Panorama Católico

Impresionante confesión de parte…

.-
El Presidente de la Conferencia de Provinciales Jesuitas en América
Latina, P. Ernesto Cavassa, SJ, expresó en conferencia de prensa

.-
El Presidente de la Conferencia de Provinciales Jesuitas en América
Latina, P. Ernesto Cavassa, SJ, expresó en conferencia de prensa
durante la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, la esperanza de que la teología del P. Jon Sobrino se verá reivindicada con el tiempo, y que, por tanto, la notificación de la Congregación para la Doctrina de la Fe quedará desfasada históricamente.

El
14 de Marzo de este año, la Congregación para la Doctrina de la Fe
publicó una Notificación sobre algunas obras del sacerdote jesuita Jon
Sobrino, señalando la existencia de algunas proposiciones que “no están
en conformidad con la doctrina de la Iglesia” en dos de las obras de Sobrino: “Jesucristo liberador. Lectura histórico-teológica de Jesús de Nazaret” y “La fe en Jesucristo. Ensayo desde las víctimas”.

Los
errores que apunta la Congregación se refieren a los presupuestos
metodológicos en los que Sobrino funda su reflexión teológica, que cuestiona a la divinidad de Jesucristo, la encarnación del Hijo de Dios, la relación entre Jesucristo y el Reino de Dios, la autoconciencia de Jesucristo y, finalmente, el valor salvífico de su muerte.

En la Nota explicativa, que cuenta con la aprobación del Papa Benedicto XVI,
se reconoce que el teólogo liberacionista manifiesta en sus obras
preocupación por los pobres, preocupación que es “ciertamente la de la
Iglesia entera”.

Sin embargo, recuerda haciendo alusión a la Instrucción “Libertatis conscientia” de dicha Congregación, que “dicha opción no es exclusiva” y que por ello “la Iglesia no puede expresarla mediante categorías sociológicas o ideológicas reductivas, que harían de esta preferencia una opción partidista y de naturaleza conflictiva”.

Interrogado
por un militante alemán vinculado a la organización “Amerindia” sobre
la censura a las obras de Jon Sobrino, el P. Cavassa respondió
textualmente:

“La notificación a Jon Sobrino no es una condenación sino una notificación. Es muy distinto. Dentro de la notificación, este es el modo de más baja categoría que la jerarquía de la Iglesia tiene para publicar, pues tiene todo el derecho, de los puntos que no comparte y lo hace a la luz pública porque eso es lo que debe hacer".

"Puede estar en desacuerdo con algunos puntos de su teología, pero no puede decir en absoluto que la Iglesia no reconoce el testimonio de Jon. Eso lo dice expresamente la notificación. Y es muy importante que lo haga”.

“La
notificación no dice absolutamente nada sobre una sanción que le impida
la enseñanza académica, por lo tanto esto queda fuera de la
notificación. La notificación se refiere a algunos puntos teológicos en
dos de sus obras, que por lo demás son temas debatidos, cuestiones disputadas, que la mayoría de ellas no son propias. Él las recoge a su vez de otros. La mayor parte de las veces de teólogos europeos. Esas formulaciones que él tiene en esas obras han sido previamente pasadas por otros teólogos compañeros con la finalidad de ver si esto está o no está dentro de la fe de la Iglesia. En general la mayoría de las veces la respuesta ha sido positiva”.

Continuando con su respuesta, el jesuita agregó: “No es la primera vez que se notifica a un teólogo de la Iglesia con este tipo de supuestos errores o desavenencias que la jerarquía pueda tener. Los mismos teólogos de los años 50 (que) eran considerados como ajenos a la ortodoxia de la Iglesia, fueron los teólogos del Concilio 10 o 13 años después”.

Tomando
el ejemplo del controvertido teólogo y antropólogo jesuita Pierre
Theilard de Chardin, muchas de cuyas ideas –como la del “Cristo
Cósmico” o “el Punto Omega”– siguen siendo rechazadas por la doctrina
de la Iglesia, el Presidente de la Conferencia de Provinciales Jesuitas
en América Latina señaló que “al Padre Chardin se le pidió dejar de
publicar cosas (y) es uno de los que más aportes se le reconoce a la fe de la Iglesia. Esta relación entre carisma e institución no es nueva en la Iglesia y nos va a acompañar siempre”.

ACI
Prensa preguntó al P. Cavassa si podía clarificar su respuesta, pues de
ella se colegía que en diez años se terminaría comprobando que la que
estaba equivocada era la Congregación para la Doctrina de la Fe y no el
P. Sobrino; pero el Provincial jesuita peruano respondió “no sé si de
lo dicho se puede sacar la conclusión que el periodista de ACI Prensa
ha extraído. Creo que es una interpretación que no es la más adecuada”;
y desistió de clarificar, pasando a contestar otro tema.

ACI
Prensa lo abordó nuevamente de manera personal, para confirmar su
posición sobre el tema. Sin embargo, el P. Cavassa se reafirmó en su
postura respecto de que el tiempo terminará reivindicando a Sobrino:
“ha habido casos en los que la Congregación ha estado equivocada, yo no
puedo saber lo que va a pasar en el futuro, ¿Acaso lo puedes saber
tú?”, fue la respuesta conclusiva del jesuita.

.-
El Presidente de la Conferencia de Provinciales Jesuitas en América
Latina, P. Ernesto Cavassa, SJ, expresó en conferencia de prensa
durante la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, la esperanza de que la teología del P. Jon Sobrino se verá reivindicada con el tiempo, y que, por tanto, la notificación de la Congregación para la Doctrina de la Fe quedará desfasada históricamente.

El
14 de Marzo de este año, la Congregación para la Doctrina de la Fe
publicó una Notificación sobre algunas obras del sacerdote jesuita Jon
Sobrino, señalando la existencia de algunas proposiciones que “no están
en conformidad con la doctrina de la Iglesia” en dos de las obras de Sobrino: “Jesucristo liberador. Lectura histórico-teológica de Jesús de Nazaret” y “La fe en Jesucristo. Ensayo desde las víctimas”.

Los
errores que apunta la Congregación se refieren a los presupuestos
metodológicos en los que Sobrino funda su reflexión teológica, que cuestiona a la divinidad de Jesucristo, la encarnación del Hijo de Dios, la relación entre Jesucristo y el Reino de Dios, la autoconciencia de Jesucristo y, finalmente, el valor salvífico de su muerte.

En la Nota explicativa, que cuenta con la aprobación del Papa Benedicto XVI,
se reconoce que el teólogo liberacionista manifiesta en sus obras
preocupación por los pobres, preocupación que es “ciertamente la de la
Iglesia entera”.

Sin embargo, recuerda haciendo alusión a la Instrucción “Libertatis conscientia” de dicha Congregación, que “dicha opción no es exclusiva” y que por ello “la Iglesia no puede expresarla mediante categorías sociológicas o ideológicas reductivas, que harían de esta preferencia una opción partidista y de naturaleza conflictiva”.

Interrogado
por un militante alemán vinculado a la organización “Amerindia” sobre
la censura a las obras de Jon Sobrino, el P. Cavassa respondió
textualmente:

“La notificación a Jon Sobrino no es una condenación sino una notificación. Es muy distinto. Dentro de la notificación, este es el modo de más baja categoría que la jerarquía de la Iglesia tiene para publicar, pues tiene todo el derecho, de los puntos que no comparte y lo hace a la luz pública porque eso es lo que debe hacer".

"Puede estar en desacuerdo con algunos puntos de su teología, pero no puede decir en absoluto que la Iglesia no reconoce el testimonio de Jon. Eso lo dice expresamente la notificación. Y es muy importante que lo haga”.

“La
notificación no dice absolutamente nada sobre una sanción que le impida
la enseñanza académica, por lo tanto esto queda fuera de la
notificación. La notificación se refiere a algunos puntos teológicos en
dos de sus obras, que por lo demás son temas debatidos, cuestiones disputadas, que la mayoría de ellas no son propias. Él las recoge a su vez de otros. La mayor parte de las veces de teólogos europeos. Esas formulaciones que él tiene en esas obras han sido previamente pasadas por otros teólogos compañeros con la finalidad de ver si esto está o no está dentro de la fe de la Iglesia. En general la mayoría de las veces la respuesta ha sido positiva”.

Continuando con su respuesta, el jesuita agregó: “No es la primera vez que se notifica a un teólogo de la Iglesia con este tipo de supuestos errores o desavenencias que la jerarquía pueda tener. Los mismos teólogos de los años 50 (que) eran considerados como ajenos a la ortodoxia de la Iglesia, fueron los teólogos del Concilio 10 o 13 años después”.

Tomando
el ejemplo del controvertido teólogo y antropólogo jesuita Pierre
Theilard de Chardin, muchas de cuyas ideas –como la del “Cristo
Cósmico” o “el Punto Omega”– siguen siendo rechazadas por la doctrina
de la Iglesia, el Presidente de la Conferencia de Provinciales Jesuitas
en América Latina señaló que “al Padre Chardin se le pidió dejar de
publicar cosas (y) es uno de los que más aportes se le reconoce a la fe de la Iglesia. Esta relación entre carisma e institución no es nueva en la Iglesia y nos va a acompañar siempre”.

ACI
Prensa preguntó al P. Cavassa si podía clarificar su respuesta, pues de
ella se colegía que en diez años se terminaría comprobando que la que
estaba equivocada era la Congregación para la Doctrina de la Fe y no el
P. Sobrino; pero el Provincial jesuita peruano respondió “no sé si de
lo dicho se puede sacar la conclusión que el periodista de ACI Prensa
ha extraído. Creo que es una interpretación que no es la más adecuada”;
y desistió de clarificar, pasando a contestar otro tema.

ACI
Prensa lo abordó nuevamente de manera personal, para confirmar su
posición sobre el tema. Sin embargo, el P. Cavassa se reafirmó en su
postura respecto de que el tiempo terminará reivindicando a Sobrino:
“ha habido casos en los que la Congregación ha estado equivocada, yo no
puedo saber lo que va a pasar en el futuro, ¿Acaso lo puedes saber
tú?”, fue la respuesta conclusiva del jesuita.

Comentario Druídico: Impresionante confesión de que el Vaticano II es hijo de la Nouvelle Theologie. Las aguas se van separando.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *