Panorama Católico

Lluvia Negra (Black Rain)

Con Michael Douglas maduro y un jovencísimo Andy García, este policial sobre la Yakuza o mafia japonesa nos muestra una imagen del Japón contemporáneo que nos hace añorar el de El Último Samurai. Tiene la buena factura de Ridley Scott.

Con Michael Douglas maduro y un jovencísimo Andy García, este policial sobre la Yakuza o mafia japonesa nos muestra una imagen del Japón contemporáneo que nos hace añorar el de El Último Samurai. Tiene la buena factura de Ridley Scott.

Michael Douglas protagoniza a Nick Conklin, un detective de Nueva York: maduro, divorciado, poco afecto a la dogmática garantista, pero eficaz y respetado por sus compañeros. Vive en aprietos por falta de dinero («ya sabes, un divorcio, los niños, el doctor, la escuela privada…») y además de correr carreras en motocicleta por apuestas ha mejorado su renta apropiándose de parte del dinero que secuestrara a unos traficantes de drogas. Asuntos internos lo tiene contra las cuerdas…

Su compañero, Andy García, un «muchacho de barrio», un poco cabeza fresca pero policía de alma lo apoya moralmente. Como parte de ese apoyo lo invita a almorzar en un restaurante después del interrogatorio en el que Nick Conklin queda entrampado en su delito. Resultado, durante el almuerzo se producen, ante su vista dos asesinatos por mano de un miembro de la Yacuza, la mafia japonesa. Sato, el asesino, se apropia de unos misteriosos objetos metálicos en una caja de madera. Se produce una intervención de los oficiales, un tiroteo, los oficiales logran apresar a Sato pero el misterioso contenido de las cajas desaparece.

Como parte de una política de descompresión nerviosa, el jefe de Nick le asigna la ingrata tarea de acompañar al prisionero de regreso al Japón, donde tiene un pedido de captura. En el momento mismo de llegar al aeropuero de Osaka, lugar de destino, comienzan a sumegirse en un mundo desconocido, donde nada es lo que parece. Allí sufren el primer engaño.

Es el Japón de la modernidad, aquello que se ha producido tras la derrota en la Gran Guerra. La laboriosidad japonesa y la influencia norteamericana conjugadas. Un mundo desolado, electrónico, incomprensible, donde -a lo largo de la película se revela claramente- subsisten ciertos códigos de honor.

La Yacuza, como la Mafia, es una organización regida por un estricto sentido de pertenencia, obediencia y fidelidad. Esto implica que las reglas no se deben quebrar y quien las quiebra deja de ser un «hombre de honor». Para la Yacuza, EE.UU. es el enemigo que los ha aniquilado sin piedad, el que los ha bombardeado con dos terribles artefactos nucleares. «Yo tenía 10 años cuando vino el B -29. Durante tres días permanecimos con mi familia bajo tierra», dice el jefe de la organización a Nick, cuando éste va a pedirle ayuda, «cuando salimos el calor trajo la lluvia y la lluvia era negra. Uds. nos trajeron la lluvia negra». Esa lluvia negra anticipaba el presente, el ahora: la «occidentalización» japonesa, en el peor sentido del término, que se ve como contexto de toda la historia.

Como contrafigura, el Detective de la Policía de Osaka, Matsumoto, coprotagonista del film, mantiene estas mismas reglas de honor pero al servicio de la ley, sin cuestionar excesivamente el estado de las cosas. Orgulloso de haber «ganado la paz», Matsumoto siente una humillación al tener que acompañar al norteamericano, un «corrupto», un «ladrón». Sin embargo, a lo largo del film se va produciendo entre ellos una mutua influencia. Ambos cooperan para lograr el objetivo, y salvar así a Nick de su ruina total. El oficial japonés aprende a «salirse de las reglas», el norteamericano a respetarlas. En especial, las más importantes, las del honor y la honestidad.

Aunque calificada como de extrema violencia, la película tiene algunas escenas de cierta crueldad pero no pasa de lo que puede verse en cualquier película de acción. No recomendable para niños por este motivo y por el tema, no tiene sin embargo escenas que ofendan el pudor. Es una buena historia para reflexionar sobre la inmediatez de las decisiones morales y la dificultad que supone juzgarlas con un criterio rigorista.

Dirigida por: Ridley Scott
Guión: Craig Bolotin y Warren Lewis

Elenco:
Michael Douglas … Det. Sgto. Nick Conklin
Andy Garcia … Det. Charlie Vincent
Ken Takakura … Asist. Insp. Masahiro Matsumoto
Kate Capshaw … Joyce
Yusaku Matsuda … Sato
Shigeru Ká´yama … Superintendente Ohashi (as Shigeru Koyama)
John Spencer … Captain Oliver
Guts Ishimatsu … Katayama
Yuya Uchida … Nashida
Tomisaburo Wakayama … Sugai
Miyuki Ono … Miyuki
Luis Guzmán… Frankie (como Luis Guzman)
John Costelloe … The Kid (como John A. Costelloe)
Stephen Root … Berg, Asuntos Internos
Richard Riehle … Crown, Asuntos Internos
Duración: 125 min
País: USA
Idioma:Inglés / Japonés

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *