Panorama Católico

Lugo, “padre de la Iglesia”

Lugo aceptó la paternidad de un niño 

El presidente de Paraguay y ex obispo, Fernando Lugo, admitió, en acto público en el Palacio de Gobierno, ser el padre de un niño de dos años de edad, cuya madre le había iniciado una demanda de paternidad.

"Asumo todas las responsabilidades que pudieran derivar de tal hecho, reconociendo la paternidad del niño", manifestó el jefe de Estado paraguayo al revelar haber tenido "una relación con Viviana Carrillo", madre del varón que promovió el proceso judicial.

Lugo dijo que realizaba el reconocimiento "con honestidad, como paraguayo, como cristiano" y "en homenaje a toda la gente" que lo llevó al poder en las elecciones del 20 de abril del 2008.

Lugo aceptó la paternidad de un niño 

El presidente de Paraguay y ex obispo, Fernando Lugo, admitió, en acto público en el Palacio de Gobierno, ser el padre de un niño de dos años de edad, cuya madre le había iniciado una demanda de paternidad.

"Asumo todas las responsabilidades que pudieran derivar de tal hecho, reconociendo la paternidad del niño", manifestó el jefe de Estado paraguayo al revelar haber tenido "una relación con Viviana Carrillo", madre del varón que promovió el proceso judicial.

Lugo dijo que realizaba el reconocimiento "con honestidad, como paraguayo, como cristiano" y "en homenaje a toda la gente" que lo llevó al poder en las elecciones del 20 de abril del 2008.

 

Con patrocinio de abogados, la madre del menor había promovido la demanda días pasados en un juzgado de la ciudad de Encarnación, 370 kilómetros de Asunción, localidad de natal de Fernando Lugo, donde una jueza dio curso a la acción.

El reconocimiento de paternidad fue considerado como un "acto de valentía" por dirigentes políticos locales.

"Ahora se debe ratificar el apoyo a Lugo", sostuvo tras el anuncio el líder de la bancada liberal en la Cámara de Diputados, Enzo Cardozo, aliado político del jefe de Estado.

"El es laico, no tiene problema para tener hijo, es un hombre valiente", manifestó por su parte monseñor Mario Melanio Medina, miembro de la Conferencia Espiscopal Paraguaya (CEP).

Ahora corresponde inscribir al niño en el Registro Civil paraguayo con el apellido Lugo, manifestó por su parte la ministra de la Niñez y Adolescencia, Liz Torres.

Comentario Druídico: ¡Lindo homenaje al pueblo paraguayo! Bueno… al menos no pecó contra natura…

A esta altura del campeonato no nos vamos a escandalizar de que un obispo que abandona su ministerio para dedicarse a la política y encima promueve ideologías condenadas por la Iglesia, y prácticas morales aberrantes desde su cargo de presidente de una nación cristiana, haya tenido un hijo.

Naturalmente, yerra feo don Melanio en su juicio moral, porque Lugo tuvo esta relación antes de ser reducido al estado laical y sin haberse casado con la madre de la criatura, a la cual mantenía bien escondida y que debió reconocerr por una demanda de filiación. ¡Muy valiente!

Es decir, sí hay problemas morales graves en el clero progresista. Se supone que esto pasaba en la Edad Media cuando todos eran unos retrógrados degenerados. O solo con los conservadores, como el caso del fundador de los Legionarios de Cristo. Se pone en evidencia -como si fueran necesarios más datos- que una fracción muy importante del clero está amancebada, y no siempre con hembra…

Y en Argentina tenemos el caso de un obispo que es padre de familia desde hace años, y allí sigue, regenteando su diócesis como si nada. Entre los demás podemos encontrar un número creciente de fornicarios pro y contra natura, y en el pobre clero raso… ¡que Dios tenga misericordia!

El peor escándalo, sin embargo, es el del abandono de la Fe.  Si tuvieran un gramo de Fe, al menos podrían ser pecadores arrepentidos en potencia… Así son meramente unos hipócritas vividores, parásitos de la Iglesia y de los fieles, que solo ayudan a la condena de las almas y nada bueno hacen por Nuestro Señor y la Santa Iglesia.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *