Panorama Católico

Las Sinuosas Precisiones del Cardenal Kasper

La agencia Zenit ha publicado la desmentida del Card. Kasper sobre sus declaraciones con motivo de la eventual admisión al sacramento de la eucaristía de los divorciados que viven en adulterio. En estas “precisiones” aprovecha la ocasión para pasarle una factura al Papa.

Precisiones del cardenal Kasper

sobre el tema de los divorciados vueltos a casar

La agencia Zenit ha publicado la desmentida del Card. Kasper sobre sus declaraciones con motivo de la eventual admisión al sacramento de la eucaristía de los divorciados que viven en adulterio. En estas “precisiones” aprovecha la ocasión para pasarle una factura al Papa.

Precisiones del cardenal Kasper

sobre el tema de los divorciados vueltos a casar

El presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, el cardenal Walter Kasper, hizo pública el viernes en el diario católico «Avvenire» precisiones sobre el tema de los divorciados vueltos a casar, a propósito de una serie de declaraciones que en días pasados se le han atribuido erróneamente en la prensa.

Ofrecemos la traducción del texto íntegro del purpurado.

Con ocasión del XL aniversario de la declaración conciliar Nostra aetate, se celebró en la sala de la «Prensa extranjera» una conferencia de prensa sobre el estado actual de las relaciones ecuménicas y de las relaciones religiosas con el judaísmo. Mi discurso de apertura, así como el debate sucesivo (a excepción de una sola intervención), se centró en el tema citado. Sin embargo, quien hojeó los diarios italianos del día después (salvo Avvenire, que informó de forma correcta) no encontró una sola palabra sobre el tema de la conferencia de prensa, sino un informe detallado sobre el tema de los divorciados vueltos a casar.

Comentario Druídico:‘No puedo imaginar que la discusión esté cerrada. Es una realidad que existe y hay que reflexionar sobre cómo responder. Yo he sido obispo durante diez años y todos los prelados en cualquier país occidental saben que este es un grave problema’ (Agencia EFE, 24 de octubre de 2005). “El resultado de las votaciones secretas sobre el “no” a la comunión a los divorciados vueltos a casar refleja el debate que se ha abierto en estos días tras la intervención del cardenal Walter Kasper, que el lunes expresó abiertamente su discrepancia sobre la decisión del Sínodo. Kasper auspició que el Papa se pronunciase de manera diversa y que la cuestión estuviese “aún abierta”. (Agencia Ansa del 28 de octubre). Podríamos citar mil ejemplos más. Esto es lo que publicó la prensa mundial al día siguiente. La declaración que comentamos fue publicada el 28 de noviembre. ¿A qué tanta demora en aclarar la confusión?

La sorpresa para mí, como para muchos lectores, fue grande. De hecho, varios artículos sugerían no sólo que yo había apoyado la admisión de los divorciados a la Comunión, sino que consideraba posible que el Papa aportase un cambio a la proposición del Sínodo de los obispos sobre el tema [Cf. Proposición 40, Zenit, 27 octubre 2005. N de la r.]. La polvareda levantada se difundió mientras tanto también en la prensa exterior, que al principio había referido correctamente lo ocurrido.

Comentario Druídico: “López Trujillo, presidente del Consejo pontificio para la Familia, sostuvo que sobre esto no puede haber ninguna apertura de parte de la Iglesia, en una entrevista publicada el jueves por La Repubblica. El prelado desmintió al cardenal alemán Walter Kasper, quien había dicho que la comunión a los divorciados era “una cuestión abierta” y que el Papa podría “decidir de volver a tratar este delicado argumento”, a pesar del parecer contrario del reciente Sínodo de los Obispos. En su calidad de máximo responsable de la cuestión matrimonial, López Trujillo dijo: “El caso está cerrado, no existe alguna duda, los divorciados vueltos a casar no pueden recibir la comunión. No tiene sentido alimentar esperanzas en un cambio de posición”. “Los así llamados divorciados vueltos a casar – porque el suyo no es un verdadero matrimonio – están en una situación objetiva que va en contra la voluntad de Dios, que no les permite recibir la comunión”, afirmó. (Agencia Associated Press, Oct. 27, 2005). Se ve que López Trujillo tuvo más reflejos que Kasper. Dos días después le salía al cruce con una fuerte reafirmación de la doctrina. ¿No se hablan entre sí los cardenales? Si hubiese sido una malinterpretación de la prensa, por qué no dijo Kasper lo que salió a decir López Trujillo? ¿Podemos presumir una cierta reticencia del Card. Kasper a desdecirse, reticencia vencida quizás por algún reto papal?

También se sorprendió de ello la «Prensa extranjera», que procedió a transcribir la grabación de la discusión. De ésta se desprende cuanto sigue. Durante el intercambio de preguntas-respuestas se dirigió una sola pregunta sobre el tema de los divorciados vueltos a casar; a ella no se le dio continuación, al considerarse no pertinente respecto al tema. Me limité a exponer los siguientes puntos: 1) no soy un profeta y no sé cómo el Santo Padre utilizará la proposición del Sínodo de los obispos; 2) se trata de un serio problema pastoral, como bien sabe cualquiera que tenga experiencia en el terreno del cuidado de las almas; 3) no es posible una admisión general a la Comunión, pero existen casos individuales sobre los que es oportuno reflexionar ulteriormente. Por lo que respecta a la última afirmación, me relacioné expresamente a cuanto el Santo Padre dijo a un grupo de sacerdotes en el Valle de Aosta el verano pasado [Cf. Zenit, 28 julio 2005. N de la r.]. Añadí, en cualquier caso, que no tenía la solución.

Comentario Druídico: Respondiendo a una pregunta sobre el tema en cuestión, dijo el Papa en esa ocasión:

“Hace falta, pues, dar a entender que aunque desafortunadamente falta una dimensión fundamental, no están excluidos del gran misterio de la Eucaristía, del amor de Cristo aquí presente. Esto me parece importante, como es importante que el párroco y la comunidad parroquial hagan experimentar a estas personas que, por una parte, tenemos que respetar el carácter indivisible del sacramento y, por otra parte, que queremos a estas personas que también sufren por nosotros. Y tenemos que sufrir con ellos, porque dan un testimonio importante, porque sabemos que en el momento en que se cede por amor se comete una falta contra el mismo sacramento y entonces la indisolubilidad aparece cada vez menos verdadera.

“Conocemos no sólo el problema de las comunidades protestantes sino también de las Iglesias ortodoxas que son presentadas a menudo como modelo en el cual se tiene la posibilidad de volverse a casar. Pero sólo la primera boda es sacramental: también ellos reconocen que los otros no son sacramento, son matrimonios en modo reducido, redimensionados en una situación penitencial: en cierto sentido pueden ir a la comunión pero sabiendo que ésta es concedida «en economía» -como dicen- por un acto de misericordia que, sin embargo, no quita el hecho de que su boda no es un sacramento.

No existe en efecto una fácil solución. Todo teólogo católico bien sabe que la respuesta puede encontrarse sólo sobre la base de las enseñanzas de Jesús y de la doctrina de la Iglesia a propósito de la indisolubilidad del matrimonio. Si queremos permanecer fieles a las palabras de Jesús, sólo podemos decir que, cuando se ha contraído un matrimonio con valor sacramental, mientras el cónyuge viva no puede haber un segundo matrimonio sacramental reconocido por la Iglesia. El matrimonio civil de un divorciado objetivamente está en contradicción con las enseñanzas de Jesús.

Comentario Druídico: Excelente, Eminencia, pero…

En determinadas circunstancias, los tribunales eclesiásticos pueden ser de ayuda declarando nulo el primer matrimonio. Existen sin embargo casos complejos desde el punto de vista pastoral: por ejemplo, cuando el primer matrimonio, por más que sea válido, se contrajo de forma superficial y, al final, fracasa, mientras que el segundo se vive de manera conscientemente cristiana y resulta feliz y armonioso. Algunos padres de la Iglesia griegos, en tales situaciones, ciertamente imposibles en sí, han recomendado emplear indulgencia. El entonces profesor Joseph Ratzinger en 1972 interpretó tales afirmaciones en modo de ejemplo. El Concilio de Trento se atuvo a la más rígida tradición latina, pero sin rechazar del todo la más apacible respuesta de la Iglesia greco-ortodoxa.

Comentario Druídico: Aquí vino la puñalada. Continuemos leyendo lo que dijo Benedicto al clero de Aosta:

“Otro punto que afecta a las Iglesias orientales sobre estos matrimonios es que han concedido la posibilidad de divorcio con gran ligereza y, por lo tanto, el principio de la indisolubilidad, verdadera sacramentalidad del matrimonio, queda gravemente herido.

“Por una parte, pues, están el bien de la comunidad y el bien del sacramento que tenemos que respetar y por la otra el sufrimiento de las personas a las que tenemos que ayudar.

“El segundo punto que tenemos que enseñar y también hacer creíble para nuestra misma vida es que el sufrimiento, forma parte necesariamente de nuestra vida en muchas formas. Y éste es un sufrimiento noble, diría yo. De nuevo hace falta hacer entender que el placer no lo es todo.

Como puede verse, el Papa se refiere a la posible invalidez de ciertos matrimonios religiosos, sobre la que, además, manifiesta muchas reservas, e incluso confiesa haber rectificado su opinión teológica. No habla en ningún momento de la licitud de admitir a los divorciados que viven en pecado mortal a la comunión sacramental. Más bien, dice lo contrario.

El Card. es un hábil jugador de poker.

Los expertos no están de acuerdo sobre las consecuencias que deben sacarse de estos y de otros puntos de vista. Es cierto que no hay que alejarse arbitrariamente de la disciplina eclesial, pero ellos hacen posible una seria reflexión teológica. Esta reflexión no tiene nada que ver con los titulares de efecto de los periódicos, que sólo crean confusión y suscitan falsas expectativas que después desembocan en desilusión. Precisamente en la situación en la que nos encontramos, la Iglesia no haría un servicio a nadie si se alejara de la clara enseñanza de Jesús.

Comentario Druídico: Pelota a la tribuna. Saca Benedicto, que en principio logró al menos el empate.

Walter, Walter, was wollen Sie?! Der Kaputten Kirchen?

[Traducción del original italiano realizada por Zenit]

ROMA, 28 noviembre 2005 (ZENIT.org).-

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *