Panorama Católico

Marcelino Pan y Vino (1955)

Esta película española, rodada en Italia y dirigida por un húngaro se convirtió en un clásico del cine familiar y religioso católico. Y aunque la historia es fantasía piadosa, no deja de ser una muestra de que el "nuevo cine español" que nos vendieron en los años '70 no es más que una perversión del vigoroso cine de la época de Franco.

Esta película española, rodada en Italia y dirigida por un húngaro se convirtió en un clásico del cine familiar y religioso católico. Y aunque la historia es fantasía piadosa, no deja de ser una muestra de que el "nuevo cine español" que nos vendieron en los años '70 no es más que una perversión del vigoroso cine de la época de Franco.

Dirigida por Ladislao Vajda

Marcelino pan y vino (USA)
Marcellino pane e vino (Italy)
The Miracle of Marcelino

Guión José María Sánchez Silva (novela) y Ladislao Vajda

Cuando el cine servía al bien, la verdad, la belleza y hasta la Fe. Fue a instancias del Papa Pío XII que se promovió un cine de inspiración católica (ver artículo de Pedro Rizo en esta misma edición) Ya se había desarrollado en Europa un cine vigoroso, épico, técnicamente muy avanzado y con un estilo característico, muy distinto del norteamericano. Un cine que logra el drama o la comedia sin caer en la artificialidad o en la ligereza del gag simplón. Un cine de fundamentos más cultos, más europeos.

A este cine pertenece Marcelino Pan y Vino, versión cinematográfica de la novela de José María Sánchez Silva, un relato sentimental sobre un niño abandonado en la puerta de un convento franciscano, que finalmente, después de muchos esfuerzos para encontrarle familia, fue adoptado por los frailes.

Este niño es irremediablemente travieso, aunque tiene una gracia muy particular que lo llevará al cielo: Nuestro Señor le habla por medio de un Cristo crucificado arrumbado en un desván al que tiene prohibido subir y por medio de esta prodigiosa comunicación lo prepara para el cielo, donde prematuramente será llevado.

Es notable la buena actuación, la escenografía, el montaje. Quizás el rubro comparativamente menos desarrollado en la época fuera la música, hoy en día compuesta con tal profusión de recursos técnicos y compositores especializados (algunos excelentes) que no podemos menos que ver en estos filmes como algo pobre. La actuación de Pablito Calvo es brillante, lo mismo que su physic du rol. El acierto del director al elegirlo nada tiene que envidiarle a los sofisticados procesos de "casting" de la actualidad. Los personajes centrales, todos pulcramente desempeñados por actores de gran experiencia.

El blanco y negro hace también mucho más evidente la calidad del producto y es un eficaz antídoto contra la sobredosis de color y tridimensión que vivimos hoy.

Hemos visto hace poco Jerumín (basada en la novela del P. Coloma sobre la infancia de Juan de Austria), San Isidro Labrador y Fray Escoba, vida de San Marín de Porres. También una versión menos lograda de la vida de Santa Isabel de Portugal. Todas en versión VHS y tomadas de copias muy pobres. Sería bueno recuperar, digitalizar y difundir todo este tesoro de filmes en lengua española y de temas católicos que tanto nos hacen falta.

Elenco:

Rafael Rivelles …. El Padre Superior
Antonio Vico …. Fraile
Juan Calvo …. Fray Papilla (Fray Francisco)
Pablito Calvo …. Marcelino
José Nieto …. Comandante de la Guardia Civil
Juanjo Menéndez …. Fray Gil
Fernando Rey …. Fray Moderno (narrador)
Mariano Azaña …. Fraile
Carmen Carbonell …. Alfonsa
Rafael Calvo …. Don Emilio (the alcalde)
Francisco Arenzana
Antonio Ferrandis
Francisco Bernal
Rosita Valero
País: España / Italia
Idioma: Castellano
Color: Blanco y negro
Sonido: Mono
Calificación: Todo público

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
16/06/2009 a las 1:15 pm

 Yo no preguntaría si existio

 Yo no preguntaría si existio realmente en el mundo. Mi pregunta sería; ¿existe Marcelino pan y vino en mí?, ¿qué sentimientos ha hecho nacer o renacer esta pelicula en mí?. Personalmente creo que Dios nos manda mensajes utilizando cualquier medio para que no perdamos de vista la verdadera finalidad de nuestras vidas. Lo dice muy claro, "ama al prójimo como a ti mismo" que se puede traducir como: "no hagas al prójimo lo que no quieras para ti".

Contesto a tu pregunta; no, no existió Marcelino pan y vino, es cuento escrito por José María Sánchez Silva y que Ladislao Vajda llevó magistralmente a la pantalla.

 

Un cordial saludo



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *