Panorama Católico

La Izquierda Española Menosprecia a Juan Pablo II

No lo soportaron en vida y tampoco en la muerte. Los izquierdistas y separatistas españoles muestran su animadversión contra Juan Pablo mediante todo tipo de gestos, algunos de ellos cometidos ante el silencio de los obispos. Dada la infuencia del modelo español en los gobiernos hispanoamericanos, es de esperar una creciente hostilidad hacia la Iglesia, en especial si el nuevo Papa no es de su gusto.

No lo soportaron en vida y tampoco en la muerte. Los izquierdistas y separatistas españoles muestran su animadversión contra Juan Pablo mediante todo tipo de gestos, algunos de ellos cometidos ante el silencio de los obispos. Dada la infuencia del modelo español en los gobiernos hispanoamericanos, es de esperar una creciente hostilidad hacia la Iglesia, en especial si el nuevo Papa no es de su gusto.

En medio del dolor y del sentimiento por la esperada muerte de Juan Pablo II, los enemigos de éste en España no han cejado en su odio. Mientras que en Polonia los comunistas a los que él contribuyó a derrocar se pliegan ante los deseos populares de homenajear a la figura del Papa, las izquierdas españolas y los separatistas no disimulan sus malos modos con quien se ha pronunciado a favor de la unidad de España (el nuestro fue el cuarto país que más vivitó durante su pontificado), hundió el comunismo y criticó la política laicista del presidente Rodríguez.

El primero es que el Gobierno socialista sólo ha decretado un día de duelo nacional por el fallecimiento de Juan Pablo II, cuando en Brasil, gobernado por el nuevo aliado de Rodríguez, Luiz Inazio Lula, el luto abarca diez días. Varias comunidades han ampliado a tres los días; ninguna de ellas está gobernada por el PSOE ni por los nacionalistas.

El presidente Rodríguez ha guardado su verbo para mejores ocasiones y desde que se produjo la muerte del Papa, el sábado por la noche, no ha hecho ninguna declaración oficial. La cara la han dado la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega y el ministro católico de cuota José Bono.

Gaspar Llamazares ha declarado que basta con un día, ya que España es un Estado laico (en realidad, la Constitución lo define como aconfesional).

Los tres partidos principales que intervienen en la campaña electoral vasca, la coalición PNV y EA, PP y PSE-EE, suspendieron sus actos; sin embargo, Izquierda Unida (cuyo máximo dirigiente, Javier Madrazo, proviene de las comunidades católicas de base), Aralar y el Partido Comunista de las Tierras Vascas, mantuvieron su actividad.

Con tal de no colgar la bandera española, los separatistas, aunque vayan a misa, no muestran el dolor por el fallecimiento del Papa más importante de las últimas décadas. En numerosos ayuntamientos vascos, catalanes y navarros gobernados por los distintos partidos separatistas (PNV, EA, ERC y PSC) no ondea ninguna bandera o sólo lo hace la ikurriña o la senyera, aunque sin crespón alguno. El Ayuntamiento más importante que incumple no sólo la Ley de Banderas, sino, también, el decreto de luto oficial.

En la televisión catalana TV 3, fundada por CiU y dirigida ahora por el Tripartito nacional-socialista, se ha criticado al Papa con las acusaciones de costumbre. Un alto cargo de la Generalidad le reprochó que nunca pronunciase una frase en catalán.

Jordi Pujol reconoció que Juan Pablo II había sido una personalidad y un gran hombre, pero que era “conservador”. No como él, añadimos: progresista, corrupto y corruptor.

El diario ‘El Periódico de Cataluña’ ha dedicado una serie de portadas de mal gusto a Juan Pablo II en estos días. La del domingo se limitó a un titular de una sola palabra: “Adiós”; no se sabe si acompañado de alegría o tristeza. El titular del lunes es: “La Curia expone el cadáver del Papa”.

José Luis Barreiro, ex vicepresidente de la Xunta gallega y ex militante de Alianza Popular, publicó un artículo el lunes en ‘La Voz de Galicia’ (www.lavozdegalicia.es)

en el que afirma que de Juan Pablo II “dentro de pocos años, nadie sabrá decir más que banalidades y récords”. Barreiro, que traicionó a su partido y se unió al PSOE en una moción de censura, fue seminarista y condenado por el Supremo a cinco años de inhabilitación por corrupción.

Lo desazonador es que los obispos de algunas de las diócesis en las que se producen esas afrentas al Papa muerto y a los católicos, como las de Bilbao y Barcelona, callen.

Minuto Digital

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *