación de esta ley tan abyecta. Tenemos que empezar a pensar que quizás si podemos hacer algo no respaldando con nuestro voto a aquellos que no luchen de manera efectiva y eficiente contra la ofensa continua a Nuestro Señor y la barbaridad que supone que mientras se lee esto se hayan producido al menos cuatro asesinatos. Nos escandalizamos, con razón y justicia, cuando hay asesinatos terroristas y nos callamos vergozantemente ante el asesinato diario de casi 300 personas como promedio.

No tenemos derecho a exigir el cumplimiento de una ley injusta. Tenemos el deber de procurar el cumplimiento de la ley Divina. Cueste lo que cueste. Ejemplo cercano: La posición abiertamente política del Episcopado Venezolano en relación al referéndum que se ha votado ayer en aquel país. Y la cuestión del aborto es indudablemente de mayor importancia. Si los pastores, que tienen influencia sobre el pueblo católico, no comienzan a posicionarse radicalmente en este punto, que tiene mucho de político y mucho mas de moral, vamos mal. No vale con decir que los que abortan o procuran los abortos están excomulgados, porque básicamente a aquellas personas por desgracia les da igual. Quizás habría que tomar una posición más de riesgo, mas ‘martirial’. Empezar por decir, por ejemplo, que no valen opciones políticas que acepten de hecho, por acción u omisión, leyes inmorales. Decir que todos los que votamos a partidos políticos que no quieran dar marcha atrás en estas leyes en parte somos responsables de lo que ocurre. Y al final, no nos olvidemos, el Señor vendrá y nos preguntara sobre lo que hemos hecho o dejado de hacer al respecto. A todos y cada uno.

Decía el Cardenal Pie que Cristo reina por presencia (por sus bienes y dones) o por ausencia (dejando en evidencia a los hombres por las consecuencias nefastas de dejarle de lado). ¿De que lado estamos?

Señor Jesús, Rey Misericordioso, ten compasión de nuestra debilidad y guíanos con tu Espíritu para que venga a nosotros tu Reino.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *