Panorama Católico

Llaman al orden a los neocatecumenales

En una carta reservada la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos se ha emplazado a los Neocatecumenales a dejar de lado las prácticas litúrgica abusivas, reveló el vaticanista Andrea Tornielli.

En una carta reservada la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos se ha emplazado a los Neocatecumenales a dejar de lado las prácticas litúrgica abusivas, reveló el vaticanista Andrea Tornielli.

Tras la publicación del texto en italiano en Il Giornalle, Sandro Magister en su web Chiessa comenta el hecho como absolutamente veraz. Dos fuentes de tendencias marcadamente distintas confirman la existencia de la carta, fechada el primero de noviembre de 2005.

En ella, por orden expresa del Papa Benedicto el Card. Francis Arinze se dirige a Kiko Argüello, a Carmen Hernández y al P. Mario Pezzi, españoles los dos primeros, italiano el último, máximos referentes del llamado “camino neocatecumenal”.

Como es sabido, los neocatecumenales no celebran la misa los días domingos sino los sábados por la tarde, lo hacen en casas de familia y sentados a una mesa con un mantel largo. Restringen la asistencia a personas aceptadas en el movimiento. La homilía es dicha habitualmente por un laico (casi nunca un sacerdote) inclusive por mujeres… o bien consiste en una serie de comentarios de los presentes. Comulgan de un pan ácimo grande, en forma de tortilla, del cual todos desgarran su parte, pasándoselo unos a otros después de la consagración, lo mismo que el cáliz, del cual beben grandes sorbos.

Estas prácticas han sido prohibidas por la Santa Sede, aunque les ha concedido a los neocatecumenales un “tiempo de adaptación” de dos años, a fin de que se vayan erradicando gradualmente.

Entre las directivas de la carta leemos:

El domingo es el “Dies Domini” como el Siervo de Dios Juan Pablo II ha querido ilustrar en su Carta Apostólica sobre el Día del Señor. Por lo tanto, el Camino Neocatecumenal debe comenzar el diálogo con los obispos ordinarios diocesanos a fin de poner en claro que la comunidad neocatecumenal se incorporará a la parroquia inclusive en el contexto de las celebraciones litúrgicas. Al menos un domingo al mes las comunidades del Camino Neocatecumenal deben participar de la Santa Misa en la comunidad parroquial.

Se les ordena también seguir la normativa litúrgica vigente en la Intitutio Generalis Missalis Romani (nn. 105 a 128) y en la Praenotanda del Ordo Lectionum Miase (nn 15, 19, 38, 42). Según manda el Codex Iuris Canonici (Código de Derecho Canonico) en su Canon 767 § 1, la homilía debe ser dicha por un presbítero o diácono.

Si bien no son taxativas las prohibiciones de “diálogo” o “testimonios” aportados por fieles durante las homilías, se recomienda reducir esta intervenciones a su mínima expresión, como algo realmente extraordinario y en ocasión debidamente justificada. Se ordena sí, sin excepción que los neocatecumenales adopten el uso eclesiástico en vigor para la recepción de la Sagrada Comunión y que sigan los libros litúrgicos aprobados. También se les ordena celebrar otras “plegarias litúrgicas” no tan solo la N º 2.

Resulta sorprendente que a poco de ser institucionalizados oficialmente por la Iglesia, los neocatecumenales sean llamados al orden de un modo tan severo, aunque discreto. Y en materia litúrgica. Sin duda el Papa Benedicto tiene una preocupación particular por el tema. Sin embargo parece difícil que dichas directivas sean acatadas pacíficamente, máxime con el tiempo de “adaptación” que se les ha concedido, lo que hará que abriguen esperanzas de una “revisión” de la medida o les dará tiempo para presionar por dicha revisión.

Se verá aquí cuanto hay de verdad en la tan manifestada obediencia de estos movimientos a la Santa Sede, ahora, cuando Roma los llama al orden.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *