Panorama Católico

La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo

La Iglesia Católica celebró una vez más el 8 de abril  ppdo. la histórica resurrección de su divino Fundador. En este artículo nos  proponemos destacar algo, pero previamente aunque nada parezca tener que ver  con el tema, transcribiremos a continuación algunos párrafos del Martirologio  Romano.

La Iglesia Católica celebró una vez más el 8 de abril  ppdo. la histórica resurrección de su divino Fundador. En este artículo nos  proponemos destacar algo, pero previamente aunque nada parezca tener que ver  con el tema, transcribiremos a continuación algunos párrafos del Martirologio  Romano.

     

  1. “En       Roma, durante el imperio de Alejandro, santa MARTINA, después de ser       atormentada con diversos suplicios, fue finalmente degollada
  2.  

  3. En   Roma, en la Vía Apia,  imperando Diocleciano, 30 SOLDADOS recibieron la corona del martirio.
  4.  

  5. En  Tomis del Ponto, imperando Licinio, fueron martirizados los 3 santos  hermanos ARGEO, NARCISO y el niño MARCELINO, mortalmente herido con azotes y maltratado mucho tiempo en la cárcel y por último sumergido en el mar, consumó el martirio; sus hermanos fueron pasados a cuchillo.
  6.  

  7. En  Roma, siendo emperador Juliano, santa DAFROSA,  mujer del mártir san FLAVIANO; y  la madre de las vírgenes y mártiresBIBIANA y DEMETRIA; la cual después del martirio de su marido fue desterrada y últimamente degollada.
  8.  

  9. En  África, la conmemoración de MUCHÍSIMOS SANTOS MÁRTIRES, que en la persecución de Severo, fueron amarrados a sendos palos y consumidos por el fuego
  10.  

  11. En Roma, santa TACIANA mártir, la cual imperando Alejandro, despedazada con  garfios, expuesta a las fieras, y echada al fuego pero quedando ilesa, fue finalmente pasada a cuchillo,”

Baste a nuestro propósito este botón  de muestra. En el Martirologio se da cuenta del martirio de unos 2.000 fieles,  número insignificante comparado con los millones que consigna HILAIRE en su  obra “La Religión Demostrada”.  Pero aunque no fueran más que unos pocos miles, ellos serían de suyo suficiente  prueba de la RESURRECIÓN DE  NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

En efecto: fácil es imaginar lo que  hubiera sucedido el lunes, a menos de 72 horas de su crucifixión, si EL, no  hubiera resucitado.

Los guardias romanos destacados por  Pilato, habrían ido a informar a los judiós, que NO HABÍAN SUCEDIDO NOVEDADES  DIGNAS DE MENCIÓN: contra lo que pudieron pensar, los discípulos no intentaron  robar el cadáver y la piedra que cerraba el acceso al sepulcro, seguía en su  lugar tal como lo estaba desde el viernes pasado.

Y sin que pueda caber dudas, no  mucho después, el cadáver de Cristo hubiera sido   -para ludibrio de sus crédulos seguidores-  expuesto con gran regocijo, en la plaza pública.

El Apóstol TOMÁS, confirmadas sus  sospechas, se habría burlado de Pedro y los demás.”Que tal? Hemos estado  perdiendo lamentablemente el tiempo; grueso error fue de nuestra parte haberlo  tomado en serio a este delirante, que se creía Dios y que iba a resucitar de  entre los muertos!”-

 Si así pues hubiera sido la  historia, ¿quién HUBIERA SIDO TAN ESTÚPIDO DE MORIR POR ÉL?. Desde ya que  nadie, y por eso iniciamos esta nota citando algunos testimonio del Martirologio.

Pero…¿y los miles que murieron por  Mahoma y los miles que murieron por Napoleón? Y bien: todos esos miles no  fueron MÁRTIRES, sino COMBATIENTES derrotados en el campo de batalla.


Nota: los mártires no son la única prueba de la  resurrección del Señor; también lo son las apariciones de su Santísima Madre,  igualmente resucitada de entre los muertos.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *