Panorama Católico

Milagros Eucarísticos

Una recopilación de relatos breves sobre milagros eucarísticos desde el siglo primero de nuestra era hasta el siglo XX. Cada relato tomado de una fuente documental. Ideal para niños, para fomentar en ellos la devoción eucarística.

Milagros Eucarísticos
P. Manuel Traval y Roset S. J.

Ediciones Librería Espiritual
Quito, 336 páginas

Una recopilación de relatos breves sobre milagros eucarísticos desde el siglo primero de nuestra era hasta el siglo XX. Cada relato tomado de una fuente documental. Ideal para niños, para fomentar en ellos la devoción eucarística.

Milagros Eucarísticos
P. Manuel Traval y Roset S. J.

Ediciones Librería Espiritual
Quito, 336 páginas

Los milagros son maravillas que realiza Dios con su omnipotencia, excediendo -no rompiendo- las leyes de la naturaleza. De modo tal que nuestra Fe se afirme ante la contemplación de lo sobrenatural, anticipo del Cielo.

Para sostener la Fe de los débiles hizo Nuestro Señor Jesucristo sus milagros y dio a sus apóstoles y discípulos la potestad de hacerlos en su nombre. Y los milagros se han sucedido a lo largo de toda la historia de la redención.

“Creo para entender”, dice San Anselmo, en aparente contradicción con la necesidad del milagro. Pero no hay tal contradicción. Cristo obró sus milagros ante los que ya creían, aunque fuera imperfectamente. Y lo hizo para que los que viendo sus milagros, creyeran en Él de un modo más perfecto y sobrenatural. Sin embargo, no todos creyeron. Los fariseos vieron, y no creyeron. “Entiendo para creer”, completa el santo su apotegma. Los incrédulos no entienden y no creen, ni con ni sin milagros. Es así.

Por eso es necesaria la Fe, o al menos una disposición a la Fe para recibir la gracia del milagro. Y muchas veces es necesario el milagro para reforzar la Fe.

A este propósito sirve el libro que presentamos, recopilación de milagros eucarísticos de todos los siglos cristianos. Doble milagro: el de la eucaristía, milagro cotidiano en los altares, y estos, manifestaciones extraordinarias del misterio eucarístico.

Los leemos con disposición infantil a creer lo que ha hecho quien todo lo puede, quien no se engaña ni nos engaña. Los leemos con Fe. Y nos maravillamos de la enorme cantidad de intervenciones divinas que misericordiosamente nos presionan hacia la verdad sobrenatural. Esto aumenta nuestra Fe.

En tiempos en que pocos tienen una noción equilibrada del milagro (o lo niegan o lo ven en todas partes) es bueno conocer cómo obra el Señor, con qué neta claridad distingue su intervención en el orden natural, separándola de la prestidigitación y el engaño, tan frecuentes hoy entre los más sencillos. Y de la diabólica manipulación preternatural.

Los libros que recopilan milagros constituyen un género de calidad variable. No todos quizás sean veraces en todo, es verdad. Algunos pueden ser solo verosímiles y tal vez provengan de la piedad popular. Si no ocurrió así, bien puede haber ocurrido, pues son coherentes con la Fe y la Tradición. Tampoco podemos probar que no hayan sucedido. Ninguno de estos hace daño a la Fe, menos aún a las personas de buen discernimiento.

Temamos lo contrario. Ya hemos padecido una matanza de inocentes tras la “desmitificación” posconciliar. ¡Cuánta gente se escandalizó y hasta perdió la Fe porque se “borraron” del santoral -bajo excusas de una crítica racionalista- a sus santos venerados y sus milagros. Siguiendo esa metodología muchos han llegado a negar la existencia misma de Cristo, fundamento de nuestra Fe.

Lo que sí hace daño es el “milagro” antiteológico, el que contradice las verdades de la Fe. Ese no solo no es veraz, sino que es disolvente. Cuidémonos del falso milagro, de lo grotesco, lo ridículo, del sinsentido. Y mucho más del que niega algún punto del dogma.

Así pues, a la hora de poblar la imaginación de historias piadosas, las cuales sin duda han sucedido aunque quizás no exactamente como nos las relatan, es bueno “hacerse como niño”. Creyendo lograremos entender mucho más. Y entendiendo fortaleceremos la Fe.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *