Panorama Católico

Mons Ranjith: Renovar la Fe en la Presencia Real de Cristo

Monseñor Ranjith, Secretario de la
Sagrada Congregación para el Culto Divino, ofrece las siguientes
reflexiones en el prefacio del libro "Dominus est", escrito por
monseñor Athanasius Schneider, Obispo auxiliar de Karaganda
(Kazakistan) (Librería Editrice Vaticana).

Monseñor Ranjith, Secretario de la
Sagrada Congregación para el Culto Divino, ofrece las siguientes
reflexiones en el prefacio del libro "Dominus est", escrito por
monseñor Athanasius Schneider, Obispo auxiliar de Karaganda
(Kazakistan) (Librería Editrice Vaticana).


"La
convicción profunda de que en las especies Eucarísticas el Señor está
verdadera y realmente presente y la creciente práxis de conservar la
Santa Comunión en el Tabernáculo contribuyó a la práxis de arrodillarse
en actitud de humilde adoración del Señor en la Eucaristía".

"La
Eucarístía debe ser acogida con estupor, máxima reverencia y en actitud
de humilde adoración" y "asumir gestos y actitudes del cuerpo y del
espíritu que facilitan el silencio, el recogimiento, la humilde
aceptación de nuestra pobreza ante la infinita grandeza y santidad de
Aquél qu eviene a nuestro encuentro en las especies Eucarísticas se
hace coherente e indispensable".

"En
algunas iglesias tal práxis va siempre a menos y los responsables no
sólo imponen a los fieles recibir la Santísima Eucaristía de pie, sino
también han eliminado todas la genuflexiones abligando a los fieles a
estar sentados, o de pie, también durante la elevación de las especies
Eucarísticas presentadas para la adoración".

*No
dejan de ser realmente emocionantes estas palabras del Secretario de la
Sagrada Congregación para el Culto Divino. Es un lenguaje al que
tristemente ya no estamos acostumbrados. Un lenguaje transido de fe, de
verdadera piedad católica y de profunda devoción hacia el misterio
Eucarístico.

Aquí, sí que las 'ovejas' pueden reconocer la voz del
Buen Pastor. En los lenguajes de los últimos años, utilizados por la
mayoría de los Pastores, sólo se reconoce una voz extraña.

Los
resultados están a la vista: la trivialización del Santísimo
Sacramento, la pérdida del fervor eucarístico, una crisis brutal de
vida cristiana.

¿No se han percatado de esto los Señores Obispos o
han preferido mirar hacia otro lado? ¿Se han comportado como verdaderos
Pastores o se han quedado en las esferas académicas, especulativas y
lejos de la vida concreta de sus fieles?

Lo sabremos cuando respondan ante Dios.
Continúa Monseñor Ranjith, ahora acerca de la práctica de la Comunión en la mano:

"Introducida
abusivamente y aprisa en algunos ambientes de la Iglesia inmediatamente
después del Concilio se convirtió después en regular para toda la
Iglesia"

*Recordemos que esta
práctica fue introducida contra la opinión negativa y contraria de la
mayoría abrumadora del episcopado mundial que fue consultado en su
momento. Del mismo modo se ha ido extendiendo por los abusos de
autoridad de muchos sacerdotes que despóticamente lo han impuesto y
siguen imponiéndolo a sus fieles sin que los Obispos hagan nada por
defender los derechos de los fieles.¡Un verdadero escándalo y abuso!


"Este
gesto contribuye a un gradual y creciente debilitamiento de la actitud
de reverencia hacia las Sagradas especies Eucarísticas" "Una alarmante
pérdida de recogimiento y un espíritu de general desatención".


*¿Tampoco
constatan esto los Sacerdotes? ¿No lo constatan los Obispos en sus
múltiples visitas a las parroquias y en sus propias catedrales? Si no
son capaces de constatarlo, entonces tristemente habrá que decir que
han perdido toda sensibilidad espiritual y eucarística.

¿Y si lo constatan por qué motivo vienen estando parados sin hacer nada para remediarlo?

"Se
ve al presente que los comulgantes vuelven a sus puestos como si nada
extraordinario hubiese acontecido. Mayormente distraidos están los
niños y los adolescentes. En muchos casos no se ve aquél sentido de
seriedad y silencio interior que deben señalar la presencia de Dios en
el alma"


*No podemos dejar
de preguntarnos si los famosos 'planes pastorales' diocesanos recogen
esta realidad y buscan remediarla. ¿Si esto no es una preocupación
pastoral, qué es lo importante entonces?


SE VERIFICAN GRAVES ABUSOS:

"Hay
quien lleva las Sagradas especies para tenerlas como "souvenir", quien
las vende y quien las lleva para profanar en ritos satánicos".

"También
en las grandes concelebraciones, incluso en Roma, varias veces han sido
encontradas las especies sagradas tiradas en el suelo"


*Tristemente
esto no es una novedad. Conocemos iglesias y catedrales en las que han
tenido que ser recogidas las sagradas formas tiradas en el suelo por
algunos comulgantes. Conocemos de catequistas que han tenido que
obligar a los niños a entregar la sagrada forma guardada en los
bolsillos.


"Creo que ha
llegado el momento de valorar bien dicha práxis, y de revisar si es
necesario abandonar estapráctica que de hecho no fue indicada ni en la
Sacrosantum Concilium ni por los Padres Conciliares, y que fue aceptada
después de una introducción abusiva en algunos países".


"Ahora,
más que nunca, es necesario ayudar a los fieles a renovar una viva fe
en la presencia real de Cristo en las especies Eucarísticas con el fin
de reforzar la vida misma de la Iglesia y de defenderla de las
peligrosas distorsiones de la fe, que tales situaciones están causando"



Las razones de este gesto "deben ser no tanto las razones académicas
sino pastorales -tanto espirituales como litúrgicas-; en definitiva,
aquello que edifica mejor la fe".


*Suponemos
que los apóstoles de la comunión en la mano seguirán en sus trece y
quizás aún con más fervor apostólico. Sin embargo, estas palabras hacen
justicia a muchos sacerdotes, religiosos y laicos que durante muchos
años han procurado extremar todos los cuidados para que la fe, la
adoración, el respeto y la piedad Eucarística no se vieran en peligro
por las nuevas prácticas y corrientes desacralizadoras.

Fuente: Blog de la Fraternidad de Cristo Sacerdote y Santa María Reina

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *