Panorama Católico

La escandalosa inequidad de los izquierdistas

El ministro de Cultura de Rusia, Vladímir Medinski, destituyó este lunes al director del Teatro Estatal de Ópera y Ballet de Novosibirsk, Boris Mezdrich, a causa de una versión de la ópera Tannhäuser de Richard Wagner, que irritó a la jerarquía de la Iglesia ortodoxa y a los sectores más conservadores de esta comunidad en la capital de Siberia Occidental.

El ministro de Cultura de Rusia, Vladímir Medinski, destituyó este lunes al director del Teatro Estatal de Ópera y Ballet de Novosibirsk, Boris Mezdrich, a causa de una versión de la ópera Tannhäuser de Richard Wagner, que irritó a la jerarquía de la Iglesia ortodoxa y a los sectores más conservadores de esta comunidad en la capital de Siberia Occidental.

La ópera romántica, en versión de Timofei Kuliabin, se estrenó el pasado diciembre en el local del que era responsable Mezdrich. El 26 de enero, el metropolita (arzobispo) Tijon de Novosibirsk denunció la puesta en escena ante la fiscalía local por considerar que empleaba símbolos religiosos de forma inadecuada y ofendía los sentimientos de los fieles. Un tribunal de primera instancia consideró que no había objeto de delito y se negó a aceptar a trámite el caso, pero el metropolita recurrió. En 2013, se incorporó al Código Penal ruso un artículo que permite condenar a tres años de cárcel a quienes ofendan los sentimientos religiosos de los fieles. En un comunicado difundido este lunes, el Ministerio de Cultura, del que depende el Teatro Estatal de Ópera y Ballet de Novosibirsk, afirma que su intervención había sido exigida por la “situación insana” que se había creado en la ciudad.

En su versión de Tannhäuser, Kuliabin moderniza el argumento original y en lugar de un trovador, el protagonista es un director de cine que presenta a concurso una película sobre un supuesto periodo desconocido de la vida de Jesucristo, en el que este habría estado prisionero en la gruta de Venus y conviviendo con la deidad. En los sectores ortodoxos más conservadores causó especial malestar el cartel de la obra, donde podía verse una cruz a través de las piernas de una figura femenina. El cartel fue suprimido, pero Mezdrich se negó a retirar la obra y disculparse, como imponía el ministro de Cultura.

En su nota explicativa, el ministerio acusa a Mezdrich de “falta de deseo de considerar en sus actividades los valores que se han formado en la sociedad”, de “no respetar la opinión de los ciudadanos” y de “no cumplir las recomendaciones de los patrocinadores”. El departamento de Medinski intentó que el director “comprendiera que las actividades que permitía” eran “incorrectas” y le dio una “oportunidad de corregir la situación”. No obstante, el ahora exdirector, dicen, “no pudo comprender que al margen de su actitud hacia una u otra religión, los sentimientos de los fieles tienen derecho a ser respetados”. “Cuando [estos sentimientos] se someten a una demostrativa mofa provocan duros enfrentamientos en la sociedad que a menudo producen víctimas humanas, como hemos visto hace poco”, señala el comunicado, en aparente alusión al atentado contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo. Un teatro académico federal es, primero, “una institución educativa” y no “un establecimiento para escandalizar, provocar y hacerse propaganda por cuenta del Estado”, señala el comunicado.

En declaraciones a Izvestia, Mezdrich alegó que no podía disculparse, tal como exigía el ministro, ante gente que no había visto la ópera. Al conocer su destitución, el director dijo estar satisfecho por no haber cedido ante las presiones y haber defendido la puesta en escena de Kuliabin. Mezdrich, que ha recibido numerosas muestras de solidaridad por parte de otros directores de teatro de Rusia, dio las gracias a los conciudadanos que no se han plegado ante un “público agresivo que se escuda en la ortodoxia y los cánones eclesiásticos”.

Está por ver si la jerarquía eclesiástica ortodoxa retirará su denuncia, tal como el ministerio en su nota. Ese departamento ha pedido también a los dirigentes ortodoxos que comprendan que “el respeto a la Iglesia se logra no mediante denuncias a los órganos de orden público, sino con la prédica paciente y reflexionada y la explicación de su sistema de valores”. Las cuestiones “creativas y artísticas no deben debatirse en mítines masivos ni en juicios”, apuntan.

El vicejefe de la Administración Presidencial en Moscú, Magomedsalam Magomédov, dijo que no se puede permitir el insulto a los sentimientos de los fieles y añadió: “En el futuro intentaremos que todos los teatros importantes pongan en escena obras dirigidas a unir a nuestra sociedad y no a dividirla”. Por su parte, Dmitri Peskov, secretario de Prensa de Vladímir Putin, dijo que el Estado tiene “derecho a esperar que los colectivos teatrales presenten puestas en escena que no causen una reacción tan fuerte por parte de la opinión pública”. Como nuevo director del teatro ha sido nombrado Vladimir Kejman, uno de los mayores importadores de frutas de Rusia, que compaginará su nuevo cargo con la dirección del teatro Mijailov de San Petersburgo.

Este fin de semana, los jerarcas ortodoxos de Novosibirsk pidieron permiso para una marcha de 3.000 personas; solo acudieron 1.000, según el servicio taiga.info.

Fuente: El País

Comentario Druídico: Según la izquierda y los liberales, cuando algún “artista” molesta, agravia, hiere, perturba, etc. las convicciones o sentimientos cristianos de la gente, inevitablemente tiene razón. No importa qué haya hecho, si la autoridad pública interviene para reparar el agravio, cede al clericalismo. Partiendo de esta premisa, solo tienen derechos los liberales y la izquierda, que en esto tienen una asombrosa coincidencia.

Ahora bien, cuando un gobierno, el que sea, da la razón a cualquier horror contra la fe, la moral o la simple convivencia entre los ciudadanos que tienen convicciones religiosas y otros, nunca actúa presionado por ningún lobby nacional ni internacional, sino con luminoso sentido común. 

Lo más irritante de estos liberales e izquierdistas es no solo su ceguera ante la verdad, sino su odio a la más elemental equidad. En nombre de la igualdad, por supuesto. 

Como se ha dicho hace ya mucho, ellos son más iguales que nosotros.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube