Panorama Católico

Mons. Fitzgerald ¿Defenestrado?

Hace menos de un mes su nombre figuraba entre los candidatos "seguros" al capello Cardenalicio que, también según rumores periodísticos en este caso acertados, el Papa Benedicto anunciaría, como lo hizo, el 22 de febrero. Pero el presunto cardenal acabó en Egipto…

Hablamos de Mons. Michael Fitzgerald, Presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso y Secretario del Consejo para las Relaciones con el Islam.

Hace menos de un mes su nombre figuraba entre los candidatos "seguros" al capello Cardenalicio que, también según rumores periodísticos en este caso acertados, el Papa Benedicto anunciaría, como lo hizo, el 22 de febrero. Pero el presunto cardenal acabó en Egipto…

Hablamos de Mons. Michael Fitzgerald, Presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso y Secretario del Consejo para las Relaciones con el Islam.

En vez de darle el birrete cardenalicio a monseñor Michael Fitzgerald, (&hellip…) el máximo experto sobre islam de la Santa Sede, el Pontífice lo designó nuncio (embajador) en Egipto y delegado ante la Liga Arabe. La prensa italiana no dudó en calificar este clamoroso nombramiento como una remoción, ya que Fitzgerald, por el puesto que ocupaba, era un firme candidato a la púrpura, desde 2003. Marco Politi, prestigioso vaticanista del diario La Repubblica, sin vueltas escribió que con Fitzgerald "cae la primera cabeza en la Curia". (Elizabetta Piqué en La Nación del 18 de febrero)

Como en el caso de las instrucciones litúrgicas a los Neocatecumenales, hay que buscar los antecedentes de esta defenstración en conflictos doctrinales que el entonces cardenal Ratzinger debió enfrentar durante los más de 25 años de Prefecto de la Fe.

En 1997, Fitzgerald fue uno de los presentadores de un libro -titulado "Hacia una teología cristiana del pluralismo religioso", escrito por el famoso teólogo jesuita Jacques Dupuis-, que fue cuestionado y sometido a una larga investigación por la oficina de Ratzinger.

 

Durante este controvertido proceso, en abril de 2001, en el 450&deg… aniversario de la Universidad Gregoriana, Fitzgerald elogió públicamente a Dupuis por su "trabajo pionero" en el acercamiento a otras religiones, algo que le cayó muy mal a Ratzinger. Dupuis (que vivió 36 años en la India y murió en Roma en diciembre de 2004) es recordado por su intento de entender cuál es el lugar de otras grandes religiones en el plan salvífico de Dios, y cómo esto se relaciona con Cristo. En contraste con esta tendencia, en agosto de 2000 Ratzinger publicó "Dominus Jesus", un polémico documento sobre la unicidad salvífica de Cristo (idem).

 

Dos rápidas conclusiones: la prensa liberal o progresista considera "polémico" (por usar el término más suave y elegante) todo aquello que no va en el sentido de su formación ideológica. La declaración Dominus Iesus es "polémica" porque afirma que Cristo es el único salvador y que la Iglesia Católica es "la" Iglesia de Cristo, siendo las "denominaciones protestantes" apenas si comunidades eclesiales casi sin sacramentos, sin sucesión apostólica, sin tradición ni magisterio, elementos esenciales de la Iglesia verdadera.

Segunda conclusión, así como el Card. Ratzinger se negó a asistir a la reunión de Asís de 1986, así como desaconsejó el "pedido de perdón" del 12 de marzo del año 2000 que tanto confundió a los fieles católicos, asimismo -al defenestrar al máximo exponente del diálogo interreligioso- parece intentar un desaceleramiento de estas prácticas tan lesivas para la fe de los católicos, y para la claridad doctrinal de los no católicos, porque muchos terminan en el indiferentismo (todas las religiones son iguales) y otros en el escándalo. Ambos alejados de la Fe.

Esta designación es una señal, una esperanza cuya confirmación como tendencia aguardamos ansiosamente.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *