Panorama Católico

Juan Luis Gallardo: Los Ombuses del Falucho

Hemos releído un clásico del conocido escritor católico Juan Luis Gallardo. Una novela entre costumbrista y profética, con humor, una buena recreación de lo esencial de la argentinidad, cuyo sustrato es netamente católico. Buena para entendernos a nosotros mismos, en especial para los más jóvenes.

Hemos releído un clásico del conocido escritor católico Juan Luis Gallardo. Una novela entre costumbrista y profética, con humor, una buena recreación de lo esencial de la argentinidad, cuyo sustrato es netamente católico. Buena para entendernos a nosotros mismos, en especial para los más jóvenes.

Juan Luis Gallardo
Los Ombuses del Falucho
“el faluchazo”

Ediciones BAESA
Buenos Aires -1974

Se puede aprender historia leyendo tratados, manuales, ensayos… Y también, aunque de otro modo, por una parte más grato, por otra más riesgoso, apelando a las biografías y en particular las biografías noveladas o “novelas históricas”. Pero hay un modo de aprender, y aprehender la historia que es la novela a secas que se encarna en la historia, sin ser histórica. Esta es la virtud más interesante del libro de Gallardo: un enfoque sobre “quienes somos”, “de dónde venimos” y “hacia donde vamos” (esto último hipotético al momento de su redacción y notablemente acertado al leerlo más de 30 años después) bajo forma de historia pueblerina.

Los Ombuses de Falucho tiene algo de cervantino en la ambigüedad de los nombres que evocan el centro de la acción dramática: un pueblo bonaerense llamado oficialmente General Falucho, aunque el negro Falucho, primera autoridad pública del lugar a quien se honra jamás hubiese sido general. Pueblo conocido también como Los Ombuses, en referencia a un (solo) gigantesco y tradicional ombú que se yergue en sus arrabales desde tiempo inmemorial.

El juego ambiguo de nombres, números y títulos evoca el complejo entramado histórico argentino y su idiosincracia. Allí la impostura oficial colisiona permanentemente con el sentido común de hombre de a pie y con el noble temple de los fundadores de la patria. El período que describe Gallardo recuerda la irrupción de las ideologías marxistas o “setentistas” como le dicen ahora en el letárgico discurrir de la sociedad “tradicional”, con sus vicios inveterados y sus virtudes a veces insospechadas.

La diversidad social, ideológica, pecuniaria y temperamental de los estereotipos argentinos aparece reflejada con eficacia y buen humor. Un entramado ágil nos lleva rápidamente por sus páginas, demorado a veces, sí, por ciertos diálogos con una intención adoctrinadora demasiado obvia, aunque de impecable corte conceptual. Una mezcla de futurismo y costumbrismo -curiosa y eficaz- con reminiscencias chestertonianas y castellinianas nos pone en la historia y nos proyecta al mañana, partiendo de episodios menudos de un “hoy” que se convierten en hechos de trascendencia universal.

General Falucho es una síntesis de la Argentina que fue, que es ¿y que vendrá? Esto último ya se puede afirmar, al menos en sus rasgos más ominosos. Dios quiera que también la novela profetice cuando nos relata una reacción cristiana fundada en el amor a la tierra patria.

Se lee con agrado y provecho, en especial porque expresa lo dicho con  un lenguaje pulido e irónico donde se amalgama la poesía, el recuerdo, el buen decir y el giro popular con un humor por momentos irónico, por momentos destellante de hilaridad.

Como decíamos antes, muy recomendable para chicos y jóvenes que quieran saber como es la “Argentina profunda”.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
08/11/2009 a las 9:21 pm

Ese “ombu” en malvinas…
Ese “ombu” que segun vos encontramos en malvinas y que recupero el amor a la patria, no te olvides que le costo la vida a cuantos pibes que fueron a luchar y a muchisimos mas que pudieron volver y no pudieron soportar la realidad a la que se enfrentaron…
No te olvides que esa “fe en nuestro pueblo” se gesto al fondo de un vaso de whisky entre vuelta y vuelta.
Asi se les pago a esos pobres pibes que hoy en dia se los esconde atras de un sentimiento de odio y resentimiento…

El Gaucho Cruz



    Anónimo
    09/11/2009 a las 2:55 am

    ¿La fe en nuestro pueblo se gestó en una curda de Galtieri?
    No, mi amigo, para nada. No es así. La fe en nuestro pueblo se gestó en la Providencia que lo plantó rico entre enemigos, heredero del espíritu de la Hispanidad y de su piedad popular, que

    desde su origen prístino reunía

    el ascetismo y la caballería

    en equilibrio de sapiencia humana.

    Cruz y Fierro, paciencia e hidalguía.

    “A fuerza de villano, fierro en medio”

    y la cruz de la espada por remedio…

    milicia la vida es de los mortales.

    ———-

    Por eso no seguimos a Galtieri, amigo, sino al afán que él, sin especial mérito, reconocía como todos en el núcleo de nuestro ser nacional. Afán de revolverse contra la dominación de la antipatria, afán que un siglo de deseducación antitradicionalista y foraneizante no habían logrado desarraigar del corazón de nuestro pueblo. Fuimos tras Galtieri, no por Galtieri individuo, sino porque a la antipatria,

    Si la huyes, das en males más acerbos

    pues si se hacen manteca los leales

    se salen de la vaina los protervos.

    ————

    Recuerde que en dos días tenemos otro Día de la Tradición, plasmado por Ramón Carrillo en 1943 al gestionar la creación del Instituto de la Tradición (bajo la dirección de Juan Alfonso Carrizo, la subdirección del maestro Manuel Gómez Carrillo y la secretaría técnica del profesor Bruno Jacovella) y desde 1948 impuesto a su impulso por ley nacional (ampliando los alcances de la ley provincial que ya lo reconocía, a partir de las fiestas en Areco) , ley ratificada nuevamente tras la décimocuarta invasión anglo, durante el tercer gobierno peronista en octubre de 1975.

    Sobre ese hilo, el gobierno martinezdehocista de Galtieri logró la convocatoria que logró el dos de abril de 1982. No era propia: “aramos”, pensó la hormiga, pero no era un logro propio.

    Menos, cosa del genio salido de una botella de Chivas Regal.

    En todo caso, sería el genio de las mateadas. A lo sumo, con el gusto a alcauciles de unas gotas de Pineral. Pero vahos del Chivas Regal no; no señor. Nada que ver.

    Salu2,



    Anónimo
    09/11/2009 a las 3:14 am

    Siete años antes de que GANÁRAMOS en Malvinas…
    …nuestra dignidad, moría el autor de la Oración por nosotros los vencidos, que así reza:

    Dios, que recibes hasta la derrota
    cuando ha luchado tanto el derrotado
    que de su sangra la postrera gota
    quedó sobre su costado taspasado.

    Dios, que no despreciaste ni el desastre
    cuando ha luchado un poco el desastrado
    pero la ola, el viento, el rumbo, el lastre
    y los astros no estaban de su lado.

    Dios, a quien no lo aterra ni el derrumbe
    cuando el escombro de lo derrumbado
    dejó un pabilo, un hálito, una lumbre
    con que encender incendio iluminado.

    Dios, que eres capaz de alzar la ruina
    cuando no amo su ruina el arruinado
    cuando gime sobre ella y adivina
    la huella en ella del primer pecado.

    Que con dejar caer lo caedizo
    no quedarías bien acreditado
    harías como todos, como hizo
    y el vulgo siempre desaconsejado.

    Señor, que siempre amaste lo vencido
    más que el triunfante desapoderado
    porque incluso de lo ya fenecido
    surge, si quieres, lo resucitado.

    Rey cuyo corazón se va al herido
    mas bien que al corazón acorazado
    que más por el enfermo habrás venido
    a nuestra tierra, que por el sanado.

    Rey a quien no interesa la victoria
    sino que sea el juego bien jugado
    y más que los laureles de la historia
    que salga alguno y sea buen soldado.

    Que sobre la política contienda
    no estas con uno ni con otro lado
    y estás encima dando siempre rienda
    al que se mata por un sueño honrado.

    Mírame, oh Rey, mi vida dimediada
    la flor de mi vivir ya dimediado
    con este gran dolor en el costado
    de no haber hecho nada, nada, nada.

    De no haber hecho nada consecuente
    a todo lo soñado y deseado
    de no haber hecho nada equivalente
    al gran honor del estandarte alzado.

    Mírame, oh Rey, el hontanar vacío
    el gran terreno yermo abandonado
    y ven Tú mismo un día como un río
    en mi vacío nunca resignado.

    Ven Tú mismo, Señor, a mi hondo abismo
    y no lo cures por apoderado
    como creaste el mundo por Ti mismo
    y portimismamente lo has salvado.

    Porque si llego al ataúd sombrío
    sin una flor en el peñon pelado
    no eres injusto, porque nada es mio
    pero no fueras tan santificado.

    Pues fuera tato desaprovechado
    y un lance y un albur tan mal perdido
    de hacer un gran milagro insospechado
    diferente de todos los que han sido.

    El más milagro y milagrez mas pura
    el mas sencillo y simplemente dado
    inmerecidamente regalado
    a su creatura de la nuca dura.

    Por el creador de todo lo creado

    ——————-

    Autor: Leonardo Castellani,
    “El Libro De Las Oraciones”,
    Biblioteca Dictio vol 25, Seccion Letras,
    Buenos Aires, 1978.
    —————–

    …. ¡Otra que vahos del Chivas Regal, amigo Cruz!



      Anónimo
      09/11/2009 a las 8:43 pm

      Ojalá Castellani hubiera visto la Batalla de Malvin., no esta…
      Estimados amigos:
      Comparto con ustedes una información que me hace sentir orgulloso de ser argentino y al mismo tiempo triste por la destrucción del potencial de nuestro país en todos los órdenes: talento, institucionalidad, recursos naturales, etc.
      Cordialmente
      —————–
      Hola…. Te comento otro hecho de los “montoneros” que supimos conseguir. En el almuerzo de la Asociación de Pilotos de Caza, pasaron un video que en realidad impactó.

      El tema es el siguiente: antes de fin de año (no recuerdo bien la fecha) se va a realizar en el norte de Chile un ejercicio de Defensa Aérea Combinado (se llama combinado cuando intervienen varios países y se llama conjunto cuando intervienen más de una fuerza del propio país).

      Van a participar unidades de EE.UU., Francia, España, Brasil, Perú, Chile y Colombia y —–OH !!! sorpresa——– por pedido de EE.UU. la conducción estará en manos de oficiales de la Fuerza Aérea Argentina.

      ¿Por qué?

      Porque un grupo de oficiales altamente capacitados, con excelente dominio de la Doctrina de la NATO y con experiencia de la guerra de Malvinas, desarrolló un software de conducción que los norteamericanos calificaron de “notable” y de “estupendo”.

      Ese software ya fue adoptado por la Fuerza Aérea Española y los franceses lo pidieron para evaluarlo. Así que vamos a tener en Sudamérica un gran operativo internacional conducido en Chile por oficiales argentinos y no van a participar aviones argentinos porque están fuera de servicio y no hay dinero para moverlos, pero para el fútbol y para transportar a la Kkita, hacia y desde El Calafate…si hay y mucho.

      Por lo visto los K son muy patriotas. Seguramente después del operativo van a llamar a estos oficiales para sacarse la foto.



    Anónimo
    09/11/2009 a las 2:34 pm

    MALVINAS, DE BORRACHOS, PESCADOS, HEROES Y OPORTUNISTAS
    Estimado Cruz, lamento desilucionarte pero la aventura de Malvinas no fue una idea de los pobres infelices que bebían whisky apoltronados en la Rosada, se gestó en Downing Street y los “ebrios” se comportaron como “pescados” y mordieron el anzuelo.
    Creo que no deberiamos generalizar a los “pobres pibes” de Malvinas; muchos viven como cualquier “hijo de vecino”, formaron familias, trabajan y la pelean igual que cualquiera, otros, los menos -los resentidos- pasan sus días llorando a fin de conseguir más prebendas, disfrazados de soldados, tornando El Bien Común en bien personal.
    No digo con esto que el Estado se lave las manos al respecto pero al fin y al cabo, al soldado le cabe la satisfacción del deber cumplido y como si fuera poco recibiran el póstumo premio del Divino Juez.

    QQ



    Anónimo
    15/12/2009 a las 1:18 pm

    Es cierto que la gesta
    Es cierto que la gesta Malvinera costó la vida a unos cuantos argentinos, pibes (como los llamás vos, supongo que te referís a los conscriptos) y no tan pibes (61 oficiales y más de 230 suboficiales; más de la mitad de los caídos fueron cuadros de las Fuerzas Armadas).-

    Al igual que ocurrió con muchas de las glorias que conmemoramos en nuestra patria: como la Reconquista y la Defensa de Buenos Aires (combatieron niños de 13 años como Juan Manuel de Rosas o Lucio Mansilla); como la Independencia (te acordás de la historia del Tambor de Tacuarí?), etc.-

    Incluso en nuestro Siglo XX se combatió otra guerra que les costó la vida, o la integridad física, o la integridad emocional a varios “pibes” que hacían en ese entonces el Servicio Militar (en Tucumán, Formosa, Monte Chingolo o La Tablada), sin que se oigan tan lacrimògenas consideraciones de los eternos impugnadores de la “Aventura irresponsable de Malvinas” cuando de éstos “chicos de la Guerra” se trata.-

    Claro, a éstos no los mató el “delirio” de un general pasado con las copas, sino los “jóvenes idealistas”, los “cazadores de utopías”, la “generación gloriosa” nada menos …

    Malvinas, fuera del resultado adverso, vale como símbolo.- Si hubo miserias y cosas de las cuales avergonzarse, también hubo patriotismo en sus más eminentes figuras (Giachino, Estévez, Cisnero o los pilotos de la Fuerza Aérea, a título enunciativo); hubo heroísmo; abnegación y conciencia de que existen cosas que no se transasn.- Como en los “Ombuses de Falucho”, cuando uno de sus personajes principales responde a la velada amenaza de “evitar derramamientos de sangre”.-

    Respecto a la fe de nuestro pueblo, no me refería a tenerle fe “al pueblo” en sí (y 30 años de gobiernos electos por el pueblo, con su secuela de corrupción y decadencia son más bien para no tenerle ninguna fe) sino a cierto despertar de la FE RELIGIOSA en mucha gente en aquellos días, al calor de las circunstancias que se vivían.- Seguramente me expresé mal, por lo que quería dejar aclarado el punto.-

    Personalmente recuerdo bien cierto auge en el rezo del Rosario, las misas dominicales con concurrencias fuera de lo común, hasta – crimen de leso laicismo!!! – procesiones con alumnos de escuelas públicas enviados al efecto y con éste motivo (recuerdo una en la que participé como alumno del Hipólito Vieytes en la Iglesia que se encuentra en Gaona y Espinosa).-

    En cuanto al whisky, amigo Cruz, a veces viene bien algún trago para soltar verdades.- Hace un tiempo alguien tuvo la simpática iniciativa de juntar cultores de nuestra verdadera historia un 1 de diciembre, para brindar por Atanasio Duarte.-Los 2 de abril yo lo hago por Malvinas.-

    No fue el delirio de un borracho, fue una gesta de todos; no es para lamentarse plañideramente, es para enorgullecerse (hasta de los aspectos dolorosos, que los ha tenido).-

    Fue la Gran Batalla de la pequeña gente; de ahí lo “profético” (no tomes este término literalmente, por supuesto) de esta bella novela.-

    El Payador.-



Anónimo
15/12/2009 a las 3:07 pm

Reediciones
Estimado amigo Payador

En el año 2007 tuvimos (yo y unos amigos, sanjuaninos todos) la gracia y el honor de poder reeditar “Los ombuses de Falucho” bajo nuestro novel sello editorial “Montecassino Libros”. Marcelo González tuvo a bien dar la noticia en aquel momento en este sitio. Juan Luis Gallardo anduvo por nuestros pagos el 20 de junio de aquel año para la presentación de la reedición. Nuestra idea es reeditar la “trilogía” completa, entiéndase “Frida” y “La rebelión de los semáforos”. Cuando le pedí el permiso correspondiente a Gallardo se puso contento y a los pocos días ya tenía aquí la nueva presentación, de su autoría, para Frida. Lamentablemente hemos tenido algunos inconvenientes que nos han impedido reeditarla este año, pero en eso estamos. Con la ayuda de Dios en el 2010 sale.

Fernando



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *