Panorama Católico

Mirando llover, y pensando en políticas serias

Mirando cómo cae pacientemente la lluvia, en varias zonas agrícolas del centro y algo más al norte del país, es momento de pensar políticas serias y soluciones que trasciendan el corto plazo, en materia de política agropecuaria y fiscal. Una semana marcada por la inestabilidad (atmosférica), luego del regreso de las bajas temperaturas, en las principales áreas agrícolas argentinas, durante la que se pronostican episodios de lluvias, de dispar magnitud.

Mirando cómo cae pacientemente la lluvia, en varias zonas agrícolas del centro y algo más al norte del país, es momento de pensar políticas serias y soluciones que trasciendan el corto plazo, en materia de política agropecuaria y fiscal. Una semana marcada por la inestabilidad (atmosférica), luego del regreso de las bajas temperaturas, en las principales áreas agrícolas argentinas, durante la que se pronostican episodios de lluvias, de dispar magnitud. El Sudeste bonaerense presenta, de momento, reservas edáficas suficientes aunque el trigo, en plena siembra, muestre casos de corrimiento de variedades hacia las de ciclo intermedio o corto, en medio de una generalizada tendencia a menor inversión en dicho cultivo.

Escribe Alejandro Pérez Unzner

apucampo@hotmail.com

Hoy se cumplen 64 años del final de la conferencia de Breton Woods, piedra fundamental de la globalización económica incipiente, que creó antes de finalizar formalmente la Segunda Guerra Mundial un sistema financiero internacional. Los acuerdos emergentes de dicha conferencia sentaron las bases de la creación del FMI y el sistema original colapsó desde que Nixon devaluó inconsultamente el dólar, provocando quizás el mayor default de la historia. Después, en 1973, cayó el patrón oro y el mundo empezó a manejarse de otro modo: las tasas de cambio ya no serían el principal método usado por los gobiernos para administrar la política monetaria, debido a la resistencia a continuar importando la inflación estadounidense a través de los tipos de cambios fijos.

Y, hablando de políticas, la tributaria sigue ocupando el centro de la escena nacional, a más de la difusión de indicadores macroeconómicos creíbles o no y de anuncios sobre reestatizaciones, temporarias o no. Me permitiré citar textualmente palabras del expresidente Néstor Kirchner: “Queremos traje a rayas para los evasores", dijo, en el discurso que pronunció el domingo 25 de mayo de 2003 al asumir su primer mandato, ante la Asamblea Legislativa. En el Congreso, ese ámbito al que acudió y acude esta administración conyugal solamente cuando le conviene, ya que mayormente el país se ha venido manejando mediante una suerte de suma casi plena del poder público. Ese día, se oyeron definiciones fuertes como “lucha a fondo contra la impunidad y la corrupción” o “vuelta a una Argentina con movilidad social ascendente". También, la postura a favor de un “capitalismo nacional” reconstruido.

Entonces, de acuerdo: ahora, gobierno y privados deben más que nunca ponerse a trabajar en materia impositiva en serio, uno fiscalizando correctamente y cumpliendo con su deber a pleno, lo cual incluye devolver a la sociedad en obras ciertas lo recaudado y no fabricar castillos en el aire, y otros abonando lo debido y dejando de crear artilugios pro-elusión o pro-evasión. Un sistema impositivo justo y que se cumpla a rajatabla, la única manera de enderezar este andar tan complicado en esta etapa post-conflicto.

Por de pronto, quedan tres años y medio de presidencia para la Sra. Fernández y desde el mercado le han mostrado una señal, cual es la recuperación del volumen operado en la Bolsa de Comercio local, luego de cuatro meses a la deriva.

Mientras tanto, vemos que el Chicago electrónico, a esta hora, marca un rebote en soja de 6,25 u$s/t, y esta suba es acompañada por el complejo; el maíz gana casi un dólar y el trigo, +0,50. Un mercado que, a mi juicio, debería tomar como bajista el resultado del reporte semanal de estado y progreso de los cultivos en EE.UU.. Ayer, rueda netamente bajista, y más aún ante la gradual normalización de la presencia argentina en el mercado mundial de soja.

Tras la sesión diurna, USDA dio 65% del maíz en estado bueno/excelente, por encima del 64% de la semana pasada y del 62% de hace un año. Así, el forrajero suma cinco semanas con mejoras ininterrumpidas en su mejor condición. El 34% ya fue polinizado, contra 13% de la semana anterior, 72% de 2007 y 60% promedio de los últimos cinco años.

En soja, el reporte dio 61% en estado bueno/excelente, por encima del 59% de la semana pasada, y en igual nivel que en 2007. El 45% ya está florecido, contra 26% de la semana precedente, 70% del año pasado y 65% promedio de los últimos cinco años.

Lo que contrarresta dicha fuerza bajista es la lentitud con que se vienen desarrollando ambas producciones, este año.

En trigo de invierno, USDA señaló que la cosecha llegó al 71% del área apta, contra 62% de la semana pasada, 78% de 2007 y 79% promedio de las últimas cinco temporadas. El de primavera está en un 63% bien o mejor, por encima del 61% de la semana anterior y debajo del 75% del año pasado.

Localmente, recuperación parcial en soja física, con interesante afluencia de volumen, en medio de otro clima, el del fin de las normas que desencadenaron el conflicto. Bajo las nubes, hubo 970 pesos, abiertamente, por el poroto disponible. El maíz, en cambio, vivió una jornada de fuerte depreciación, marcando apenas 440 pesos. Hay que seguir el ritmo de las necesidades de exportación para entender los vaivenes maiceros.

En el MATBA, el forrajero cayó -4,50 u$s/t al compás de Chicago: u$s/t 163,50 la posición Septiembre. Soja, +2 en promedio: 327,50/Noviembre y 312 la Mayo. Trigo, abajo 2 dólares, en promedio: Enero a 204, cayó 3.  

Para finalizar, unos dichos del titular de AAPRESID, Gastón Fernández Palma, a un mes del congreso anual de esa entidad con sede en Rosario. Sobre la autocrítica al sector en el citado conflicto, el de Necochea señaló: “Diría que el productor es un gran indiferente, que no se sentía parte de la realidad y que pensaba que porque “aportaba” con las retenciones no lo iban a tocar más y fue todo lo contrario. Incluso, diría que el disparador (de la protesta) no fue la convicción, sino el bolsillo. Mientras estaba -la retención en soja- en 23 o 27% no pasaba nada; cuando se fue a 35% ahí empezó a haber malhumor y la cosa estalló cuando la llevaron a 45%. Pero lo que no hubo en todo ese lapso fue un plan alternativo, políticamente viable, para salir de ese modelo”.

De eso se trata: planes políticamente viables. Más allá de las ideas del casi seguro nuevo secretario de Agricultura. Y mirando la lluvia…

22 de julio de 2008
 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *