Panorama Católico

Mons. Martorell denunció un “desfalco descomunal” bajo la administración de Mons. Piña

Martorell denunció un desfalco descomunal en la Pastoral Social de Iguazú


El obispo de Iguazú revela en un documento el manejo de Carlos Di Marco
y un grupo de allegados, de los fondos de ayuda social, que fueron
derivados a las campañas de Piña y del Frente por la Dignidad. Dice que
se dibujan proyectos para obtener ayuda financiera que siempre termina
en un grupo cerrado de ejecutores


Martorell denunció un desfalco descomunal en la Pastoral Social de Iguazú


El obispo de Iguazú revela en un documento el manejo de Carlos Di Marco
y un grupo de allegados, de los fondos de ayuda social, que fueron
derivados a las campañas de Piña y del Frente por la Dignidad. Dice que
se dibujan proyectos para obtener ayuda financiera que siempre termina
en un grupo cerrado de ejecutores




Documento. Martorell reveló el desmanejo de la Pastoral Social de Iguazú.

Al cumplirse un año de su arribo a Puerto Iguazú, el Obispo Marcelo
Martorell elevó al Episcopado un documento en el que denuncia la
concreción de un “descomunal desfalco” en la pastoral Social de esa
Diócesis, presuntamente perpetrado por hombres de la máxima confianza
de su antecesor, Joaquín Piña, desnudando la existencia de
irregularidades de tal magnitud que los nuevos asesores jurídicos
preparan ya una denuncia penal por malversación de fondos que involucraría a casi todos ellos.

Los resultados de la auditoría ordenada por Martorell, que promete
convertirse en un verdadero escándalo, revelan la existencia de una red
que utilizaba ayuda internacional en euros destinada a los indigentes
para campaña política, y fondos de programas nacionales para honorarios
que no correspondían, siempre para las mismas personas.

Queridos hermanos en el Episcopado, estamos frente a un desfalco descomunal y un robo del dinero de los pobres,
de las limosnas de la gente, que no nos está permitido dilapidar,
descuidar y mucho menos que se lo robe, como aquí ha sucedido y sigue
sucediendo". Esa es la frase más dramática de un documento que escribió
Martorell, quien reemplazó a Joaquín Piña luego que éste se hubiera
lanzado al terreno político y a quien acompañaron varios de los
denunciados por utilizar políticamente a la diócesis y beneficiarse con
el dinero destinado a la ayuda social. En su misiva al presidente de
Cáritas Nacional, Monseñor Fernando María Bargalló y al presidente de
la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Monseñor Jorge Alcides Pedro
Casaretto, Martorell describe un manual de prácticas realizadas por un
grupo de allegados a Piña, encabezado por Carlos Di Marco, quien fue
candidato a vicegobernador del Frente por la Dignidad, que lideró el ex
obispo junto al camionero Adolfo Velázquez.

Martorell también se queja de los ex integrantes de la Pastoral Social
por oponerse a su designación y organizar manifestaciones y operaciones
en su contra. Nombra a P. Calgary, Di Marco, la hermana Adela Helguera,
Pascualina Pepino, Rosa Porello, Marivi Puertas, Carolina Acosta y los
desplazados Patricia Lizarriaga y Maximiliano Almirón como personas que
"han tomado a las instituciones de la Iglesia como mera fuente de
trabajo y lugar donde fácilmente puedan introducirse en las comunidades
para comunicar y esparcir su ideología, que dista mucho de lo bíblico".

“El 90 por ciento de las personas involucradas no comulgan con la
Iglesia, ni con sus postulados, ni con su doctrina", señala Martorell.

Han transformado las escuelas de ciudadanía en comités políticos,
desde donde ideologizan a gente, con mensajes erróneos y haciéndolos
pasar por el mensaje de la Iglesia, usando los dineros e
infraestructura de la misma”, apunta. Pero más allá de las posturas
ideológicas, la gravedad de la situación que denuncia Martorell, radica
en el manejo de los fondos de la Pastoral. Revela que en la campaña de Piña en las constituyentes del año pasado se usaron fondos de Cáritas
y se contrajeron deudas que “no se han pagado y hoy nos reclaman”. Las
facturas a nombre de Cáritas incluyen folletería, combustible para los
autos de campaña -solo en una estación de servicio de Puerto Esperanza
se adeudan doce tanques de nafta, aproximadamente mil litros- cargados
en vehículos autorizados por la Pastoral, pero no oficiales.

También cuenta que cuando Di Marco inició su campaña como candidato a
vice, se le pidió la renuncia porque la diócesis no avalaba una alianza
partidaria hecha con el partido Comunista, el Socialista, la Corriente
Clasista y Combativa y el sindicalista Adolfo Velázquez.

Pero Di Marco desobedeció las órdenes y siguió operando directamente
con las autoridades nacionales de Cáritas y la Pastoral Social, usando
los fondos para la campaña y advirtiendo que iban a crear una
estructura paralela con una ONG de una religiosa para que se le giren
fondos. Según el documento firmado por Martorell, Di
Marco, en octubre giró en descubierto con la tarjeta American Express
4.200 euros de la cuenta que llega como ayuda social desde Alemania
,
que estaba destinada a proyectos de ayuda directa a los más
necesitados, a la publicación del periódico diocesano y al
mantenimiento de Cáritas y la Pastoral Social y para siete merenderos
que se prestan en la zona de Eldorado.

A propósito del proyecto de los jarros de leche que viene del
Ministerio de Desarrollo Social -área de Seguridad Alimentaria-
“comprobamos doble facturación
haciendo figurar en el número de beneficiarios, los que están cubiertos
con la ayuda de Alemania. Sobrefacturación detectada en los precios
pagados a los proveedores pero que se compartían las diferencias y el
IVA. En ese aspecto, se detectó aproximadamente un 20 por ciento de
sobrefacturación. Otra anomalía es el número dibujado de los
beneficiarios. Pasaban un número exagerado de beneficiarios para rendir
en Buenos Aires, pero los centros donde se desarrollan los merenderos,
reciben lo mínimo e indispensable, menos de lo necesario para cubrir el
número real y la necesidad de compras extraordinarias por parte de las
Cáritas parroquiales. En la lista enviada a Buenos Aires se encuentran
los beneficiarios subvencionados por la Diócesis de Hamburgo y que no
dependen del plan de Seguridad Alimentaria

Comentario Druídico: Desde estas páginas nos hemos referido constantemente a los manejos de la "Caja" de la Iglesia Argentina -Caritas- siempre en manos de obispos de la misma filiación. Cuando el legendario "Club de San Isidro" cedió ante la figura emergente del Cardenal Primado, no lo hizo gratuitamente. Pidió el manejo de los fondos. Mons. Casaretto pasó a la poderosa Comisión de Pastoral Social, y Cáritas quedó en manos de un hijo de Mons. Laguna, Fernando Bargalló, Obispo de Moreno-Merlo. No nos olvidemos de los suicidios de párrocos en San Isidro y del monstruoso montaje para asumir el control de la Fundación Felices los Niños. Es común el manejo arbitrario de los fondos de ayuda social para “disciplinar” a los párrocos no adictos… Hay también chucherías, como la venta de ropa donada en locales comerciales y otras correptulas de las que lucran parásitos de menor cuantía en la escala jerárquica.


Estas habas se cuecen en muchas diócesis, sin que esto implique, ni mucho menos, una acusación indiscriminada al voluntariado. Sin embargo, sería ingenuo no ver en muchos "gerentes laicos" de Cáritas clientela rentada de algunos obispos para fines muchas veces non sanctos.

Tampoco olvidemos que la maniobra política de Mons. Piña tuvo la bendición primada.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *