Panorama Católico

Infeliz, Padre Marcó…

El inefable Marcó sigue su exitosa carrera de confusor público. Siendo vocero primado cargó contra Benedicto XVI por su intervención en Ratisbona. Le costó el cargo, pero no quedó en la miseria, como tantos otros sacerdotes de la Diócesis. Desde sus publicación Valore$ Religio$o$ no deja ambigüedad, error o mentira por difundir. Nuestro Druida, que está engripado, acepto levantarse del catre solo para responder la afirmaciones del infeliz… propagandista de la melange.

El inefable Marcó sigue su exitosa carrera de confusor público. Siendo vocero primado cargó contra Benedicto XVI por su intervención en Ratisbona. Le costó el cargo, pero no quedó en la miseria, como tantos otros sacerdotes de la Diócesis. Desde sus publicación Valore$ Religio$o$ no deja ambigüedad, error o mentira por difundir. Nuestro Druida, que está engripado, acepto levantarse del catre solo para responder la afirmaciones del infeliz… propagandista de la melange.

El diálogo y la religión

Pbro. Guillermo Marcó

Es importante tratar de esclarecer los temas complejos, como lo es el de la excomunión y la controversia de monseñor Lefebvre y el Vaticano.

Comentario Druídico:  Bueno, empezamos bien.

Trataré de ilustrar quiénes son los actores en juego para intentar después analizar el fondo del problema. Marcel-François Lefebvre -nacido en Francia en 1905 y muerto en Suiza en 1991-, tras una carrera como misionero en Africa fue ordenado obispo y participó del Concilio Vaticano II; allí se enfrentó con sus compañeros en el episcopado y llegó a desobedecer al Papa por las reformas doctrinales y disciplinares introducidas en la Iglesia tras el Concilio, que a su parecer rompían con la tradición enseñada por San Pío X y Pío XII. Fundó la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, después de renunciar a su cargo de superior general de su congregación en 1968. Y, en 1971, fundó en Friburgo (Suiza), con la anuencia del obispo del lugar, una casa de formación sacerdotal.

Comentario Druídico: Tras una carrera como misionero en Africa… fue ordenado obispo. Maravillosa síntesis de la vida sacerdotal de Mons. Lefebvre que no solo fue Arzobispo de Dakar sino legado pontificio (equivalente a Nuncio Apostólico) para toda el África francófona.

Participó del Concilio Vaticano II… Mons. Lefebvre fue por pedido del Papa Juan XXIII, uno de los miembros de las comisiones redactoras de los esquemas, los cuales todos salvo uno, fueron rigurosamente tirados al canasto de los residuos por los grupos modernistas que coparon el Concilio. (Cfr. El Rihn desemboca en el Tiber, del P. Ralph Wiltgen).

Se enfrentó a sus compañeros en el episcopado (tal vez habrá querido decir “hermanos”): El prelado francés protagonizó junto con otros la organización del Coetus Internationalis Patrum que reunió a 500 (quinientos) padres conciliares. Cuando se puso en evidencia la maniobra de los neomodernistas, la resistencia se hizo fuerte. Lamentablemente fue la propia autoridad papal (Paulo VI) quien avaló dichas maniobras, de cuyas consecuencias murió espantado.

y llegó a desobedecer al Papa por las reformas doctrinales y disciplinares introducidas en la Iglesia tras el Concilio, que a su parecer rompían con la tradición enseñada por San Pío X y Pío XII. Ante este comentario deberíamos guardar un pudoroso silencio, para que los no católicos no se enteren de que tenemos en tan alto cargo a un cura tan ignorante. Pero debemos decir las cosas: su frase oscura parece acusar al papa (¿Pablo VI?) de “haber hecho reformas doctrinales”. ¿Se ha vuelto lefebvrista el P. Marcó? No, porque dice que estas “reformas doctrinales” fueron contra la tradición enseñada por San Pío X y Pío XII. Es decir, según el eruditísimo redactor, la Tradición no es apostólica sino simple opinión de Pío X y Pío XII. ¿Se puede ser tan zopenco o hay alguna maliciosa intención de confundir? Tampoco dice que Mons. Lefebvre firmó todos los documentos conciliares una vez aprobados por la asamblea y ratificados por el Papa.

Fundó la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, después de renunciar a su cargo de superior general de su congregación en 1968. Mons. Lefebvre se retiró de su cargo de superior general de los Padres del Espíritu Santo, congregación misionera en la que hiciera casi todas sus armas apostólicas, cuando la locura posconciliar llevó al capítulo general de dicha orden a burlarse de las constituciones redactadas por su fundador.

Mons. Lefebvre, que tenía más de 65 años y una vida muy dura por los largos años de misionero en África, se retiró a la vida privada para prepararse a bien morir, con la intención de pasar los últimos años de su vida en oración. Pero un número creciente de seminaristas franceses le pidieron insistentemente que fundara una casa de formación sacerdotal. Por lo cual salió de su retiro y se puso en la tarea. De hecho lo hizo con la autorización de Mons. Charriere, obispo local de Friburgo.

El episcopado francés elevó un pedido para que se le hiciera cerrar el seminario y dispersar a los seminaristas, a los que prosiguió formando hasta las puertas del sacerdocio. En 1976, recibió una advertencia canónica para que no procediera a la ordenación de la primer promoción de jóvenes. Como la desoyó fue suspendido ad divinis el 22 de julio de 1976. El 29 de agosto de 1976, monseñor Lefebvre celebró la misa de Lille en la que declaró: "No se puede dialogar con los masones o con los comunistas, no se dialoga con el diablo!"

Comentario Druídico: el buenazo de Marcó salta directamente al pedido de cierre del seminario, sin decir que el éxito de su fundación y la inquina del progresismo francés fueron la causa de su persecución. Digamos de paso que el secretario de Estado de Paulo VI, el francés Jean Villot, muerto en olor de logia masónica, hizo todo lo posible para malquistarlo con el Papa. Y que el papa Montini le tenía particular inquina desde la época del Concilio. Humanos somos… magüer que papas.

Cuando, en la reunión ecuménica de Asís de 1986, Juan Pablo II rezó junto a los líderes de otras religiones por la paz, monseñor Lefebvre, ya octogenario, confiesa que se le acaba el tiempo para nombrar un sucesor en el episcopado,

Comentario Druídico: En realidad, Mons. Lefebvre interpretó la reunión de Asís como un signo de que las cosas habían llegado demasiado lejos, y que su congregación, única que de momento conservaba el rito tradicional, quedaría sin obispos a su muerte. Nadie tomaría su lugar.

 … tras una serie de reuniones con autoridades romanas, donde se le aseguró que el papa Juan Pablo II no se oponía, en principio, a darle un sucesor, se bosquejó un proyecto de acuerdo. Pero tan pronto como estampó su firma en el documento, el entonces cardenal Ratzinger solicitó de él una carta pidiendo perdón al Papa por la serie de conflictos que había provocado. Tras negarse a hacerlo, decide, asemás, consagrar cuatro obispos escogidos de entre miembros de su congregación: los padres Alfonso de Galarreta (hispano-argentino), Bernard Fellay (suizo), Richard Williamson (inglés) y Bernard Tissier de Mallerais (francés).

Comentario Druídico: … el papa Juan Pablo II no se oponía, en principio, a darle un sucesor… Acierta una Marcó. En este caso fue más la obstinación del Cardenal Ratzinger y la violenta oposición de la Curia y los episcopados (todavía se vivía la virulencia posconcilar, y no la pachorra de la desintegración que fue característica posterior del clero). Fueron estos obstáculos los que hicieron imposible la ordenación con mandato pontificio.

Los puntos en los que monseñor Lefebvre no transigía eran sobre todo cuatro.

1- El nuevo ritual de la misa (el Concilio Vaticano II consideró que el latín tradicional en que se celebraba el rito de San Pío V era ya una adaptación a la lengua popular, el latín se hablaba en el Imperio Romano no en Judea, Jesús celebró la misa en arameo, por lo tanto era posible traducir la liturgia a las lenguas de cada pueblo y celebrarla de cara a la gente). Los lefebristas siguen aferrados a la anterior tradición. El papa Benedicto XVI aceptó que, aunque es preferible la celebración en la propia lengua, podía hacerse también lo que por siglos estuvo permitido.

Comentario Druídico: es demasiado complicado responder a la suma de errores que condensa aquí Marcó. Digamos simplemente que la reforma litúrgica que ordenó el Concilio no habla en absoluto de protestantizar la liturgia. Y apenas si admite que algunas partes de la misa puedan por razones muy particulares, ser traducidas a lengua vernácula. La tradición litúrgica de todos los ritos ha mantenido la lengua original, es decir, la antigua, la del momento en que se fijó la liturgia.

2- La apertura a otros que creen en Jesús, pero no son católicos. Lo que implica el diálogo con las iglesias separadas. El Concilio marcó una diferencia entre quienes promovieron la ruptura y aquellos que nacieron en esas iglesias y dan testimonio de Jesús. Para los lefebvristas son herejes, ya que, según ellos, fuera de la Iglesia Católica no hay salvación.

Comentario Druídico: Para los lefebvristas y para la Iglesia, porque es dogma de Fe. Por si fuera poco, la Instrucción Dóminus Iesus, firmada bajo el pontificado de Juan Pablo II reitera esta verdad de Fe. Aparentemente, Marcó no se enteró.

3- La libertad religiosa que presupone el diálogo y el respeto para los que creen de diferentes formas: judíos, islámicos budistas y los cultos de otros pueblos. Los tradicionalistas creen que solo la Iglesia tiene la verdad, por lo tanto, con el resto no hay nada que dialogar, hay que convertirlos porque viven en el error.

Comentario Druídico: Efectivamente, eso creen los lefebvristas y curiosamente eso sostiene la Iglesia. Es más, el mandato evangélico “Id y predicad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu santo. El que crea se salvará y el que no crea se condenará” (Mt. 28, 19-20), sostiene precisamente eso.

4- Que el Papa sea el primero entre sus pares, pero que los obispos, reunidos puedan expresar mejor la catolicidad en la pluralidad de culturas y situaciones. Los tradicionalistas creen en la autoridad única del Papa sobre la Iglesia. Paradójicamente, Lefebvre desobedeció la autoridad papal.

Comentario Druídico: Fue el Concilio Vaticano I que definió como dogma de Fe: Así, pues, Nos, siguiendo la tradición recogida fielmente desde el principio de la fe cristiana, para gloria de Dios Salvador nuestro, para exaltación de la fe católica y salvación de los pueblos cristianos, con aprobación del sagrado Concilio, enseñamos y definimos ser dogma divinamente revelado: Que el Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra – esto es, cuando cumpliendo su cargo de pastor y doctor de todos los cristianos, define por su supremaautoridad apostólica que una doctrina sobre la fe y costumbres debe ser sostenida por la Iglesia universal -, por la asistencia divina que le fue prometida en la persona del bienaventurado Pedro, goza de aquella infalibilidad de que el Redentor divino quiso que estuviera provista su Iglesia en la definición de la doctrina sobre la fe y las costumbres; y, por tanto, que las definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas, no por el consentimiento de la Iglesia.

A ver, padrecito: son irreformables por sí mismas y no por el consentimiento de la Iglesia. Es decir, ha muerto la tesis sinodal (el sínodo esl superior al Papa) que es de origen ortodoxo y que practican también los anglicanos. Lo que hoy llaman “colegialidad” es algo condenado: “Y si alguno tuviere la osadía, lo que Dios no permita, de contradecir a esta nuestra definición, sea anatema”. (Conc. Vaticano I, Denz. 1839-1840). Es decir, Ud. tiene la osadía de contradecir una definición dogmática del Papa. Es decir, está anatematizado por la Iglesia… ¿lo pensó?

La Iglesia católica creó una comisión especial para estudiar la situación canónica de la Fraternidad San Pío X, presidida por el cardenal Darío Castrillón Hoyos, fue esta comisión, con el aval del Papa, la que levantó la excomunión que pesaba sobre los miembros de la fraternidad y sus obispos, ordenados sin designación de la Santa Sede.

Comentario Druídico: La Comisión Ecclesia Dei Adflicta no fue la que levantó la excomunión, sino la Sagrada Congregación de los Obispos, que preside el Cardenal Re. ¿Un error o el deseo de ensuciar a Castrillón Hoyos?

Eso no significa que el Vaticano esté de acuerdo con las declaraciones de las personas en cuestión, ya que la excomunión no pesaba sobre ellos por antisemitismo.

Comentario Druídico: pegó una. Bravo, padrecito.

 El obispo Richard Williamson, quien negó las cámaras de gas durante el Holocausto, cometió un desatino mayúsculo y cayó por su ideología en falsear la verdad, basta visitar los campos de concentración que aún existen para dimensionar una tragedia que no se puede soslayar sin ofender gravemente la memoria colectiva de la humanidad. No representa el pensamiento de la Iglesia y, para dejarlo claro, el Papa, en recientes declaraciones, volvió a afirmar: "El Holocausto sea para todos un llamado contra el olvido, la negación o el reduccionismo, porque la violencia hecha contra un solo ser humano es violencia contra todos". "El Holocausto -agregó- enseñe especialmente a las viejas como a las nuevas generaciones que sólo el difícil camino de la escucha y el diálogo, del amor y del perdón conduce a los pueblos, las culturas y las religiones del mundo a la deseada meta de la fraternidad y de la paz en la verdad". El Gran Rabinato de Israel declaró la ruptura de las relaciones con el Vaticano, la medida de los ortodoxos judíos es por tiempo indefinido.

Comentario Druídico: bla, bla, bla.

Los fundamentalismos son malos de un lado y del otro, el pensamiento de Williamson no es el de la Iglesia, la respuesta de un grupo de rabinos ortodoxos no involucra a todos los judíos, mucho más cuando sus expresiones no son colegiadas con el resto de los rabinos ni tienen autoridad sobre ellos.

Comentario Druídico: es decir, tampoco quiere a los lefebvristas judíos. Solo a los liberales.

Para la gran mayoría de los creyentes, el camino de diálogo interreligioso que hemos continuado, inspirados en el ejemplo del Concilio Vaticano II y de Juan Pablo II, de bendita memoria, no tiene retorno.

Comentario Druídico: ¡Je!

Quizás monseñor Williamson debería visitar -para reflexionar sobre sus expresiones- la capilla de la Virgen de Luján en la Catedral de Buenos Aires; allí, detrás de un vidrio, se exponen restos de páginas de libros de oración rescatados de los campos de concentración, Dios sigue amando a todos sus hijos, sean judíos, islámicos, católicos o ateos. La misión de la Iglesia es tender puentes para la salvación, no encerrarse a ver quiénes son los que se quedan afuera.

Comentario Druídico: “Id y predicad a todas las naciones…” esa es la misión de la Iglesia.

Las opiniones vertidas por algunos no expresan la opinión de todos, es por eso que en un mundo dividido y desorientado debemos ser cuidadosos a la hora de generalizar. Los judíos no han roto con el Vaticano ni la Iglesia niega el Holocausto.

Comentario Druídico: Tranquilo padre, su ración no peligra. Los rabinos ya saben de que lado está Ud.

Esperemos que dentro de la Iglesia siga la actitud de acercamiento a todas las tendencias y sectores del catolicismo y no sólo a los grupos más conservadores. Para ello sería muy deseable que se realizaran algunos gestos concretos con grupos más progresistas, al igual que los realizados con los sectores tradicionalistas y cismáticos de monseñor Lefebvre.

Comentario Druídico: Finalmente, un palo para Benedicto XVI. Como si desde hace más de 40 años todos los “gestos” no hubieran sido a favor de “los grupos más progresistas”. Como si la Iglesia fuese un rejunte de movimientos sin doctrina.

En fin, infeliz, padre Marcó, infeliz artículo.

Fuente: Valore$ Religio$o$

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube