Panorama Católico

Los Increíbles (The Incredibles)

Después de duelo impuesto por el Novemdiale hasta el sepelio del pontifice fallecido, retomamos nuestra sección de cine y entretenimiento. Esta vez comentando una película de animación -coproducción Disney/Pixar. Se trata de una alegoría de la vida heroica, por medio de una familia constituida por un matrimonio de superhéroes "retirados", cuyos hijos, para colmo de males, nacen con superpoderes.

Después de duelo impuesto por el Novemdiale hasta el sepelio del pontifice fallecido, retomamos nuestra sección de cine y entretenimiento. Esta vez comentando una película de animación -coproducción Disney/Pixar. Se trata de una alegoría de la vida heroica, por medio de una familia constituida por un matrimonio de superhéroes "retirados", cuyos hijos, para colmo de males, nacen con superpoderes. Ante cualquier objeción, confesamos no haber detectado mensajes subliminales (no tenemos modo de hacerlo, en caso de que los hubiera). En cambio los liminales tienen una amena coincidencia con la moral natural.

 

Mr. Incredible, Elasticgirl y toda la pléyade de superhéroes que pueblan el mundo (el Primer Mundo, naturalmente) de pronto se ven envueltos en innumerables demandas. Un suicida reclama lo indemnicen por haberse luxado el cuello mientra s Mr. Incredible lo salvaba de la muerte. "Yo no pedí que me salvaran…" le grita el fallido occiso a un desconsolado Mr. Incredible, ¡del cual pretende una indemización millonaria! Lo mismo se repite con los demás. (Furiosa sátira de la manía de judicializar la vida moderna).

Es muy graciosa la secuencia que imita una cobertura de prensa de los años 70 en la que el Estado decide prohibir las superacciones por razones presupuestarias (ya no puede pagar más indemnizaciones) y reasignarles nuevas identidades bajo promesa de vivir "normalmente".

Pero Mr. Incredible no puede resignarse a ser un hombre "normal". Vive felizmente casado con Elasticgirl, tiene tres (¡tres!) hijos y trabaja en una compañía de seguros, encargado de denegar las coberturas de los siniestros por medio de la habitual burocracia de este tipo de servicios.

Naturalmente, Mr. Incredible transgrede todo el tiempo su función, ayudando a ancianas y débiles a sortear los obstáculos y cobrar lo que se les debe. Lo cual termina con con sus nervios y su trabajo. Ya ha sido despedido reiteradamente de diversos empleos y su único consuelo es realizar escapadas ilegales con su único amigo superpoderoso, Frozono, para rescatar víctimas de robos, incendios, etc.

Los superniños también tienen sus conflictos. ¿Por qué no podemos usar nuestros superpoderes?

Bueno, intenta explicar la mamá, todos somos extraordinarios de algún modo. – Lo cual significa que no hay nadie extraordinario… , responde con "extraordinario" sentido común el niño. ¡Terrible sátira al igualitarismo! Y más sobre el final, dos hombre maduros se felicitan del regreso de los superhéroes al viejo estilo. Algo más que nostalgia, según nos parece.

Pero volvamos la trama. Al quedar en la calle, Mr. Incredible recibe una propuesta laboral acorde a su status de superheroico, propuesta de la cual deriva el resto de la aventura.

Con un poco demasiado de videoclip y flash en las escenas de aventuras, (en las cuales debemos admirar la imaginación creativa de los dibujantes) se vuelve por momentos algo vertiginosa para los adultos. Los niños y adolescentes la disfrutan plenamente, aunque no parece recomendable excederse en su observación ¡por razones neurológicas!

No hay nada moralmente recriminable, salvo quizás el engaño "piadoso" de Mr. Incredible a su esposa, lo que conduce a una confusa situación donde ella sobreentiende una infidelidad matrimonial que nunca existió y que se aclara felizmente sin mayores trámites.

Contrariamente a lo que el contexto indica, se trata de una familia "muy normal". Demasiado normal para estos tiempos. Casados en primeras nupcias, por iglesia, fieles y con tres hijos. Ama de casa la mamá, que usa toda su "elasticidad" para atender al bebé y separar a sus otros dos hijos, un adolescente y un preadolescente en las habituales riñas entre hermanos. Hombre de su casa el papá, que usa de su fuerza para "poner orden". ¡Sus hijos los respetan! Algo notable.

La relación entre esposo y esposa es un poco "ruidosa". Los norteamericanos tienen, al menos cinematográficamente hablando, el prejuicio de que toda familia tradicional y numerosa es gritona y caótica. El principio de autoridad sale bastante bien parado, aunque no tanto como hubiésemos querido.

En definitiva, una familia que en el cine y en el cine animado nos propone un modelo de vida acorde a la moral natural. Es bastante.

Dirección y guión: Brad Bird.
Género: Animación, aventuras.
Doblaje original/español: Adaptado en diversos países de habla hispana.
Producción: John Walker.
Producción ejecutiva: John Lasseter.
Música: Michael Giacchino.
Fotografía: Janet Lucroy, Patrick Lin y Andrew Jimenez.
Montaje: Stephen Schaffer.
Diseño de producción: Lou Romano.
Dirección artística: Ralph Eggleston.
País: USA.
Año: 2004.
Duración: 121 min.
Estreno en USA: 5 Noviembre 2004.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *