Panorama Católico

La Caída (Der Untergang)


Los últimos días de Hitler relatados por su secretaria. Extraordinario trabajo cinematográfico, histórico y actoral. Un milagro de equilibrio, con tintes de revisionismo. Si hay un tema difícil de tratar con ecuanimidad, en especial para un alemán, es el tema de Hitler y su régimen.


Los últimos días de Hitler relatados por su secretaria. Extraordinario trabajo cinematográfico, histórico y actoral. Un milagro de equilibrio, con tintes de revisionismo. Si hay un tema difícil de tratar con ecuanimidad, en especial para un alemán, es el tema de Hitler y su régimen.

Alemania ha cargado y carga aún con la culpa nacional de haber apoyado al hitlerismo masivamente. Este personaje, en tantos aspectos siniestro, ha de haber tenido un magnetismo inusual para ganar las voluntades de un modo tan arrollador. Por otra parte, para un patriota alemán, en especial un militar y muy en especial durante una guerra tan desigual como la que enfrentó Alemania, discernir entre la legítima defensa y la guerra injusta no puede haber sido tan nítido. Aún hoy se esgrimen argumentos a favor de una doctrina de la "guerra preventiva", precisamente por parte de quienes en su momento le negaron a Alemania el derecho a realizarla. La Iglesia enseña que si no existe una amenaza cierta y evidente de una nación contra otra, un ataque previo se contrapone al derecho natural y es inmoral, por consiguiente. Pero en la decisión prudencial…

Estas deshilachadas consideraciones son algunos de los temas que puede uno plantearse al ver el filme La Caída, un racconto de los últimos días de la Alemania nacionalsocialista, vista desde el encierro del bunker de Hitler, reconstruido bajo la supervisión histórica de su secretaria personal, Traudl Junge, quien, además interviene en el filem dando un testimonio directo de sus impresiones sobre esos días.

Esta entonces joven bávara de 22 años elegida personalmente por Hitler entre varias candidatas preseleccionadas. El Fhürer la se decidió de inmediato por ella y desde ese momento se generó una relación de protección paternal de parte del dictador y de admiración y cariño de parte de la empleada, que gozaba de la intimidad de los más altos jerarcas del régimen.

Su mayor dolor, dice la ahora anciana colaboradora del Hitler, es haber desconocido absolutamente sobre planes de exterminio masivo de personas, judías o no judías, de los cuales supo recién durante los juicios de Nüremberg.

Un Hitler humano

Tanto guionista, como autor de la novela, director y guionista insisten permanentemente (en las entrevistas que van anexas a la versión en DVD de filme) en que han estudiado minuciosamente la época, y que cada escena está documentada, habiendo tenido que crear, naturalmente, los diálogos propios de la acción dramática a partir de sus impresiones.

El asesoramiento de Traudl Junge ha sido crucial. A lo largo de sus lecturas y revisión de documentos los autores y cineastas se vieron forzados a desmitificar la figura del monstruo, construida por la propaganda de guerra a partir de los histriónicos discursos que suelen verse en los documentales. Hitler era un hombre cordial, de modales amables, cariñoso con los niños, sensible al arte, y normalmente afable con las personas de su entorno. Si bien tenía arrebatos de ira, en especial sobre el final de su vida, cuando su sistema nervioso estaba ya fuertemente trabajado por el Parkinson, sus más cercanos seguidores lo amaban devotamente.

Hitler no era un psicópata, aseguran los creadores de esta película. Creemos que es verdad. Era un hombre desviado por una ideología pagana, de raíces ocultistas, que creció con vigor sobre el temperamento romántico y disciplinado del pueblo alemán tras la postración de la Primera Guerra. El culto de la "raza" en el sentido biológico, que Hitler tomó de Darwin, revela uno de los aspectos más materialistas de esta doctrina. De él aprendió también la "supervivencia del más fuerte", que aplicó con impiedad, no solo a sus enemigos sino a su propio pueblo, como queda muy bien documentado en el filme.

De donde el naturalista inventor de la teoría de la evolución dio argumentos a una ideología capaz de enormes crueldades en nombre de valores dignos y respetables, como la patria, el honor, la soberanía, el bien general. ¿Acaso no hablan de esto mismo hoy en día tiranos sanguinarios como Fidel Castro, sin que la mayoría de los países se percate de sus crímenes? Estos movimientos se crean por la debilidad espiritual de los pueblos descristianizados, que buscan refugio en líderes carismáticos e ideas fantásticas, para terminar bajo el yugo de la tiranía física o moral.

Respecto al film propiamente dicho: es duro de sobrellevar. En especial cuando los actores principales del drama van tomando la determinación de suicidarse. Y muy particularmente -es la escena más cruda y conmovedora del filme- cuando Magda Goebbels asesina a sus seis hijos porque -arguye- no soportaría que vivieran en un mundo donde no exista el nacionalsocialismo. Luego su esposo la mata a ella y se suicida. Como en toda cosa diabólica, la mentira rodea todos los hechos. La madre los droga bajo la excusa de darles una medicina y luego los envenena con cianuro.

Hitler va a despedirse poco antes de su propio suicidio junto a Eva Braun, con quien acaba de casarse después de 15 años, pues debía morir siendo su legítima esposa. En la ceremonia de saludo de cada uno de sus más íntimos colaboradores ha condecorado a Magda por ser "la madre más valerosa de Alemania". Ella lo idolatraba.

Aquí aparece, entre palabras tiernas y decisiones frías y desgarradoras el triunfo monstruoso de la ideología sobre el sentido del bien. Al punto de anular el amor natural hacia los hijos, cegado por la idolatría. Una parodia horrorosa del martirio moral de muchos padres que debieron permitir la muerte de sus hijos para defender principios que están por encima del orden natural, aquí la madre los mata porque su mundo de fantasía se derrumba.

Lo dicho basta para que el lector no asuma que es un filme para toda la familia. Lo es para adultos y eventualmente para jóvenes bien preparados. Hay escenas muy rápidas, apenas toques, en la que aparecen cuerpos desnudos (algunos muertos, otros en medio de una orgía con la que los que sabían que su muerte se aproximaba, preparaban el camina al más allá. Otro testimonio de la demonización ideológica.)

Finalmente, los suicidios masivos de los oficiales de las SS. El diablo ha estado detrás de todo esto y la película -queriéndolo o no- lo muestra. Con los debidos recaudos de edad y formación moral, puede motivar muchísima reflexión sobre las idolatrías modernas y el vacío que llenan cuando la Fe se extingue en las almas.

Todas las actuaciones son estupendas. La de Bruno Ganz como Hitler nos parece excepcional. Aunque lo favorece el parecido físico, su reconstrucción de la compleja personalidad del dictador está magníficamente lograda.

La producción es excelente, las escenas bélicas bien logradas. Lamentamos el trato excesivamente benévolo que se da a los rusos, quienes con permiso de los aliados occidentales realizaron una verdadera … masacre en Berlín, sin respetar a nadie, en particular a las mujeres. Algo se sugiere en una escena, pero en el fondo, y así lo afirma el director, se ha buscado una reconciliación entre ambas naciones. Lo ecuánime hubiese sido recriminar al comunismo sus crímenes, así como se les recrimina al nazismo. Pero Europa no permite tanto revisionismo histórico aún.

Finalmente, se hace algo de justicia con el pueblo alemán. El filme muestra a los alemanes como víctimas. Ellos también sufrieron de parte de sus gobernantes. Sin contar los brutales bombardeos, matanzas y persecuciones que se realizaron en nombre de la democracia. Seamos más ecuánimes a la hora de recordar a las víctimas de la horrorosa Segunda Guerra Mundial, anticipada por nuestra Señor de Fátima como castigo del Cielo si la humanidad no se convertía.

¿Qué podemos esperar hoy?

Dirigida por Oliver Hirschbiegel

Guión: Joachim Fest (Novela)
Traudl Junge (Guión Cinematográfico) …

Elenco:

Bruno Ganz …. Adolf Hitler
Alexandra Maria Lara …. Traudl Junge
Corinna Harfouch …. Magda Goebbels
Ulrich Matthes …. Joseph Goebbels
Juliane Ká¶hler …. Eva Braun
Heino Ferch …. Albert Speer
Christian Berkel …. Prof. Dr. Ernst-Günter Schenck
Matthias Habich …. Prof. Dr. Werner Haase
Thomas Kretschmann …. SS-Gruppenführer Hermann Fegelein
Michael Mendl …. General der Artillerie Helmuth Weidling
André Hennicke …. SS-Brigadeführer Wilhelm Mohnke
Ulrich Noethen …. Reichsführer SS Heinrich Himmler
Birgit Minichmayr …. Gerda Christian
Rolf Kanies …. General der Infanterie Hans Krebs
Justus von Dohnanyi …. General der Infanterie Wilhelm Burgdorf
Año: 2004

Duración: 156 min
Países: Alemania/ Italia/ Austria
Idiomas: Alemán / Ruso
Color: Color

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *