Panorama Católico

La inculturación de la fe nunca justifica la poligamia, recuerda Benedicto XVI

El matrimonio, asegura, es siempre un «camino de santidad»

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 4 abril 2006 (ZENIT.org).- El necesario esfuerzo por integrar la fe católica en las diferentes culturas nunca puede implicar la aceptación de la poligamia o el descuido de la importancia del matrimonio, explica Benedicto XVI.

Así lo ilustró este lunes en el discurso que dirigió a los obispos de Costa de Marfil que concluían su quinquenal visita «ad limina apostolorum».

El matrimonio, asegura, es siempre un «camino de santidad»

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 4 abril 2006 (ZENIT.org).- El necesario esfuerzo por integrar la fe católica en las diferentes culturas nunca puede implicar la aceptación de la poligamia o el descuido de la importancia del matrimonio, explica Benedicto XVI.

Así lo ilustró este lunes en el discurso que dirigió a los obispos de Costa de Marfil que concluían su quinquenal visita «ad limina apostolorum».

«Para que la Iglesia sea un signo cada vez más comprensible de lo que es, y sea cada vez más conforme a su misión, la obra de inculturación de la fe es una necesidad», comenzó explicando el Santo Padre en su discurso dirigido en francés.

Ahora bien, advirtió, «este proceso, tan importante para el anuncio del Evangelio a todas las culturas, no tiene que comprometer la especificidad y la integridad de la fe, sino que debe ayudar a los cristianos a comprender mejor y a vivir mejor el mensaje evangélico en su propia cultura, y a saber renunciar a las prácticas que están en contradicción con los compromisos bautismales».

Citando los informes que en días anteriores le habían presentado los obispos marfileños sobre la vida de sus diócesis, el Santo Padre reconoció que «el peso de la mentalidad tradicional es con frecuencia un obstáculo para la acogida del Evangelio».

En particular, reconoció que en algunas culturas es difícil de aceptar«el compromiso en el sacramento del matrimonio», añadió.

«La poligamia o la convivencia de hecho sin celebración religiosa son con frecuencia obstáculos muy grandes», constató.

Por eso, invitó a los prelados del país africano a «continuar sin pausa el esfuerzo que habéis hecho por que se acepte mejor, sobre todo entre los jóvenes, el hecho de que el matrimonio es, para el cristiano, un camino de santidad».

«El matrimonio exige un amor indisoluble… gracias a esta estabilidad, puede contribuir plenamente a realizar la vocación bautismal de los cónyuges», dijo, citando la exhortación apostólica postsinodal de Juan Pablo II «Ecclesia in Africa» (n. 83).

 

Comentario Druídico: Es casi risible -o patético- que el Sumo Pontífice deba recordarle a un grupo de obispos que la poligamia contradice la moral evangélica (y natural, dicho sea de paso). Sin duda, si los obispos de Costa de Marfil han debido escuchar estas palabras, podemos imaginarnos como estará la cosa. Confiemos en la buena voluntad de estos pastores, a veces ellos mismos un poco constreñidos por el peso de sus "tradiciones" en la materia. Por acá debemos recordar al clero que el celibato está en vigencia. Por allá hay que empezar más abajo, recordando que los polígamos no entrarán en el reino de los cielos…

Por otra parte, ¿estamos ante otro de los "daños colaterales" de la inculturización? 

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *