Panorama Católico

La Política de Jeremías

Así como Jeremías es el profeta del Viejo Testamento para las últimas dos semanas de cuaresma, también es el profeta para los tiempos modernos. El que él sea el profeta de las dos últimas semanas de la cuaresma es evidente de la liturgia de la Semana Santa en donde, para expresar su pena por la Pasión y Muerte de Nuestro Señor, la Madre Iglesia elabora recurrentemente en las «Lamentaciones» de Jeremías por la destrucción de Jerusalén en 588 A.C.

Así como Jeremías es el profeta del Viejo Testamento para las últimas dos semanas de cuaresma, también es el profeta para los tiempos modernos. El que él sea el profeta de las dos últimas semanas de la cuaresma es evidente de la liturgia de la Semana Santa en donde, para expresar su pena por la Pasión y Muerte de Nuestro Señor, la Madre Iglesia elabora recurrentemente en las «Lamentaciones» de Jeremías por la destrucción de Jerusalén en 588 A.C. El que Jeremías sea el profeta de nuestros tiempos es la percepción del Cardenal Mindszenty, sin duda porque el Cardenal vio que los pecados de su propio mundo merecían más las denuncias de Jeremías que aquellos de Judá, encaminándonos con la misma certezaa la destrucción de nuestra actual vida de pecado.

Actualmente, en el dominio de la política y la economía, algunos comentaristas hoy en día (accesibles a través de internet) claramente ven cómo esa destrucción se acerca, pero no relacionan esto con la religión porque ya sea ellos, o la mayoría de sus lectores, empezando desde abajo, no piensan en las cosas de arriba. Jeremías, por el contrario, empezando desde arriba con su llamada dramática por Dios (Capítulo I), ve a la política, a la economía, a todo, a la luz del Señor Dios de las Hostias. Por lo tanto, después de denunciar incesantemente la horrenda perfidia de Judá y sus pecados en contra de Dios y después de anunciar el castigo de Judá en general (Cap. II-XIX), hace algunas profecías políticas en lo particular: los ciudadanos de Judá serán capturados y llevados a Babilonia (XX), con su Rey Sedecías (XXI), y los Reyes Joacáz, Joakim y Joaquín serán castigados también (XXII).

Dichas profecías no hacen a Jeremías muy popular. Los sacerdotes de Jerusalén lo arrestan (XXVI), un falso profeta lo reta (XXVII), el mismo Rey Joakím busca destruir los escritos del profeta (XXXVI), y finalmente los príncipes de Judá lo arrojan a un pozo lleno de lodo para que muera, del cual es rescatado únicamente por un Etíope (XXXVIII). Inmediatamente Jeremías se aventura de vuelta a la política, pidiendo con insistencia – en vano – la rendición del Rey Sedecía a los Babilonios, hecho que le hubiera ahorrado mucho sufrimiento.

Obviamente a las autoridades religiosas y seculares de la decadente Jerusalén no les gustaba lo que el hombre de Dios les decía, pero por lo menos tenían un sentido suficiente de la religión como para tomarlo en serio. ¿Acaso no, hoy en día, la Iglesia y el Estado lo tacharían de «loco religioso» y le dirían que se «mantuviera afuera de la política»? ¿No será que tanto la Iglesia como el Estado han deslindado a la política de la religión de tal manera que no pueden ver hasta que punto tan profundo sus políticas sin Dios están marcadas por su propia falta de piedad? En otras palabras, la relación de los hombres con su Dios impregna y gobierna todo lo que hacen, aún cuando esa relación por parte del hombre es una de total indiferencia hacia Dios.

Así es que si cualquiera de nosotros sigue este año un Oficio de «Tinieblas» («oscuridad»), permitan que el dolor de Jeremías por la Jerusalén desperdiciada evoque para nosotros no solamente el dolor de la Madre Iglesia por la Pasión y Muerte de Nuestro Divino Salvador, sino también el dolor inmensurable del Sagrado Corazón por un mundo entero que se hunde en los pecados, lo cual traerá sobre sí su total destrucción, a menos que atendamos el llanto lastimero de «Tinieblas»: «Jerusalén, Jerusalén, vuelve al Señor tu Dios».

Kyrie eleison.

Fuente: Comentarios Eleison Nº  141, 25 de marzo de 2010.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
03/04/2010 a las 20:05

Senadora oficialista: «que la Iglesia no tenga apoyo estatal»
INFOBAE. Sabado 3 de Abril

Una senadora oficialista quiere que la Iglesia no tenga apoyo del Estado
Proyecto de la senadora Adriana Bortolozzi

Se trata de la legisladora Adriana Bortolozzi de Formosa. Elaboró un proyecto para que «pierda status público» y no reciba más aportes del fisco. Asegura que se va a «separar definitivamente al Estado» del clero

Crédito: Télam

Una senadora del oficialismo impulsa un proyecto de ley para que la Iglesia Católica deje de recibir apoyo financiero del Estado y pierda definitivamente el » status público».

La legisladora por Formosa Adriana Bortolozzi busca activar el debate en el Congreso de un proyecto que elaboró en 2006 para «cambiar el status jurídico de la Iglesia».

«El problema es que como los católicos no ponemos nada de nuestro bolsillo, no nos comprometemos con nuestra religión. Pienso que eso deberíamos revertirlo. De a poco, los fieles deberíamos aportar más a la Iglesia y lograr la separación de la Iglesia y el Estado, por el bien de todos», sostuvo la senadora.

Uno de los principales objetivos de la iniciativa es que el Estado deje de financiar a la Iglesia, según publicó Parlamentario.com.

Según indica la propuesta, «la Iglesia Católica y las demás entidades religiosas «no necesitan asignaciones» del Estado para subsistir y «son capaces de adquirir bienes».


Comentario: ¡De acuerdo! Si este gobierno nos sigue dando su «apoyo» estamos fritos. Dejennos sin él…



    Anónimo
    04/04/2010 a las 21:14

    ¿BASTA DE APORTES?
    Dios la oiga, así puede ser que nuestros Obispos susciten algún general que corte el nudo gordiano de la iniquidad política de esta cacacracia.

    Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *