Panorama Católico

Lo que los clericales informadores españoles no saben contar sobre la propuesta laica que está haciendo Benedicto XVI en Turquía

Entre la ignorancia y la malicia. Entre estos dos polos se mueve la prensa española para contar la visita del Papa a Turquía. Los informadores religiosos que trabajan en la prensa escrita española forman entre ellos un pool, a menudo se ponen de acuerdo para contar lo mismo. Cuando se equivocan, se equivocan todos juntos.

Entre la ignorancia y la malicia. Entre estos dos polos se mueve la prensa española para contar la visita del Papa a Turquía. Los informadores religiosos que trabajan en la prensa escrita española forman entre ellos un pool, a menudo se ponen de acuerdo para contar lo mismo. Cuando se equivocan, se equivocan todos juntos. Así consiguen que el error o la falta de rigor se note menos.

 

Por Fernando de Haro

El País sin duda titula con intenciones torticeras: “Benedicto XVI rectifica y apoya la integración de Turquía en la UE”. Hay doblez porque la información del enviado especial a Ankara reproduce con claridad, en el cuerpo de la noticia, las palabras del portavoz de la Santa Sede. Después de que el primer ministro turco anunciara que el Papa apoyaba el ingreso de su país en la Unión Europea, Federico desmintió la versión de Erdogan y explicó que lo que Benedicto XVI alentaba era un “acercamiento e inserción en Europa sobre la base de principios y valores comunes”. El diario de Polanco tiene una especie de fijación: el Papa siempre está corrigiendo.

En el caso de El Mundo es puro desconocimiento: “El Papa apoya ahora que Turquía entre en la Unión Europea”. La sección religiosa en el periódico que dirige Pedro J. Ramírez es de escasa calidad y está atrofiada a base de nutrirse de rumores de sacristía desde hace años. Por eso, cuando llegan los acontecimientos importantes le falta capacidad para distinguir a un mulo de un caballo. La corresponsal llega a afirmar que Lombardi ha confirmado la versión de Erdogan. La sección de opinión, más profesional, sabe reconocer las diferencias entre las dos versiones y asegura que se ha producido una “encerrona diplomática”.

Tampoco el enviado especial de ABC ha estado muy fino, también ha dado por hecho el apoyo de la Santa Sede al ingreso de Turquía en la Unión Europea. Los responsables del cierre del periódico, con más oficio que el enviado a Ankara, distancian el titular: “Erdogan anuncia que el Papa apoya el ingreso de Turquía en la UE”.

Inexplicablemente, también La Gaceta da por buena la versión del primer ministro turco y sólo La Razón parece haberse dado cuenta de lo ocurrido. “Encerrona política a Benedicto XVI”, titula el periódico del Grupo Planeta. Es el más joven de los diarios, el más alejado del pool clerical, el que sabe destacar lo verdaderamente importante: “El Papa pide un diálogo sincero con el islam y que no se justifique la violencia como expresión de la fe”. Excepción también es la columna de Ramón Pérez Maura (El Papa de la Razón) en ABC: “Lo que está en juego en la visita de Benedicto XVI a Turquía es el predominio de la razón sobre la irracionalidad”.

¡Por fin! La prensa española ha dado mucho pábulo a las versiones de Erdogan pero ha sido incapaz de destacar una de las afirmaciones fundamentales de Benedicto XVI, la hizo mientras volaba a Ankara. La Turquía fundada por Ataturk, inspirada en la revolución francesa –dijo el Papa- “puede ser un lugar de diálogo entre la razón europea y la tradición musulmana”. El argumento de Ratisbona se repite: el islam, como cualquier experiencia religiosa, debe hacer las cuentas con la razón. Éste el fundamento del diálogo entre cristianos y musulmanes, que no está basado en un relativismo multicultural como el defendido por el documento del Grupo de Alto Nivel de la Alianza de Civilizaciones, sino en la verdad (discurso ante el Muftí).

Es la racionalidad de la fe la que permite generar una nueva laicidad que acepta la separación de lo laico y lo religioso, nueva laicidad que “también está abierta a que los dos ámbitos se fecunden” (rueda de prensa en el avión). La clericalizada prensa española parece incapaz de comprender que el Papa está proponiendo, en el gozne entre Asia y Europa, una razón verdaderamente laica, una laicidad racional, alternativas al integrismo laicista y al integrismo religioso.

www.paginasdigital.es

Comentario Druídico: subsiste la pantanosa cuestión de la "laicidad del Estado" dentro de la "confesionalidad de la sociedad"… pretendida por los episcopados y que se propugna desde el Vaticano II. Ella contradice el Magisterio de la Iglesia. Conmueve también la frase atribuida a Benedicto XVI: La Turquía fundada por Ataturk, inspirada en la revolución francesa –dijo el Papa- “puede ser un lugar de diálogo entre la razón europea y la tradición musulmana”. Hemos de notar, sin embargo que el encomillado empieza en "puede ser un lugar…" y la afirmación sobre la Revolución Francesa (sin duda correcta) no salió de boca del Pontífice. Este tema sigue siendo piedra de tropiezo de los que aceptan el Vaticano II sin reservas, por más que lo hagan a la luz de la Tradición. Ver a propósito de esto la noticia de Zenit sobre el documento del a CEE. Y nuestro comentario editorial de esta semana.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *