Panorama Católico

Misal de San Pío V podría regresar al uso cotidiano

VATICANO, 30 Mar. 06 (ACI).-El Misal de San Pío V, que la Iglesia Católica usaba hasta 1962 y que fue reemplazado por la liturgia de “Novus Ordo” (Nuevo Ordinario) aprobada a raíz de la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, podría ser aprobado para su uso universal, según indicaron fuentes cercanas al Vaticano.

VATICANO, 30 Mar. 06 (ACI).-El Misal de San Pío V, que la Iglesia Católica usaba hasta 1962 y que fue reemplazado por la liturgia de “Novus Ordo” (Nuevo Ordinario) aprobada a raíz de la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, podría ser aprobado para su uso universal, según indicaron fuentes cercanas al Vaticano.

La decisión, que el Papa Benedicto XVI ha consultado con los cardenales y con las cabezas de los dicasterios del Vaticano, podría ser anunciada tras la reunión del 7 de abril que el Pontífice sostendrá con los “capidicasterio”.

El Misal de San Pío V contiene la Misa celebrada en latín según la antigua tradición, y actualmente sólo puede celebrarse con permiso del Obispo local. La aprobación universal significaría que la Misa del antiguo rito podrá ser celebrada libremente en todo el mundo por los sacerdotes que así lo deseen.

La medida no está directamente relacionada con el problema del cisma lefebvrista, pues como teólogo, el Pontífice siempre expresó su interés por recuperar esta liturgia. Sin embargo, las mismas fuentes señalan que éste podría ser un paso importante para resolver el cisma, pues la posibilidad de celebrar libremente la Misa de San Pío V es uno de los puntos de tensión con los lefebvristas.

En julio, la Sociedad de San Pío X –lefebvristas– elegirán un nuevo superior. El grupo cismático elegirá entre la línea abierta a la reconciliación del actual superior Bernard Fellay y la línea cerradamente anti vaticana de Richard Williamson, otro de los cuatro obispos consagrados por Marcel Lefebvre y consecuente excomulgados.

 

Comentario Druídico: ACI escribe siempre con la pluma envenenada cuando tiene que tratar el tema FSSPX. En pocos párrafos el redactor utiliza tres veces la palabra "cisma", cuando ya el Vaticano ha dicho reiteradamente por boca del Card. Castrillón Hoyos -delegado papal para las relaciones con los católicos llamados tradicionalistas- que no existe tal "cisma", prefiriendo hablar de "situación canónica irregular", calificación en la que podemos incluir a decenas de congregaciones. E insiste ACI en sugerir una fractura interna en la FSSPX, que personifica en dos de los obispos: Mons. Fellay, que sería la "paloma" y Mons. Williamson, el "halcón".

La próxima elección de Superior General en la FSSPX no parece deparar muchas sorpresas. La lista de candidatos es muy breve y en cualquier caso todos se han manifestado contestes con la posición oficial, de la que Mons. Fellay es vocero: solicitar a Roma dos "condiciones" (prealables) a fin de sentarse a conversar. Una es la anunciada aquí por ACI. La otra, la declaración de nulidad o al menos levantamiento de las excomuniones que pesan sobre los obispos. De las dos, la más difícil de lograr es la que parece que anunciaría el Papa en breve. De modo que, si esta expectativa se cumple, podría conjeturarse que la segunda no tardará en ser concedida. Por otra parte, afirmar que esta medida no tiene nada que ver con lo solicitado por la FSSPX es algo ingenuo de parte del redactor de ACI.

Aunque parezca que tenemos inquina contra agencia -que nos ha citado reiteradamente y cuya meritoria trayectoria reconocemos- debemos corregir la información: el misal de San Pío V se uso hasta 1965, y más restringidamente desde allí hasta hoy. Nunca fue derogado. Y la reforma litúrgica no fue realizada "durante" el Concilio sino después, en especial cuando se arribó a la construcción del Novus Ordo Missae en 1969, después de pasar por intentos tales como la llamada Misa Normativa -que fue rechazada por Paulo VI porque arrancaba con una definición herética de la misa-. En aquellos tiempos de entusiasmos reformistas posconciliares se llegó a negar la presencia real y el carácter sacrificial de la Misa, lo que motivó la encíclica del papa Montini "Mysterium Fidei", fuerte freno al desmadre litúrgico. De todos modos, del Novus Ordo, tras las sucesivas adquisiciones en materia de "plegarias eucarísticas", creatividad y la famosa "inculturación litúrgica", ya solo casi queda el recuerdo.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube