Panorama Católico

Las Contradicciones del Progresismo

Un católico fiel de Santiago del Estero ha tenido la apostólica idea de expresar el sentimiento de la mayoría de los bautizados respecto a los malos pastores. Su pintada es una síntesis prodigiosa de teología dogmática y moral.

Escribe el Editor y Responsable

El huracán y la huracana…

Un católico fiel de Santiago del Estero ha tenido la apostólica idea de expresar el sentimiento de la mayoría de los bautizados respecto a los malos pastores. Su pintada es una síntesis prodigiosa de teología dogmática y moral.

Escribe el Editor y Responsable

El huracán y la huracana…

Un tribunal norteamericano de Texas ha pedido la comparecencia del Papa Benedicto XVI como presunto encubridor del delito de pedofilia del que se acusa a un ex seminarista, prófugo de la justicia. Los fundamentos de la demanda, que el juez Rosenthal ha considerado sólidos, establecen que el entonces Prefecto de la Fe asumió la responsabilidad de la investigación y enjuiciamiento de estos casos por orden del Papa, -lo cual es verdad-. Y por lo tanto sería cómplice de encubrimiento del delito que es ventilado ante ese estrado judicial.

El gobierno norteamericano ya le ha avisado al juez que la persona citada es Jefe de Estado y por lo tanto goza de la prerrogativa de inmunidad. Mientras tanto, en el tribunal colocan placas de madera en las ventanas ante el avance del huracán Rita, que ha llegado al grado 4 en la escala de 5 en su avance sobre Texas, y podría ser tan destructivo como el Katrina…

For ever Quito

En estos días, Quito Mariani anuncia con bombos y platillos la salida de su segundo libro. En una entrevista a La Mañana, de Córdoba afirma paladinamente Yo creo que la homosexualidad, en muchos casos, es irreprimible porque es una expresión natural. Como dice la Organización Mundial de la Salud muchas veces tiene origen, primero se decía, psicológico, luego hormonal, luego de configuración cerebral y ahora ya se estudia lo genético. De manera que, aunque sea minoritaria, puede ser una inclinación irreprimible. Pero ciertamente dentro de la Iglesia, y con esto del celibato, se ayuda a que la homosexualidad sea la manera de desahogo más lógica”.

No sin antes blasfemar lo siguiente: ¿Cómo va a ser asexuado Jesús? Si no, no sería hombre. Según la tradición cristiana, pareciera que Cristo hubiera renunciado al ejercicio de la sexualidad. Lo que pasa es que los personajes que se convierten en líderes a veces son adornados con cualidades especiales. Esto pasa con algunos de nuestros santos”.

No perderemos el tiempo aquí refutando la falsa identificación de la “castidad” (cuyas obligaciones son diversas en el célibe, el soltero, el casado, el viudo, etc. pero que obliga a todos) y negación de la naturaleza de “ser sexuado” propia del humano, invento de las mentes afiebradas y la carne trémula de algunos curas incontinentes. Esto es una chicana barata, indigna y mentirosa.

Pedófilos no, homosexuales ¿sí?

Hartos de oír las diatribas contra el celibato sacerdotal fundamentadas en los horrendos casos de pedofilia, no hemos escuchado, sin embargo, a ningún progresista acordarse de condenar la homosexualidad. Más vale la elogian o justifican, como en el caso citado.

Pero ahora la cosa pasa a una etapa de mayor hipocresía. Ha trascendido que la Santa Sede prepara un documento en el que se ordena una inspección de todos los seminarios norteamericanos. Se estiman 229 y -según el New York Times- se buscaría detectar “evidencias de homosexualidad”, así como desviaciones doctrinales entre los alumnos, profesores y sacerdotes ordenados en los últimos tres años. Sin duda se trata de relevar, identificar y expulsar a los candidatos que manifiesten estas desviaciones.

Según La Vanguardia, de España el arzobispo castrense “Edwin O’Brien, … declaró a The National Catholic Register que ‘cualquiera que haya practicado la homosexualidad, o que tenga fuertes inclinaciones homosexuales’ no debería ser admitido en el seminario, y que la restricción debería aplicarse incluso a quienes no han tenido relaciones sexuales homosexuales durante más de diez años. Edwin O’Brien sostiene así la teoría de que, a su juicio, el celibato resultaría más difícil de mantener a un homosexual que a un heterosexual”. Common sense, estimado monseñor. Pero para la Vanguardia (¡qué antiguo es el término “vanguardia!) y sus compañeros de convicciones se viene otra de las típicas “cacería de brujas” tan del paladar del actual Papa, diestro, según ellos en el mester de cetrería de herejes, desviados y otros seres pertinaces en sus pecados.

Norteamericanos, ¡a las cosas!

Finalmente se van a tomar medidas concretas para combatir el flagelo de la homosexualidad que ha parasitado en las casas de formación sacerdotal desde hace décadas y se ha extendido a niveles tan altos como da vértigo pensar. Los católicos de a pie queremos lo mismo que el autor del anónimo y contundente grafitti que ilustra esta nota (escrito en una pared de Santiago del Estero): no más homosexuales en el clero.

Pero los progresistas, que se rasgan las guayaberas ante los casos de pedofilia ahora, apenas si surcidas la mismas, denuncian “cacería de brujas” cuando se va a la raíz del problema.

De donde concluímos que al menos una profunda contradicción, que podría llegar a ser una hipocresía y hasta una complicidad, afecta el juicio de los progres eclesiásticos y sus seguidores laicos. Si condenamos el abuso de menores lo condenamos por inmoral, no porque los abusados aún no hayan obtenido la emancipación legal. Según su criterio, este grave delito (por cierto mucho más grave porque la víctima es menor e inocente) deja de ser inmoral si la misma persona es mayor de edad y presta consentimiento.

Criterio que puede ser aceptable para una jurisprudencia de inspiración laica y liberal, contraria a la moral natural, pero nunca jamás aceptable para un católico, ni siquiera para un simple hombre (o mujer) hechos y derechos.

Todo lo demás es ideología, perversión y negocio.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *