Panorama Católico

Los fieles tienen derecho a comulgar de rodillas, reconoce Mons. Di Monte

Aclaración sobre las posturas para recibir la Sagrada Comunión

Aclaración de monseñor Rubén Héctor Di Monte, arzobispo de Mercedes-Luján, a los sacerdotes y comunidades religiosas

Mercedes, 4 de septiembre de 2007.

Queridos sacerdotes y
Comunidades religiosas:

Aclaración sobre las posturas para recibir la Sagrada Comunión

Aclaración de monseñor Rubén Héctor Di Monte, arzobispo de Mercedes-Luján, a los sacerdotes y comunidades religiosas

Mercedes, 4 de septiembre de 2007.

Queridos sacerdotes y
Comunidades religiosas:

Ante muchas consultas que me han llegado en relación al modo de la recepción de la Sagrada Eucaristía, creo conveniente hacerles llegar estas líneas para aclarar mejor el tema (por si hubiera alguna duda), según las disposiciones de la Iglesia, ya que sabemos bien, no somos dueños sino administradores de la misma.Dice el Ordenamiento del Misal Romano 2001 en el número 160:

«Después el sacerdote toma la patena o el copón, y se aproxima a los que van a comulgar, quienes de ordinario se acercan procesionalmente. No está permitido a los fieles tomar por sí mismos el pan consagrado ni el cáliz sagrado ni mucho menos que se lo pasen entre sí de mano en mano. Los fieles comulgan de rodillas o de pie, según lo establezca la Conferencia Episcopal. Cuando comulgan de pie, se recomienda hacer, antes de recibir el Sacramento, la debida reverencia, establecida por las mismas normas.» La CEA no ha establecido normas al respecto, de tal forma que el número 160 del Ordenamiento General del Misal Romano es muy claro. Ahora bien, las Conferencias episcopales que establecen normas al respecto deben hacerlas reconocer por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Ese dicasterio lo hace, pero siempre, salvando el derecho de los fieles a comulgar de rodillas. Se lee en Notitiæ, la publicación oficial de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en su edición Noviembre-Diciembre de 2002 (Nº 436), «Aún en aquellos países donde esta Congregación ha aprobado la legislación local que establece el permanecer de pie como la postura para recibir la Sagrada Comunión, de acuerdo con las adaptaciones permitidas a las
Conferencias Episcopales por la Instrucción General del Misal Romano. 160, § 2, lo ha hecho con la condición de que a los comulgantes que prefieren arrodillarse no les será negada la Sagrada Comunión.»

En la misma cita se encuentra otro argumento interesante: el derecho de los fieles a comulgar de rodillas (análogamente sirve también para quien desea comulgar en la boca o en la mano, ambas formas de comunión no se deben prohibir, donde son legítimas), transcribo dos párrafos con el mentado razonamiento: «La Congregación está de hecho preocupada por el número de quejas similares que ha recibido desde varios lugares en los últimos meses, y considera que cualquier negativa de dar la Sagrada Comunión a un miembro de la feligresía, fundada en que se encuentra de rodillas para recibirla, es una grave violación a uno de los derechos más básicos del feligrés cristiano, a saber, el de ser ayudado por sus Pastores por medio de los Sacramentos (Código de Derecho Canónico, canon 213). En vista de la ley que establece que “los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los pidan de modo oportuno, estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos” (C. Canónico 843, § 1), no debe negarse la Sagrada Comunión a ningún católico durante la Santa Misa, excepto en casos que pongan en peligro de grave escándalo a otros creyentes, como el pecador público o la obstinación en la herejía o el cisma, públicamente profesado o declarado.»

Esto es obligación no sólo para los fieles de sus parroquias o comunidades sino también para los que están de paso.

Hago propicia la ocasión para saludarlos afmo. en Cristo y Nuestra Madre.

Mons. Rubén Héctor Di Monte, arzobispo de Mercedes-Luján

Fuente: AICA

Comentario Druídico: Alentador respaldo episcopal a los fieles que guardan la mayor reverencia al recibir la Sagrada Comunión. Es un tema entre miles de los que contribuyen al desmadre litúrgico actual, pero no es un tema menor. Comulgar de rodillas expresa -en la tradición latina- de un modo inequívoco la adoración a Nuestro Señor Jesucristo, presente real y verdaderamente bajo las especies eucarísticas. Enhorabuena, Mons. Di Monte. Dios lo aliente en este camino.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube