Panorama Católico

La Maquinaria de Publicidad detrás de Greta Thumberg

En cuestión de meses, Greta Thunberg pasó de ser una chica solitaria que protestaba frente al Parlamento sueco a convertirse en un fenómeno internacional. Este ascenso abrupto no fue un proceso natural, a pesar de que los medios nos quieran convencer de lo contrario.

Detrás de Greta existe una poderosa maquinaria controlada y respaldada por poderosos personajes internacionales e importantes financistas. Dicha maquinaria de relaciones públicas le ha permitido a Greta aparecer en las portadas de revistas, ser el tema principal de miles de artículos, fotografiarse con líderes mundiales y dar discursos en organizaciones de élite como, por ejemplo, Las Naciones Unidas.

Es posible que Greta se preocupe por el bienestar del planeta de manera genuina, pero su mensaje es cuidadosamente elaborado por aquellos que la controlan a fin de generar una respuesta específica por parte de la juventud. En resumen, Greta es la cara visible de una estrategia de marketing superior, la cual consiste en un esfuerzo internacional coordinado para vender la idea del calentamiento global bajo los paradigmas del miedo, el pánico y la urgencia.

Antes que nada, siento la necesidad de aclarar que no soy ni un negacionista ni un activista climático, ya que ésa no es mi área de conocimiento. Nunca he analizado la información en lo que respecta al cambio climático y su correlación con las actividades del hombre. No me encuentro calificado para hablar acerca de este tema y, por lo tanto, no lo haré.

Mi área de conocimiento son los medios de comunicación masiva y su relación con el poder. En el artículo “LÉASE PRIMERO” de este sitio, explico por medio de citas relacionadas al campo de la comunicación (por ejemplo, citas de Edward Bernays) cómo los medios de comunicación masiva son utilizados para formar y moldear una opinión. La aparición de Greta en los asuntos de trascendencia internacional es un ejemplo perfecto de “establecimiento de la agenda”, el cual se define así:

El establecimiento de la agenda consiste en la creación de concientización y preocupación públicas con relación a temas de interés por parte de los medios de comunicación masiva. Así también, el establecimiento de la agenda describe la forma en la que esos medios intentan influenciar a la audiencia y establecer una jerarquía de prevalencia de noticias. Existen dos supuestos en toda investigación con respecto a este tema:

  • La prensa y los medios no reflejan la realidad; la filtran y le dan forma.
  • La dedicación de los medios a ciertos temas lleva a la audiencia a creer que dichos temas son más importantes que otros.

Una representación clásica de la teoría del establecimiento de la agenda

La mayoría de los canales de comunicación se encuentran bajo el control de un grupo de megacorporaciones, lo cual facilita la tarea de la élite de saturar al mundo con un mensaje específico; y el ascenso abrupto de Greta es el resultado de este tipo de saturación. De hecho, todos sus movimientos son una prueba innegable del alcance y poder extremos que tienen los medios de comunicación masivos hoy en día, y cómo por medio de éstos se pueden crear movimientos multitudinarios de la nada.

La agenda de los medios de comunicación masivos es particularmente eficaz sobre aquellos que no han desarrollado un sentido agudo de pensamiento crítico; éstos son, en particular, los jóvenes. El fenómeno Greta fue hecho a medida para alcanzar a este grupo específico de la sociedad.

He aquí una mirada al ascenso de Greta.

Vida Familiar

La joven Greta posa junto con sus famosos padres para una revista. Nótese el gesto de taparse un ojo que hacen ambas niñas

El padre de Greta es el actor Svante Thunberg, cuyo padre es el actor y director Olof Thunberg. Su madre es la famosa cantante de ópera Malena Ernman, quien se transformó en una celebridad en el Festival de la Canción de Eurovisión del año 2009. En 2010, recibió el título de “Hovsångerska” (“cantante de la corte”) por parte del rey Carl XVI Gustaf de Suecia.

Malena en el Festival de Eurovisión 2009. Nótese el ojo tapado de las acompañantes. Eurovisión ha sido siempre propaganda oculta de la élite

Ernman en la portada de la revista Vi. La cita bajo su rostro lee: “Todos vendemos nuestra alma al diablo”. No podría inventarlo, aunque quisiera

En 2017, Ernman ganó el premio “Heroína del Medio Ambiente” del Fondo Mundial para la Naturaleza gracias a su “participación en las cuestiones relativas al clima en los últimos años”. Un año después, la hija de Ernman de 16 años protesta frente al Parlamento sueco. Así comienza el tornado perfecto.

Ascenso

El 20 de agosto de 2018, Greta Thunberg se sentó frente al Parlamento sueco con un cartel que decía “Huelga de estudiantes por el clima”. Cuatro días más tarde, su madre publica el libro “Nuestra casa está ardiendo: historia de una familia y de un planeta en crisis” (Título original: “Scenes from the Heart”).

Portada del libro de Ernman

Escrito como una “autobiografía familiar”, el libro toca varios temas, tales como el síndrome de Asperger de Greta, el cual Ernman describe como un “superpoder”. En un extraño párrafo, Ernman asegura que Greta puede ver el dióxido de carbono que emana de los vehículos y los edificios.

La perfecta coordinación entre la protesta de Greta y la publicación del libro no es coincidencia. Y la protesta de Greta no pasó inadvertida.

El mismo día de la primera protesta, una página de Facebook llamada “No tenemos tiempo” (“We don’t have time”), una “red social por el cambio climático”, publicó una foto de Greta. El administrador de la página es Ingmar Rentzhog, un especialista en marketing financiero.

Rentzhog en una de las protestas por el clima

Rentzhog es también el presidente de la Junta del Desafío Global, un think tank (“usina de ideas”) que promueve “el desarrollo sustentable en el marco de lo social, económico y ambiental”. Dicha Junta del Desafío Global fue fundada por una política y economista sueca, Kristina Persson, la hija de Sven O. Persson, político y empresario multimillonario.

Respaldado por esta maquinaria, la historia de Greta obtuvo de manera inmediata una profunda atención de los medios en Suecia y, poco después, en el mundo. Luego de un par de meses de protestas semanales, Greta se tomó un año sabático del colegio para dedicarse de forma exclusiva al cambio climático, y comenzó un tour por las ciudades de Europa.

Durante estos eventos, se vio varias veces a una mujer “aconsejando” a Greta: Luisa-Marie Neubauer.

Luisa-Marie Neubauer junto a Greta

Neubauer es miembro de La Campaña ONE, una organización que dirigen Bill Gates y Bono, y que es en gran parte financiada por la Open Society Foundations de George Soros.

En el sitio web de verificación de datos de la agencia de noticias Associated Press, un artículo con el extraño título “La activista climática Greta Thunberg no es manipulada” asegura que Luisa-Marie Neubauer no manipula a Greta. Sin embargo, admite que Neubauer está relacionada con esta organización financiada por Soros.

Según el sitio web de la Fundación de Bill y Melinda Gates, “La Campaña ONE tuvo su origen en las conversaciones entre Bill Gates y Bono a principios de los 2000 acerca de la necesidad de que los estadounidenses estén más informados sobre la pobreza extrema en el mundo”. La Campaña ONE está conectada con Soros, fundador y presidente de Open Society Foundations, que trabaja para consolidar las democracias.

Brooke Havlik, un encargado de comunicaciones de Open Society Foundations, contó a Associated Press que la organización ha donado 10 millones de dólares a La Campaña ONE desde el año 2011.

(Fuente: Associated Press: “Climate Activist Greta Thunberg does not have a ‘handler’”)

Gracias a estas conexiones poderosas, Greta ascendió vertiginosamente al escenario mundial. Dio discursos en las charlas TED X, el Parlamento Europeo, las Naciones Unidas, e incluso fue nominada a un Premio Nobel. También conoció a líderes mundiales y celebridades en todo el mundo, incluido el Papa.

Por supuesto, los medios de comunicación masiva pusieron todo su esfuerzo en transformar a Greta en un ícono imperecedero a medida que se inmortalizaba en las portadas de revistas de todo el mundo

.

Greta en la portada de la revista i-D. Nótese el gesto de taparse un ojo

Otra foto de Greta. Una mano fuera de escena arroja una sombra sobre uno de sus ojos. Muy simbólico

De una chica solitaria que protestaba frente al Parlamento sueco, Greta pasó a ser una figura de heroísmo y martirio

Luego del tour por Europa, Greta navegó a bordo de un barco hacia América, donde fue aclamada como una heroína, generando adonde fuera protestas y huelgas de la juventud por el clima.

Gracias a los medios de comunicación masiva, Greta se convirtió en un factor importante dentro de las políticas locales y la política internacional, y logró que el cambio climático tuviera un lugar prioritario en el mundo occidental.

Pero ¿Cuál es exactamente el papel de Greta en la gran maquinaria?

El papel de Greta

Aunque haya muchos dispuestos a negar de modo vehemente esta realidad (porque atenta contra su agenda), Greta es un simple títere. Es controlada y financiada por gente poderosa a fin de promover una agenda específica. Esta agenda no lidia con el cambio climático en sí, sino con el cambio climático desde un ángulo muy específico.

Greta describió su propio rol en un discurso en el (selecto) Foro Económico Mundial:

“Los adultos siguen diciendo que tienen una deuda con los jóvenes: la deuda de darles esperanza. Pero yo no quiero su esperanza. Yo no quiero que se sientan esperanzados. Yo quiero que sientan pánico. Yo quiero que sientan el miedo que yo siento cada día.”

Pánico y miedo: Dos palabras que conducen a tomar decisiones apresuradas e irreflexivas por culpa de emociones negativas. Y este miedo y este pánico están siendo minuciosamente inculcados en los jóvenes, creando así una generación convencida de que el mundo está ardiendo.

Una joven estudiante protestando: el público al que Greta apunta

Greta es el rostro visible de un empuje masivo a través de los medios de comunicación y del sistema educativo para convencer a los niños que “su casa está ardiendo”. Ya que los niños absorben la información que se les provee sin objeción alguna, este empuje ha creado un nuevo fenómeno del que preocuparse: la eco-ansiedad.

Una portada de la revista i-D sobre de la eco-ansiedad

En vez de disfrutar su infancia, los niños crecen con un sentimiento de angustia e inevitable fracaso. Los investigadores ya han comenzado a relacionar la preocupación por el medio ambiente con casos de ansiedad, depresión e incluso suicidio. La misma Greta transmitió este sentimiento en su discurso ante las Naciones Unidas:

“Cómo se atreven. Ustedes robaron mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías”.

Más allá del hecho de que Greta pueda estar genuinamente preocupada por el cambio climático, aquellos que la respaldan tienen un objetivo mucho más perverso: crear una generación ansiosa y depresiva, permitiendo así a la élite implementar medidas drásticas, ya sean aumentos impositivos o pérdida de las libertades individuales. Y no nos olvidemos el principal interés detrás de todo esto: la creación de un único gobierno mundial manejado por dicha élite… a fin de combatir el cambio climático, claro está.

Conclusión

A toda persona que se atreve a echar una mirada crítica al fenómeno Greta se lo contradice de manera inmediata objetando: “¿Cómo te atreves a maltratar a una chica autista?” o “Eres un negacionista del cambio climático”. Como se dijo al comienzo, este artículo no trata sobre Greta, su aspecto o su salud mental, sino sobre aquellos que la respaldan, esa poderosa maquinaria que la convirtió en la heroína de los medios de comunicación.

Asimismo, este artículo no trata sobre el cambio climático en sí u otros asuntos medioambientales, sino sobre el modo específico en que dicho cambio climático se “vende”: bajo los paradigmas del miedo, el pánico y la urgencia. Al igual que todo asunto relevante, la contaminación debe lidiarse de manera inteligente, atacando las raíces del problema. En los Estados Unidos, los sectores de transporte, industria y energía eléctrica son responsables del 80% de las emisiones de gases del efecto invernadero. En otras palabras, las organizaciones pertenecientes a la élite son las más contaminantes hoy en día; son ellas las que liberan toneladas de dióxido de carbono al aire y arrojan toneladas de desecho tóxico a los arroyos. En vez de enfrentar a estas industrias, la élite nos exhibe a una chica autista, la muestra junto a líderes mundiales que aplauden sus discursos e incentiva el miedo en los más jóvenes.

¿Por qué? Porque lo que realmente buscan es control y sumisión. Y la mejor forma de hacerlo es creando una población sumida en pánico y terror que ruegue a los gobiernos que solucionen sus problemas.

Autor: viligantcitizen.com

Traducción Dolores González Calvo

Read in English

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *