Panorama Católico

La insoportable levedad de la politiquería eclesiástica

Ayer mismo publicábamos un jocoso informe conjeturando -entre otras cosas- las causas por las que Marcó seguía como Vocero Primado, después de su ataque a Kirchner (esto era fácil de entender) pero menos compresiblemente después de su ataque al Papa por el asunto de Ratisbona. El mismísimo día Marcó fue cesado, informa ACI.

Ayer mismo publicábamos un jocoso informe conjeturando -entre otras cosas- las causas por las que Marcó seguía como Vocero Primado, después de su ataque a Kirchner (esto era fácil de entender) pero menos compresiblemente después de su ataque al Papa por el asunto de Ratisbona. El mismísimo día Marcó fue cesado, informa ACI.

Días antes, otro columnista pagano de esta católica página (otro que no es el druida) Escipión el Porteño, hacía sabias consideraciones sobre el cese de Marcó al tiempo que desde el Arzobispado negaban la aceptación de la renuncia. De modo que el amigo Escipión envió otras consideraciones sobre el "no cese" de Marcó.

Hoy la prensa entera afirma el cese de Marcó. Si esta vez es verdad, lo vamos a extrañar. Aportaba innumerable anecdotario jocoso, extraordinarios pifies informativos, y tenía un excepcional sentido del anacronismo. Recordamos con cierta trémula emoción su referencia a los obispos medievales llamando por teléfono… Y no nos extrañaría en absoluto que fuera el autor intelectual del aquel celebrado ejemplo histórico: "Cuando Julio César perseguía a los cristianos…", atribuido a una boca episcopal. Si no lo es, merecería serlo.

Adios, P. Marcó. Vuelva a pensar su vida poniendo como objetivo ser alter Christus. Las sagradas órdenes no incluyen el "vocerato". Búsquese un jefe que no pueda engañarse ni engañarnos.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube