Panorama Católico

Los Testigos (The Gathering)

Una de muertos en las proximidades del día de los fieles difuntos. Claro que la muerte vista heterodoxamente, aunque se la entrelace con la Iglesia y hasta con algunos de aquellos que presuntamente contemplaron la Pasión del Señor. Al estilo de Sexto Sentido, de menos calidad.

 

 

Una de muertos en las proximidades del día de los fieles difuntos. Claro que la muerte vista heterodoxamente, aunque se la entrelace con la Iglesia y hasta con algunos de aquellos que presuntamente contemplaron la Pasión del Señor. Al estilo de Sexto Sentido, de menos calidad.

 

 

Los Testigos
The Gathering (2002)

Dirigida por Brian Gilbert
Guión: Anthony Horowitz

Está de moda dar versiones novedosas sobre la historia cristiana, en particular sobre Nuestro Señor y su misión redentora. No hace falta mencionar el célebre Código da Vinci, aunque hay una enorme oferta de este tipo de deformaciones pseudocientíficas preparadas para satisfacer la fe vacilante de millones de cristianos. Dándoles una versión grata a la sensibilidad actual, la Encarnación, la Redención, la Iglesia, etc. pasan a ser hechos casi irrelevantes o meros decorados, cuando no falsificaciones de lo que realmente ocurrió.

Como en Sexto Sentido, (de la cual aquí toman bastantes ideas) un niño padece de cierta especial sensibilidad para percibir a las almas en pena, lo cual, naturalmente lo angustia sobremanera. En la versión de Shymalan, el niño se refugia en una iglesia católica y reza el De profundis… buscando protección. Finalmente un comprensivo psiquiatra -que se entrelaza en la historia por medio de un truco cinematográfico muy ingenioso- le permite comprender cuál es la naturaleza de su relación con el mundo de los muertos. Lamentablemente nosotros no logramos comprenderla, aunque el filme esté bien hecho y se vea con agrado, si a uno le gustan los "thrillers".

Es obvio que Shymalan busca encontrar el "más allá", resolver el problema del mal, de la libre voluntad humana, etc. y para ello echa mano de elementos de su formación católica, así como de su herencia hindú. Pero como es un artista, más allá de sus conclusiones -casi nunca suficientemente profundas- toca al sesgo los problemas.

En el caso que nos ocupa, The Gathering, o "Los Testigos", se trabaja sobre una veta mucho más comercial. La Iglesia (suponemos que católica, aunque podría ser anglicana) oculta, o al menos guarda con extremo sigilo el descubrimiento de una iglesia mandada construir por José de Arimatea en Inglaterra, en el primer siglo cristiano. Allí, entre sus imágenes se representa, ante a un enorme crucifijo, unos relieves que figuran multitudes de mirones, con rostros que, curiosamente, reaparecen luego en obras de arte, filmaciones, grabados… todos vinculados con muertes violentas. No son ni los piadosos seguidores de Nuestro Señor, ni los casuales transeúntes que apartaron su vista del horror. Son los que se regodearon en el sufrimiento de Cristo por morbo nomás.

El "obispo" del lugar y su "especialista" en temas arqueológicos, un sacerdote del que desde un principio se adivina alguna culpa que lo atormenta, confían las investigaciones del lugar, descubierto por un fatal accidente, a un historiador del arte y arqueólogo escéptico, padre del niño en cuestión.

Desde un principio falla el rigor histórico. José de Arimatea no podría haber construido una iglesia (edificio) de proporciones considerables y con figuras de estilo románico en el siglo I. Con rosetones góticos y ojivas medievales. Pequeño anacronismo que el guionista obvia con un pase digno de los mejores toreros.

Nadie sabe como aparece Cassie Grant (Christina Ricci, ¿recuerdan a la drogadicta de Bless the Child o La Niña Santa, que también comentamos?) Esto pasa a ser parte del "misterio", y lo damos por bueno. Lo cierto es que su vida se vincula estrechamente con el niño atormentado, su padre y su madrastra. Y ella también comienza a comprobar hechos extraños, algunos de los cuales el niño percibe.

En cierto momento el culpable cura especializado en arqueología, amante de la ópera y aficionado al whisky descubre (sabe Dios cómo) que los rostros del los relieves aparecen, como queda dicho, en el entorno de hechos de violencia registrados en diversos momentos de la historia. Teóricamente en todos, de modo que los "testigos" o miembros del "gathering" han de haber tenido una vida posmortem muy ocupada…

Naturalmente se va a cometer un crimen. El niño lo intuye y Cassie también. Ayudada por un misterioso personaje que emana de por ahí, descubre al futuro autor. Se trata de un hombre que fue víctima de abusos sexuales por parte de quienes regenteaban un hospicio tutelado por la Iglesia.

Por una -por nosotros incomprensible- razón, además de matar a los culpables, el vengador quiere hacer otro tanto con el niño… aparentemente porque se le parece físicamente, no queda claro. Freud sabrá…

Bien, para no aumentar la melange ni disminuir el suspenso de quienes tengan ganas de verla, no diremos más, tan solo que el cura culpable muere y el palentólogo escéptico termina siendo la buena persona, junto con Cassie… que se redime de sus pecados.

Involucrar a la Iglesia, presumiblemente católica, en esta historia "de miedo" no es más que un recurso fácil: la figura de Cristo, los escándalos por abusos… todo viene bien. Algunas libertades históricas y teológicas ("como todos sabemos, quienes presenciaron la muerte de Cristo por morbo y no por compasión han sido condenados a vagar por el mundo eternamente") dice muy suelto de cuerpo el cura culpable, como si enunciara el dogma de la infalibilidad pontificia. El espectador desatento lo asume como dato religioso cierto.

Hay otra que, si no fuera por malicia, solo puede haber sido producto de la ignorancia supina. Los clérigos, miembros de una curia bastante importante y rica, por cierto, visten de camisa, a veces clergyman o traje con cuello… en fin, algo que les da un aire clerical. El obispo lleva una suerte de cruz pectoral. Pero a la hora de reunirse para descubrir el secreto de la misteriosa iglesia ¡todos visten casullas, albas y estolas! Como si estuvieran por celebrar misa.

Como filme es olvidable. Si algo puede decirse a favor es que, a pesar de ciertos temas escabrosos que rodean el asunto, no se cargan las tintas sobre los puntos procaces. Tampoco hay escenas de este tenor. Ni alusiones demasiado directas. Son el marco de la historia.

Véala si tiene ganas. Por suerte es corta.

Elenco:

Christina Ricci …. Cassie Grant
Ioan Gruffudd …. Dan Blakeley
Stephen Dillane …. Simon Kirkman
Kerry Fox …. Marion Kirkman
Simon Russell Beale …. Luke Fraser
Robert Hardy …. The Bishop
Harry Forrester …. Michael Kirkman
Jessica Mann …. Emma Kirkman
Peter McNamara …. Frederick Michael Argyle
Mark Bagnall …. The Gathering
Clare Bloomer …. The Gathering
Mackenzie Crook …. The Gathering
Richard Evans …. The Gathering
Roy Evans …. The Gathering

Duración: Argentina:92 min
País: Reino Unido / USA
Idioma: Inglés
Color: Color
Sonido: Dolby Digital

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *