Panorama Católico

La liturgia no es tu fuerte, Paco Pepe

Porque hay muchos prejuicios disimulados que subyacen en la cuestión y que la hipotecan. Y curiosamente son los más extremistas, de uno u otro lado, quienes se atreven a explicitar lo que otros piensan o da la impresión que piensan. Aunque no se atrevan a decirlo. Y es peligrosísimo que cuatro orates vengan condicionando algo que es capital en la Iglesia: la santa misa.

Comentario Druídico: Vamos, a no sentirse ofendidos porque Paco Pepe nos llama orates, aunque se equivoca con el número. Somos algunos más que cuatro. Inclusive hay algunos que son orates de cierto nivel, porque no podrás negar, Paco, que el Santo Padre tiene algún nivel. Me refiero al Pío XII, que en Mediator Dei objetó por anticipado las concepciones fundantes de esta fabricación bugniniana que se ha dado en llamar Novus Ordo Missae.

Porque hay muchos prejuicios disimulados que subyacen en la cuestión y que la hipotecan. Y curiosamente son los más extremistas, de uno u otro lado, quienes se atreven a explicitar lo que otros piensan o da la impresión que piensan. Aunque no se atrevan a decirlo. Y es peligrosísimo que cuatro orates vengan condicionando algo que es capital en la Iglesia: la santa misa.

Comentario Druídico: Vamos, a no sentirse ofendidos porque Paco Pepe nos llama orates, aunque se equivoca con el número. Somos algunos más que cuatro. Inclusive hay algunos que son orates de cierto nivel, porque no podrás negar, Paco, que el Santo Padre tiene algún nivel. Me refiero al Pío XII, que en Mediator Dei objetó por anticipado las concepciones fundantes de esta fabricación bugniniana que se ha dado en llamar Novus Ordo Missae.

No hay una misa buena y una mala. Hay una única misa que es la renovación incruenta del sacrificio de Cristo en la Cruz. En la que el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo. Mysterium fidei.

Comentario Druídico: claro, no hay una misa mala. Tampoco hay una comunión mala, ni una confesión mala. El problema viene a estar cuando comulgamos en pecado mortal, o nos confesamos ocultando nuestras culpas graves… ahí el acto santificador se vuelve condenatorio. En sí no puede ser malo celebrar una misa. Pero la liturgia que acompaña el santo sacrificio puede ser impía, y hasta el rito que se dice, por abuso o por ser éste, caso rarísimo el del Novus Ordo, ajeno a la tradición apostólica, invento humano con materiales nobles, solo que armados en función de una concepción teológica errónea. Esto sí es malo.

Se celebre en copto o en armenio, en rito oriental o latino, mozárabe o ambrosiano, por el modo ordinario o el extraordinario. Y eso ocurre cuando un sacerdote, católico u ortodoxo, `pronuncian las palabras divinas sobre el pan y el vino. Aunque no haya lecturas, ni velas, ni casullas, ni cantos… ¿O no era misa la que celebraba en la cárcel cuando conseguía unas gotas de vino y un pedazo de pan aquel santo sacerdote vietnamita que llegó a ser el cardenal Van Thuan?

Comentario Druídico: ¡Qué lío te haces, Paco! Las misas cismáticas son gratas a Dios, al parecer… Bueno, a callar sobre la Hermandad San Pío, Paquito querido, y basta ya de pedir superfluos acuerdos canónicos… ¿no? Pero lo más llamativo es que con ese talante tan español tuyo, que los rioplatenses llamamos pedantería, dices suelto de cuerpo que una misa en situación de necesidad extrema, quizás celebrada en un retrete, es una misa. ¿No notas nada de excepcional en las circunstancias? ¿O crees que el Cardenal Van Thuan rezaría su misa en el retrete aún teniendo disponible el altar mayor de la catedral?  El problema es cuando el altar se convierte, por obra y desgracia de los reformadores, no digo en retrete, pero si en vulgar mesa, y la iglesia en anfiteatro, donde no es posible arrodillarse, por ejemplo, una de las consecuencias arquitectónicas de la misa Novus Ordo, que es coherente con sus principios, como lo demuestran las horrendas iglesias costosísimas que se han construido en los últimos años y que tu, Paco, conoces muy bien y por cierto que no te gustan nada.

La misa, cualquier misa, es santísima ex opere operato. Aunque sea un miserable el sacerdote que la celebre. Y ministros miserables los hay, los ha habido y los habrá.

Comentario Druídico: Elemental, querido Paco, hasta unos orates como nosotros podemos distinguir esto.

La Iglesia, a lo largo de los siglos, ha adornado el sacramento que Cristo instituyó en la Última Cena, conservando lo esencial, lo que le hace sacramento, y añadiendo o suprimiendo lo accesorio según entendía que era conveniente para la dignidad del sacramento y el bien espiritual de los fieles. Nada eso es esencial. Pero ello no quiere decir que sea prescindible a voluntad del celebrante. Y esas decisiones de la Iglesia no son infalibles ni inmutables. Valen lo que valen y mientras valen.

Comentario Druídico: Aquí, amigo Paco, tus conocimientos de liturgia hacen agua. La Iglesia no manipula la liturgia a su gusto. La conserva tal cual la ha recibido de los apóstoles. La liturgia es apostólica, y fue enseñada a los apóstoles por Nuestro Señor, quien a lo largo de los siglos la fue enriqueciendo con su inspiración, por medio del aporte de los santos. Y hay decisiones que sí son infalibles, como el texto de las oraciones comunes, obviamente el credo. Pero no solo el credo. Verás, Paco, que la liturgia tradicional se basa principalmente en los salmos del A.T. y en las lecciones del Nuevo, todos textos inerrantes y por lo tanto infalibles. "Valen lo que valen mientras valen" es un reverendo disparate.

El cubrecáliz era necesario en una iglesia llena de moscas. Hoy esos animalitos han desaparecido de las iglesia urbanas. El lavado de las manos lo exigía un camino polvoriento y en la actualidad es sólo un símbolo de la limpieza con la que se debe llegar al altar. El tiempo del ayuno eucarístico, como respeto a la comunión, no puede, con las misas vespertinas, imponerse desde las 24 horas del día anterior. Y tampoco olvidemos que la primera misa fue vespertina.

Comentario Druídico: Las moscas han desaparecido y las manos del celebrante están limpias… Bueno, tú sabes que el celebrante se lava prolijamente con agua y jabón las manos antes de celebrar. De modo que la cuestión higiénica queda fuera de interés. Claro que las manos del futuro Card. Van Thuan en la prisión, y sobre todo en el retrete no estarían tan limpias. ¿Has oído hablar de los símbolos? Mira, mientras se lava, el sacerdote reza el salmo que dice Labavo inter inocentes manus meas… dilexi decorem domus tuae (ps 25). Es una referencia a la pureza del alma que pide al cielo antes de celebrar el sagrado misterio.

Y a propósito, en mi tierra las moscas no han desaparecido. Será por eso del subdesarrollo…

Todas esas cuestiones, que rodean al entregarse de Cristo a los hombres por amor, renovado en cada misa, es la Iglesia la que tiene potestad para reglamentarlas. Con reglamentación que exige obediencia. En el celebrante y en los fieles.

Comentario Druídico: hasta los orates aceptamos esto.

Pues eso es lo que hay: Santo Sacrificio, autoridad de la Iglesia para regularlo en lo que no es sustancial y obediencia a lo establecido de celebrantes y fieles.

Todo lo demás es accesorio aunque haya cosas que sean, además, importantes. La anarquía celebratoria es impresentable. Y también el que sea consentida por la autoridad correspondiente. Cierto que hoy se da en el nuevo orden hasta extremos que en ocasiones son sacrílegos y hasta pueden hacer dudar de la validez del sacramento. Pero eso no se debe al modo ordinario sino a otros motivos. Que por supuesto deben desaparecer.

Comentario Druídico: Veamos. ¿Qué es lo sustancial? ¿Las palabras de la consagración? ¿Ahí se acaba la liturgia? El modo de recibir la comunión, las disposiciones, la postura, el ayuno, ¿no forman parte de lo sustancial de la liturgia? Quizás no sean lo sustancial de la validez de la misa, pero ¿nos contentaremos con que una misa sea válida y ya…? ¡Qué poco espíritu litúrgico tienes, Paco amigo!

El modo extraordinario, superminoritario y al que asisten gentes muy adoctrinadas y con más que notable nivel cultural, se celebra hoy dignísimamente. Pero los que contamos con unos cuantos años recordamos misas que quitaban la devoción al más piadoso.

Comentario Druídico: ¿Fuera de Madrid no hay vida? ¿Es España el ejemplo de la restauración litúrgica? Pues no me parece. Si en Madrid van gentes muy adoctrinadas y con más que notable nivel cultural, enhorabuena. Donde yo asisto van gentes poco adoctrinadas y sin un gran nivel cultural, y algunos de esos que tu dices también.  La misa es para todos, es la misa que santificó a Europa por 2000 años ¿eran todos esos fieles gente de notable nivel cultural? ¿Has visto las fotografías -ya que no has vivido la experiencia, obviamente- de las misas en lugares de misión? ¿Te impresiona la feligresía como de notable nivel cultural?

Hay consideraciones que son ciertas pero que tampoco se deben exagerar. Puedo aceptar sin problemas que el modo extraordinario sea más reverente con el misterio. Pero si el otro modo tiene la reverencia debida, que la tiene, no parece que se pueda criticar por ello. Si en el tradicional pusiéramos veinte genuflexiones más será todavía más reverente pero no por eso sería mejor. ¿Qué los protestantes se sienten mejor en el nuevo que en el viejo? Es posible. Pero de ahí no se puede concluir que se haya protestantizado la misa. Algunas imprecisiones están en vías de corregirse. como por ejemplo el pro multis. Yo añadiría el consubstantialem , los hombres de buena voluntad y alguna cosa más. Aunque es evidente la resistencia de no pocas conferencias episcopales a aceptar las correcciones.

Comentario Druídico: "puedo aceptar que el modo extraordinario sea más reverente con el misterio…". Aceptas todo, Paco. Aceptas todo. Ya no vale que argumentes más en favor del Novus Ordo. Si es más reverente, pues la otra lo es menos, y ¿qué extraño progreso hemos hecho cambiando una misa reverente por una menos reverente? 

"Alguna imprecisiones están en vías de corregirse". Llamas imprecisiones a errores teológicos deliberados y calcados con notable precisión en todos los idiomas vernáculos. Pues debes saber que esas imprecisiones son de traducción. No están en el misal típico. Las que están allí son inherentes al rito, y tan o más graves de los abusos.

El modo ordinario tiene también aspectos que no pocos consideran positivos. Participa más el pueblo de Dios. Entiende lo que dice el sacerdote, sobre todo en las lecturas. Ventaja también de las lenguas vernáculas aunque ciertamente haya ido en menoscabo de la universalidad. Hoy, habiéndose globalizado tanto la sociedad entiendo que sería bueno que se extendiera el latín a las partes comunes de la misa. De forma que un chino pudiera rezar el Credo con sus hermanos de Barcelona o un español el Padre Nuestro si va a misa en Praga.

Comentario Druídico: O sea, sería bueno que la Misa Nueva se parezca más a la tradicional. Vale. Y que parte se ha beneficiado con las traducciones: ¿las homilías? No, porque eran en vernácula. ¿Las lecturas? Pues estaban en el misal bilingüe, gran instrumento de devoción. Las partes ordinarias las quieres en latín. Menudo progreso para tanto gasto…

Tampoco me parece de recibo la renuencia de no pocos obispos a permitir que en sus diócesis se pueda celebrar por el modo extraordinario si algunos fieles lo reclaman. Lo que da muestra no sólo de su poca sintonía con el Papa sino incluso de algo peor.

Comentario Druídico: Vale. Me ha gustado lo de "algo peor".

Creo en cambio que es una pretensión desorbitada la de que en todas las iglesias se celebre una misa tradicional. En muchas de ellas hay sólo una misa los domingos. Y en muchísimas otras los fieles no la desean. Si protesto de unos dictadores no quisiera que me llegaran ahora otros de signo contrario.

Comentario Druídico: Pues mira, si se rezara la tradicional ya tendrían dos. Y la feligresía en crecimiento, que eso pasa en todo el mundo. No solo en número, sino en calidad, y no me refiero solo a la cultura, sino a la piedad, a apego a la Fe y a la moral católicas. Esto es muy típico de las comunidades de misa tradicional.

Dejemos libertad a los fieles y que los sacerdotes puedan atender el deseo del pueblo de Dios, en el sentido que sea sin miedo al báculo. Y ya es triste que haya obispos que no lo utilicen nunca salvo para hacerlo sentir sobre un buen sacerdote.

Comenario Druídico: Vale, pero no sea solo el "pueblo de Dios" sino la liturgia que Dios quiere, y que ha encomendado a la tradición de la Iglesia.

Creo, como final, que ya es hora de que unos y otros cesen en lo que subyace en el fondo de sus posturas. Unos tienen que deponer sus reservas hacia el novus ordo. Que es tan santo como el otro.

Comentario Druídico: ¿Por qué? ¿El Novus Ordo destruyó la Iglesia en 50 años y nos pides que depongamos nuestras reservas? Tú mismo pedías párrafos atrás agregarle latines, ¿notas que le falta algo? ¿Vamos a deponer nuestra lucha contra el error porque quieres quedar bien con todos? Pues, no, amigo Paco. No ahora que se ha dado vuelta la corriente, menos aún. El Novus ordo es centrífugo, desparrama a los fieles en un humanismo indiferentista. El rito tradicional es centrípeto, y su centro es Dios.

Yo estoy convencido de que quien cree que la misa del postconcilio es herética está fuera de la Iglesia. Y he conocido personas que se quedaban sin misa dominical antes que asistir a una de las que se celebraban en su ciudad.

Comentario Druídico: Falta precisión en tus afirmaciones. Generalizas demasiado. Muchas nuevas misas son indudablemente heréticas e inválidas. Otras no. Y eso ya habla mal del rito, que puede hacerse de goma con tanta facilidad. Por eso, mucha gente no asiste al Novus Ordo y santifica la fiesta como puede. ¿Y como asistiría si están convencidos -tan convencidos como tú- de que el Novus Ordo no es grato a Dios? 

Y otros tienen que abandonar ese odio patente hacia una misa con la que durante bastantes siglos se santificó la Iglesia. El Santo Sacrificio de la Misa no puede enfrentar a quienes en ella recibimos el Cuerpo de Cristo. Que cada uno pueda asistir a la que más le lleve a Dios sin pretender imponer a los demás el camino hacia ese Dios. Porque las dos misas llevan a Él. Y si alguno se siente feliz en ambas, como me ocurre a mí, pensará como yo que son absurdos esos enfrentamientos.

Comentario Druídico: "el Santo Sacrificio de la Misa no puede enfrentar a quienes recibimos el Cuerpo de Cristo".  Bella frase, pero inconsistente. Si no nos enfrentamos por el Santo Sacrificio, ¿por qué habríamos de enfrentarnos? ¿No es la defensa del Santo Sacrificio causa suficiente de enfrentamiento con quienes van en contra de la dignidad de la Sagrada Liturgia? Por eso te enfrento, Paco, porque minimizas, confundes, y hasta maltratas a los defensores de la misa, llamándolos orates…

Dedícate a tus chismes de obispos, que es lo que mejor te sale. 

Fuente del Texto: La Cigüeña de la Torre.

Comentarios de Panoramix.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *