Panorama Católico

La sombra de Mel Gibson

Tiene 54 años, es alto y corpulento. Viste casual y habla bajo, casi sin vocalizar. Parece algo distraído, aunque él lo atribuye al jet lag. Mel Gibson emborrona casi frenéticamente un cuaderno mientras contesta a preguntas de todo tipo. Educado y serio, como suelen ser siempre los americanos en este tipo de encuentros con la prensa, sonríe y evita los temas polémicos. Ha pasado por Madrid, para presentar su último trabajo como actor, Al límite.

Tiene 54 años, es alto y corpulento. Viste casual y habla bajo, casi sin vocalizar. Parece algo distraído, aunque él lo atribuye al jet lag. Mel Gibson emborrona casi frenéticamente un cuaderno mientras contesta a preguntas de todo tipo. Educado y serio, como suelen ser siempre los americanos en este tipo de encuentros con la prensa, sonríe y evita los temas polémicos. Ha pasado por Madrid, para presentar su último trabajo como actor, Al límite.

– ¿Por qué ha estado ocho años retirado de la pantalla y vuelve con esta historia tan dura?

– Pues porque el guión me atrapó, eso lo primero, y segundo porque no he encontrado estos años un papel que me interesase. No ha sido un retiro, sino que me he dedicado más a la labor creativa, con La Pasión de Cristo y Apocalypto. Dirigir es lo que más me gusta.

– ¿Por qué?

– Simplemente es hacer más. Tienes más responsabilidad, da más quebraderos de cabeza, es estresante. Trabajas más y ganas menos. Sin embargo, yo creo que uno se siente más realizado. Es más creativo. Es como ser el chef en lugar del huevo que utiliza el cocinero.

– Su personaje de ‘Al límite’ vive en parte el sacrificio cristiano, pero también lo hemos visto en películas como ‘Invictus’ o ‘Gran Torino’. ¿Qué cree de este concepto de sacrificio?

– El concepto cristiano es de autosacrificio… Se ha dicho que el mayor sacrificio es dar tu vida por otro. Recuerdo haberme dado cuenta de eso a una edad muy temprana, cuando leí en los periódicos la historia de un soldado que se había lanzado sobre una granada para salvar a sus compañeros de la trinchera. Y me parecía algo imposible, pero, a su vez, me removía. Creo que es el mejor final que puedes tener: dar tu vida por tus amigos, por otros. Y éste es un tema, una experiencia humana que se puede tratar en las películas.

– Se ha rumoreado que puede haber una continuación de ‘La Pasión de Cristo’ o bien una secuela con la vida de la Virgen o sobre la Resurrección. ¿Tiene Mel Gibson algo que ver?

– Creo que otra persona está produciéndolo y dirigiéndolo, pero no sé en qué punto está.

– ¿Y no ha pensado en hacer una secuela o segunda parte…?

– No, no lo he pensado, pero es una gran historia, desde luego. No lo descarto. Quizás más adelante empiece con eso.

– Como director católico, qué opinión le merecen dos temas de actualidad española: que las adolescentes de 16 a 18 puedan abortar sin el consentimiento de sus padres y que se quieran prohibir los crucifijos en los colegios públicos.

– ¿Cómo se puede prohibir eso? ¿Eso no es un tipo de discriminación?

– Dígamelo usted.

– Me parece bastante extraño que sea así. No sé exactamente cómo es este tema. Opinar sobre la política de otro país sin conocerla en profundidad es peligroso. Cuando he hablado de estas cuestionas he acabado recibiendo un mazazo en la cabeza, por lo tanto prefiero no pronunciarme sobre esto.

– ¿Y sobre el aborto tampoco?

– Bueno, tengo ocho hijos, ya se puede imaginar cuál es mi opinión sobre el aborto.

– Es innegable que usted suele ir a contracorriente. ¿Cree que Hollywood castiga o perdona o ningunea a los cineastas como Mel Gibson, que hacen lo que quieren?

– Habla de Hollywood como si fuera una cosa o un grupo de personas en concreto. Pero no es así, es un sitio plano con muchos edificios. Antiguamente los estudios estaban ahí pero ahí ya no se hace casi nada. Ahora hay carta blanca. Si tienes una buena idea y dinero, puedes hacer casi cualquier cosa. Es una cuestión de trayectoria, de la credibilidad que uno adquiere con el tiempo, por eso dicen que yo hago lo que quiero.

¿Qué le queda por hacer en su carrera?

– Lo que tengo son retos y desafíos. Es bueno pensar que los tengo por delante y que me quedan por hacer aunque aún no sepa cuáles son. No sé siquiera si saldrán bien o no. En la vida o sales a flote o te hundes. Eso intento yo.

– Tiene en común con Clint Eastwood, Warren Beaty, Robert Redford el hecho de ser grandes actores que se han pasado a la dirección donde han hallado más reconocimiento. ¿A qué lo atribuye? ¿Es la de ustedes una progresión natural?

– Para mí lo ha sido, pero hay muchos grandes actores que no lo hacen. Yo no pensé que acabaría dirigiendo, pero una vez probado vi que me encantaba. Puedes ser menos autoindulgente, no piensas sólo en ti mismo, sino en la película entera.

– ¿Cuáles cree que son las principales aportaciones que hace un director que antes ha sido actor al dirigir? ¿Qué es lo más importante?

– Lo más importante es la comunicación. Tienes que ser capaz de comunicar de forma muy clara y precisa qué es exactamente lo que quieres. De otro modo, ¿cómo pueden ayudarte? La comunicación es la habilidad más importante que necesita un director.

– Hablando de comunicación, su personaje en ‘Al límite’ tiene mucha comunicación no verbal, ¿cómo lo trabajó?

– No todo está en el guión, no puedes contarlo todo. Muchas cosas tienen que quedar sugeridas, no mostradas, eso como actor te ayuda a crear el personaje. Y como espectador te ayuda a comprenderlo.

– Todas sus películas como director son históricas, la última, la que va a hacer de vikingos. ¿Encuentra en el pasado una buena vía de comunicación?

– Yo lo que quiero hacer es crear un mundo donde yo puedo realizar o contar una historia. Y la historia se repite y las historias se repiten dentro de la historia. Pero mi objetivo principal es contar una historia que cinematográficamente sea atrayente. Eso es lo más importante.

– Hemos hablado de su trabajo como actor y como director pero como productor, a través de Icon, ¿cómo se implica en cada proyecto?

– Yo veo todo lo que pasa por la productora. Pero hay muchas cosas en las que no tengo una participación muy directa. El director general y el consejero delegado sí que están al día y me van informando. No puedo estar metido en el día a día.

– ¿Sobre la cuarta entrega de ‘Mad Max’ puede contar algo?

– Cené con el director el otro día y charlamos. Es lo que puedo decir por ahora… (risas)

Entrevista de B.E. Casas y J.J. Martin / La Gaceta,  España. Visto en Religión en Libertad

 

Comentario Druídico: La sombra de Mel Gibson responde aquí. Elusivo sobre el tema de los crucifijos por temor al “mazazo en la cabeza”, obvio al hablar del aborto, defensor de la imagen de Holliwood, hasta tolerante con quienes pretenden hacer una segunda parte apócrifa de La Pasión… Es la demostración viva de que no se puede ser católico y liberal.Mel Gibson nunca se convirtió completamente, y en su situación las presiones han de ser terribles.

Que sus méritos como artista católico le valgan su conversión definitiva.

 

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
05/02/2010 a las 1:38 am

Sedevacantismo y Mel Gibson.
Hay que entender que el pobre Mel nunca se convirtió definitivamente.
Cuando era practicante de misa tradicional era sedevacantista, esto es, formalmente cismático aunque quizás no hereje.
Una de las tantas taras del catolicismo de hoy…
Si se fijan bien, siempre al sedevacantista, tarde o temprano, le salta la ficha. Síganlos de cerca y tarde o temprano reconocerán la hilacha.
Un ex sacerdote de la HSSPX, del que hace poco sabemos de su sedevacantismo que mariconamente escondió hasta que lo echaron, hoy se convirtió en “injuriador” oficial (sin argumentos sólidos), de lo mejor que tiene la misma Hermandad.
Insisto, tarde o temprano el sedevacantismo, en el ímpetu de llevar agua para su molino, saca a la luz sus propias taras. No lo pueden evitar. Así es la cosa.



    Anónimo
    05/02/2010 a las 2:13 am

    sedevacantismo y mel gibson
    totamente de acuerdo!!!



      Anónimo
      13/02/2010 a las 6:52 pm

      CADA LOCO CON SU TEMA.
      Me es simpático y a la vez desconcertante como una opinión hacia este Señor fue causa de tales discusiones y ambiguedades. Todos y cada uno desea tener la razón y tal pareciera que nos quieren convencer de su verdad, pero bueno yo no quiero ampliar en ese tema.

      Solo quiero dar mi punto de vista respecto a Mel Gibson.

      Pienso que como nos dejo prendados con la gran pelicula que como Católico dirigió y produjo deseamos que sea algo que nosotros mismos no somos… Buenos Católicos …también nosotros no sabemos dar testimonio con nuestra vida de que somos Católicos Tradicionalistas y no solo de palabra sino también de Obra y puedo asegurarles que tal vez el sea mas salvo que muchos otros ya que mientras nosotros discutimos y emitimos un Juicio acerca de su vida ya habra almas generosas que oren y pidan el Perdón y la Misericordia de Dios parea con el, mientras que yo aqui estoy condenandome un poquito mas por juzgar y condenar a mi prójimo, por tal motivo creo que yo soy mas pecador; pero bueno digo los mismo de arriba ” Cada loco con su tema “.

      Vemos la paja del ojo ajeno pero no la propia.

      Deo Gratias.

      ALGUIEN



        Anónimo
        15/02/2010 a las 12:58 pm

        Qué quieren que digamos
        Qué quieren que digamos nosotras las mujeres…. Es muy buen mozo y le personamos todo…



          Anónimo
          11/03/2010 a las 4:45 pm

          Mel Gibson
          Dios se vale de muchos instrumentos para lograr sus fines. En este caso Mel Gibson fue un instrumento para hacer una película espectacular que fue “La Pasión de Cristo”, que llegó a millones de personas y convirtió a muchas. Si Mel Gibson ahora no es un católico coherente, si es sedevacantista… no nos corresponde a nosotros juzgarlo. Habrá que rezar mucho por su conversión y su vuelta a la verdadera Iglesia.
          Saludos en Cristo y María.
          Candelaria



    Anónimo
    05/02/2010 a las 11:01 am

    Qué hay que entender del sedevacantismo?
    Amigo, no le voy a discutir lo obvio, esto es: es de maricón el permanecer en un sitio donde no se puede reconocer la propia adhesión al sedevacantismo y aceptar ese silencio. También parece un poco trolo quien en vez de marcharse valientemente se “hace” echar contestándole a drede cartas a los superiores imitando a Castellani (hasta usa boina el loquito…) y citando al Martín Fierro como respuestas. Él sabía perfectamente que así lo echarían pero incrementando su clientela, y eso hizo. Luego, se victimizó porque lo echaron! Se entiende?
    Por lo demás, el sedevacantismo es una tara moderna, más liberal de lo que se cree, además de profundamente judaizante.

    – Judaizantes justo ellos?
    – Sí señor. Vea que viven enrollados en intríngulis retóricos que al estar prendidos con débiles alfileres necesitan de más retórica y así hasta el infinito. Olvidan el espíritu, la Gracia, pues en ellos prima la letra. Son pelagianos de pies a cabeza.
    – Pero si ellos son los que acusan a todos de filo-judíos!
    – Sí, pero le reitero: con argumentos pasteleros. Ven filo-judaizmo en esa torpe reiteración de las visitas a sinagogas pero no en el espíritu formalista y des-graciado que antes le comenté y que es el que primó en el Senaderín. Haga la prueba de tartarlos y vea por usted mismo por qué se preocupan más: si por los argumentos o por la Gracia.

    Pasemos a lo que usted debe entender:
    En el artículo del “injuriador”, como debe defender a priori su sedevacantismo asumido, hace lo que todo sedevacantista: asegura que todo es infalible.
    Luego, si esto es así (que no es) y hay contradicciones entre el Magisterio anterior y el actual (que las hay) los papas que aceptaron las contradicciones, siendo que no podrían fallar contradiciendo a los anteriores, NO PUEDEN SER PAPAS.
    Así es que este pelafustán niega que el magisterio no pueda ser “auténtico” y a la vez erróneo. Y no es verdad. El magisterio sí puede ser “auténtico” y tener errores. Sólo hay certeza que carece de errores cuando sucede lo que el Concilio Vaticano I enseña.
    Sabemos que el Concilio Vaticano II, por su misma letra, es MERAMENTE pastoral. Sin embargo el sedevacantismo lo quiere “de fe” para luego decir que si es contradictorio con el Magisterio anterior los papas que lo aceptaron no son tales.

    Espero que le haya quedado claro y rece por ellos.



      Anónimo
      10/02/2010 a las 1:08 pm

      ¿Y el sexo de los Ángeles?
      El cesevacacionismo es una opción dentro de la Iglesia? al poner en duda la autoridad del Papa, ellos mismos no se excluyen de la SMI?

      que tiene de diferentes con los protestones? para mi solamente una diferencia temporal. Ah y que algunos dentro de la I creen en sus “bondades”.

      El Nene Corneta.



      Anónimo
      12/02/2010 a las 2:05 am

      Muy bueno esto!
      Chei, muy interesante tu comentario. Simple, nutrido, y parece certero…



    Anónimo
    05/02/2010 a las 11:48 am

    Sedevacantismo y mel gibson
    Al anónimo que escribió arriba, le digo que si de locos se trata, los hay en el sedvacantismo, opudeismo, iveismo, lefebvrismo, modernismo y todos los ismos… Lo del cura que se fue de la Frate y que era sedevaco exiten dos probemas.
    1) Se de gra deshonestidad ser sede vacante y vivir infiltrado y comiendo por años dentro de una congregación que no lo es -¿el fin, justifica los medios?
    2) Los curas que abandonan o le hacen abanonar la Frate, sea por lo que sea, casi todos se hacen sedevacantistas y tarde otemprano se hacen consagra obispo, ninguno de estos han aportado nada al sevacantismo, sino más divisiones, porque son tipos con grandes problemas de soberbia, Riccosa, Morelo Dolan, Samborn, Kelly, Munari… es por eso que no tesorprendas que pronto ceriani y méramo sean obispos, ahora apoyados por los resentidos de radio Cristiandad que mejor les pegaría el nombre de resentidad.
    Así es mi amigo, no meta a todos en la misma bolsa.
    Maria Ester



    Anónimo
    05/02/2010 a las 1:53 pm

    Muy interesante
    es esta noticia entre tanto vacantismo, sedevacantismo y plusultrafranelismo.
    http://sempefidelis.blogspot.com/2010/01/aparicion-de-la-virgen-en-egipto.html

    Alfonso



    Anónimo
    05/02/2010 a las 2:35 pm

    Creo que es un error…
    generalizar, además de ser un claro pecado de soberbia creer que uno sabe lo que pasa en el alma de la gente y sus intenciones, y el futuro mismo de esas almas.
    No lo digo en defensa o agravio de Gibson, Méramo, o de S. E. Monseñor Fellay. Aclaro que no soy sedevacantista, ni fanático de la FSSPX, ni fanático de los Padres Ceriani o Méramo, sino un simple católico pecador (como todos) que reza por las buenas intenciones del Papa y de la Fraternidad, que busca la misa de siempre, la doctrina de siempre y que sus hijos se críen bajo el cobijo de las mismas.
    Espero que nadie se sienta ofendido por esto. Es un humilde llamado a la caridad.
    En Xto.



Anónimo
05/02/2010 a las 2:10 am

La esclarecida sombra, antitética, de “La Gran Williamson”
La confusión del druida la verdad ya, provoca ternura por lo alcahuete.
¿Qué tendría que haber hecho, “La Gran Williamson”?

¿Para qué diantres le sirvió a la Tradición el catolicismo no liberal, tradicional, o como lo definan de Msr. W. en términos de aquello que la institución a la que pertenece desde que comenzó vino defendiendo? ¿Para meter los dedos en el enchufe? Vamos… !

¿ Para qué se la pasan hablando del mundo liberal, post revolución francesa, con sus libelos, panfletos y “creación de opinión” -hoy ya llevado a extremos científicos-, si manejándose con ésta actúan como ignorantes de todo ello, como Msr. W.(hat are you doing)? (En su momento lo defendí porque la reacción fue asquerosamente sobreactuada -pero era previsible- y supongo que el tipo no es nazi, pero comunicacionalmente fue y es para llorar. Igualmente, que lo dejen de joder -¡Joder!-).

¿Hablan de todo esto del catolicismo liberal y no liberal para alcahuetear haber quién es más mejor?

“- ¿Cómo se puede prohibir eso? ¿Eso no es un tipo de discriminación?” Eso es una buena respuesta, Druida, porque los engancha con sus mismos argumentos. Es curioso que no haya sido capaz de advertirlo. Será el paganismo integrista. Recapacite.

¿El comentario de Panorama es crítico porque Mel Gibson deja cosas indicadas pero no mete los dedos en el enchufe?
Contesto que no, aunque tal vez haya olvidadismo en Panorama porque desde aquí mismo se tomó nota de lo desafortunado de las declaraciones (“católicas no liberales” tenga bien en claro Panoramix) de Williamson -al punto que algunos se ofendieron y desaparecieron-.

Es de presumir que Mel Gibson es alguien que sabe cómo se manejan las cosas y la información en el mundo -algunas caídas tuvo-, cómo se crea e inventa opinión pero se le reclama que diga justo justo lo que el enemigo está esperando y así trabaja a favor de éste que capitaliza las opiniones en su favor (del enemigo)… Vamos…

¿No se dan cuenta de que el integrismo sin inteligencia es estupidez, que es lo que le reclama el druida a Mel Gibson?

Abraracurcix



    Moderador
    05/02/2010 a las 3:18 pm

    Estimado Abraracurcix

    No distingue Ud. las materias.

    Entre un tema de Fe y una opinión histórica hay un abismo de diferencia.

    Si Ud. está dispuesto a morir “mártir” por discutir el número de víctimas o el método de ejecución de Auschwitz, allá Ud, es su elección. De todos modos, no será mártir.

    Lo que se pide a Gibson (que no es obispo ni principal figura de una institución religiosa) es que de testimonio de su Fe. Y si en no pone los dedos en el enchufe por eso, es porque no los quiere poner, no por prudencia.

    Evidentemente, la rusa lo ha ablandado… ¿no le parece?



      Anónimo
      10/02/2010 a las 1:07 am

      se trata de no dar a los perros las cosas santas
      (Y DE NO DAR OPORTUNIDADES AL MUNDO DE SACRALIZAR SUS COSAS PROFANAS)

      Estimado Don Marcelo:

      Creo distinguir ambas cosas si bien no veo que haya cuestiones o “temas de Fe” en danza en la entrevista. En relación a la mención del crucifijo u otras cuestiones ligadas a nuestra religión, lo que ve Mel Gibson –supongo- y no ve usted, ni el druida, ni parece haber evaluado Msr. Williamson -al hablar de ese tema de no Fe, pero de cierta fe secular-, es que a la mezcla en las materias, las hacen quienes deciden y operan el manejo de los medios, y que ellos saltan como gacelas ese abismo de diferencia que usted señala, y luego el mismo consumidor periodístico se prende en el juego (consumidor que no creeremos que es el paradigma del buen juicio y la templanza en su emisión/adhesión de opiniones). Y es de sospechar que por eso hay cosas que con dejarlas indicadas como hizo él resulta suficiente.

      Fíjese que el año pasado para desacreditar a la Tradición y si usted quiere también a la Fe –y de paso a B XVI- “el mundo” no se dedicó a armar una discusión sobre la Fe, sino que tomó algo dicho innecesariamente por uno de sus supuestos representantes, por más que lo dicho no se referiera a la Fe ni a la vuelta a la tradición, ni a la Misa en latín ni al levantamiento de las excomuniones –trampa mediante de los buscones post volterianos- y quedó claro que fueron los mismos medios y los opinators que los consumen los que mezclaron las materias que usted acertadamente distingue, sin menoscabo de que a mi criterio no acierta en distinguir que tal distinción no es tan relevante en el contexto de una entrevista periodística, que no es una discusión académica ni teológica –igualmente debiera pensarse que siendo el entrevistado de la FSSPX, tenía más que claro que “el mundo” está ávido de ese tipo de escándalos, que maneja medios y opinión y que seguramente no ha de ser muy pro-tradición…. Si usted sabe que le quieren hacer un gol, no les pasa la pelota… . Y así, lo de este cultivadísimo “católico tradicional”, hace pensar, ¿para qué saben estos de toda esta maraña, la masonería, la malicia, la mala intención, la revolución anticristiana, la ideología, la mala fe y el piripipí si después le hacen el pase al adversario para que les metan el gol?

      Eso es lo que yo me pregunto en el contexto de esta acusación que se le hace a este actor/director cuyo desenvolvimiento aquí me parece atinado, la antítesis, justamente, de lo que llamé “La Gran Williamson” (que no felicito -¿porqué “allá usted”?- ni tiene sentido alucinar ir al martirio por tal tipo de cuestiones).

      El “mazazo en la cabeza” del año pasado dado a Williamson, claro que histéricamente y sobredimensionado, usted sabe, supongo, que afectó más relevantemente la causa de la Tradición, evitándose así algo que hubiera sido un motivo de sosegada y compartible alegría. Mire qué fácil lo hacen los medios…

      Tampoco veo que Gibson esta entrevista escatime un testimonio de su Fe que se le estaría requieriendo, simplemente porque no pone el grito en el cielo por el anti-crucifijo español.
      Pero, ¿usted creyó realmente que la pregunta ¿Cómo se puede prohibir eso? ¿Eso no es un tipo de discriminación?” era realmente una pregunta? El “Me parece bastante extraño que sea así” posterior a la pregunta retórica ¿era una expresión literalísima de su parecer , o era más bien una indicación de incoherencia? (Yo no se lo pregunto realmente, y espero que también reconozca el artificio retórico de este católico liberal -según usted-).

      Me da cierta impresión de que sobreactúan.

      Lo que pretendo es “defenderlo” a M G, y a otros católicos que no se asumen tan “prolijitos”, de una evaluación que me parece aventurada y sin sustento, señalándole que –seguramente- M G tiene en cuenta que todo lo que diga, tal como decían en las películas “puede ser utilizado en su contra”, y más todavía, que si no va con cuidado, “puede y será utilizado en contra de aquello mismo que diga y pretenda jerarquizar”, aún cuando sea una cuestión, sí de FE, recuerde lo de “No déis a los perros las cosas santas” (vgr. si dijera “es una barbaridad inadmisible quitar los crucifijos”, chau, quedará después “claríiiisimo” que hay que quitarlos, y más aún. Algo así como lo de Pio XII con el nazismo, aunque fuera otra materia. No hace falta creer que porque no hay nazismo, no debe tenerse cuidado con lo que se dice, como hizo Pío XII, no vaya a ser que opere en contra de los propios intereses.)

      A mí me parece que Mel Gibson contestó bien. Lo de la rusa me enteré googleando por lo que usted me dijo. Pero si la crítica era a su falta de perseverancia matrimonial –aunque duró más de 20 años- y romantiqueo actual, tal vez hubiera sido más procedente criticar de entrada tal cosa (igualmente me hubiera parecido alcahuete, aunque tal vez un poco menos por el presunto escándalo -si es que alguien hubiera esperado tanta conducta en un actor codiciado y en su momento sex simbol o algo así-).
      Lo que señala de que M G no es Obispo ni miembro de una institución (salvo la Iglesia, en general) es más a favor de ser más “casual” en el juicio que se haga de sus dichos (y a la inversa para el “católico tradicional” referido, que fue correctamente apercibido), además de que no está dejando de dar testimonio de la Fe, no sé dónde ve tal cosa. Aclárelo así es más justo en la expresión de sus juicios.

      Me parece que el comentario druídico busca males donde no los hay, y donde los hay, los soslaya, porque si no, hubiera sido más sabio dejando violín en bolsa.

      Y quise establecer el contraste con Msr. Williamson simplemente por el druídico contraste implícito entre “nosotros” (los tradicionales) y “ellos” (los no tradicionales, en este caso so mote de “liberal”). Así, el que Msr. Williamson sea Obispo juega más en contra de la idoneidad de tal “facción” católica en el manejo con los medios, pese a lo cual es lo que acá le critica a este presunto católico liberal. No es intención ensañarme con Msr. W., si bien me parece para llorar y me cuesta creerlo de alguien que sabe históricamente tanto de cómo llegamos al mundo de hoy y por ende sabe o debería saber cómo funciona su ideología y su manejo de la información. Pero errare humanum est… (sin menoscabo de que me queda cierta duda de que tal vez muestre algo del tradicionalismo que es mejor perder que mantener. No lo sé)

      Gracias, le mando un cordial saludo

      Abraracurcix



Anónimo
05/02/2010 a las 11:28 pm

Mel
El pobre Mel, ademas de sedevacantista, abandono a su mujer, a pesar de lso 7 hijos y todo eso, y se fue con una modelito rusa (muy linda, por cierto). Esta en internet. Pobre hombre. Recemos por él, y por nosotros.



    Anónimo
    06/02/2010 a las 4:18 am

    La chica de Mel
    Miren, yo soy católico, creo todo lo que enseña la Madre Iglesia por difícil que sea, no al divorcio, no al adulterio, no a los anticonceptivos etc. Lo creo de verdad.
    Pero después de ver la foto de la chica de Gibson, la que aparece ella de frente, me dan ganas de gritarle: (sin dejar de creer lo que creo como católico)
    ¡Meel, te comprendo perfectamenteeeeeeeeeeee…!
    Guadalupano



      Moderador
      06/02/2010 a las 10:45 am

      Guadalupano,
      ¡Pórtese bien!



        Anónimo
        06/02/2010 a las 3:52 pm

        A Marcelo
        Amigo Marcelo:
        Es un poco de buen humor, hombre, le digo que sigo creyendo lo que enseña la iglesia. No justifico lo que hizo Gibson y creo que eso esta claro.



      Anónimo
      07/02/2010 a las 4:32 am

      Ud creera en todo, menos …
      … ud creera en todo, menos en la existencia de la pureza, que por lo visto carece.

      Este es un espacio espiritual, el moderador deberia dejar los amiguismos de lado y borrar el comentario de este señor que se atreve a hacer un comentario impuro con el seudonimo de Ntra Purisima Madre de Guadalupe.

      Jose Luis.



        Moderador
        07/02/2010 a las 12:21 pm

        Estimado José Luis,

        Con su nombre, Guadalupano  muestra su fe y su devoción. Con su broma muestra un sano sentido común católico.

        Respecto al juicio personal que hace Ud., yo me abstendría. No habría que confundir pureza con constipación.

        De todos modos, no fomento estas bromas porque traen conflictos, como demuestra su comentario. Y como probablemente ocurra con comentarios posteriores en los que se menosprecie la santa virtud de la pureza, la cual tiene manifestaciones distintas y adecuadas para la monja de clausura, para el cura párroco o para un padre de familia.

        Reciba mi cordial saludo.



      Anónimo
      07/02/2010 a las 4:34 am

      Ah! otra cosa
      Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón (Jesucristo)

      Fdo; Jose Luis



      Anónimo
      25/02/2010 a las 1:27 am

      al señor Guadalupano que comprende a Mel Gibson…
      Como mujer su punto de vista de la pureza católica está errada. Habla que cree, cree, cree en una u otra cosa de la Santa Madre Iglesia, pero al final… en la práctica lo comprende… Se adhiere… Por un lado tiene una falsa idea de lo que cree y de la pureza. Ésta no sólo debe estar en todo sacerdote y religiosa, sino en todo católico, casado o soltero, viudo o desamparado… La pureza es lo que identifica a los católicos… o debería, ¿O no se busca la pureza de la fe en la doctrina y los Sacramentos? “Quien quiera venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”…, es decir negar las impurezas propias, el orgullo, el amor propio, los propios intereses…
      En segundo lugar las mujeres no somos cosas, que al ser bonitas se justifica cualquier pecado y luego, al dar fruto verdadero… que son los hijos que irán al cielo con una buena educación… ya no son lindas y hay que reemplazarlas por otra…
      Señor Guadalupano, honra mal con su apodo a la Virgen Santísima, que siendo mujer no opinaría como Ud. siendo que Ella es la más pura de todas las mujeres…



        Anónimo
        25/02/2010 a las 6:06 pm

        No dramaticemos
        El chiste de Guadalupano pudo estar fuera de lugar. Pero no parece que haya querido denigrar a la mujer reduciéndola a un objeto o menoscabar la virud de la castidad. No dramaticemos como hacen los muchachos de la prelatura personal en estos temas.
        Federico



        Anónimo
        24/05/2010 a las 3:08 am

        FELECIDADES POR LA RESPUESTA A GUADALUPANO
        CONDUNDENTE



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube