Panorama Católico

Los Signos se han cumplido

Pero algunas pueden decirlo. Y ésas son  las células nerviosas. ¡Desdichadas células nerviosas! ¡Infelices células nerviosas, cuyo único oficio es transmitir al cerebro y dende a todo el cuerpo, que el cuerpo anda mal!

Y si no transmiten, están muertas.

Los signos se han cumplido.

Los Signos se han realizado. ¿Qué importa que los hombres no los vean? ¿Y por ventura eso mismo no está profetizado y no es otro Signo, que los hombres no los verán? …

La Iglesia está enferma, la Iglesia ha sido atacada por dentro.

La Iglesia está enferma de la misma enfermedad que atacó a la Sinagoga.

El mundo va pareciéndose cada día más al mundo al cual bajó el Hijo de Dios doloroso: tanto en la Iglesia como fuera de ella. Paganismo y fariseísmo.

No digo que haya defectado en la Fe, que haya de fallar en la Fe, pues posee contra eso la infalible promesa divina.

Pero Pedro pecó tres veces contra la Caridad; y Caifás profetizó criminalmente a pesar suyo. Y así será en el fin.

Y cuando un enfermo dice que él está enfermo no hay que dudar, porque él siente su enfermedad.

Y él siente su enfermedad, porque cada una de sus células siente pertenecer a un cuerpo que anda mal. Y la mayoría de las células no pueden decirlo.

Pero algunas pueden decirlo. Y ésas son  las células nerviosas. ¡Desdichadas células nerviosas!

¡Infelices células nerviosas, cuyo único oficio es transmitir al cerebro y dende a todo el cuerpo, que el cuerpo anda mal!

Y si no transmiten, están muertas. Para ellas vale más morir que no transmitir.

Los Signos se han cumplido. He aquí lo que tengo que transmitir so pena de muerte interna. Los Signos se han cumplido.

(Leonardo Castellani, Los papeles de Benjamín Benavidez,  Parte Segunda, Los Septenarios)

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube