Panorama Católico

Mons. Zecca: el Schoklender de Bergoglio

La desdichada designación del ex decano de la UCA como arzobispo del Tucumán confirma nuevamente el poder de los sectores mafiosos en la Iglesia.

La desdichada designación del ex decano de la UCA como arzobispo del Tucumán confirma nuevamente el poder de los sectores mafiosos en la Iglesia.

Zecca fue ternado reiteradamente, y al final su designación salió como por trámite. Su impulso a una arquidiócesis histórica, en un sector tradicional de la Argentina es una verdadera calamidad espiritual y posiblemente material, porque Zecca en reconocido manirroto, por decirlo suavemente.

Ahora bien, después de su gestión en la UCA, que por lo bajo se estima llevó a un agujero negro una veintena de millones de dólares (presuntamente inversiones en la pirámide de Bernie Madoff, que de pirámide terminó en pozo sin fondo), más vida rumbosa, viajes y presencia solo protocolar (por decirlo suavemente), apenas si generó una asordinada ola de indignación. La emblemática universidad de la Iglesia argentina, que goza del título de “pontificia”, ha decaído mucho más en todo orden durante su gestión.

Cabe preguntar por qué estos personajes de tan poco vuelo, aunque de muchos “vuelos”, llegan a tal grado de poder como para hacer tropelías, y a tal grado de impunidad para escapar a sus consecuencias. Más aún, a tal grado de influencia que se hacen designar en cargos para los que el Derecho eclesiástico pide hombres sabios y virtuosos.

Y la respuesta parece relacionarse con quienes bajo su gestión (es un modo de decir) han utilizado la impresionante capacidad económica de la UCA para hacer circular dineros.

En definitiva, Zecca fue un personaje necesario para que otros se enriquezcan o alcancen puestos de poder e influencia. Por sobre todo, para permitir a otros hacer…

Más que una “mala designación” del Papa, parece evidente que es una nueva maniobra del ala mafiosa del Vaticano, que lo colocó en “bandeja de salida” a fin de que no bien se cumplieran ciertos requisitos la designación saliera por vía burocrática. Zecca es un personaje menor, pero hay que “colocarlo” para que guarde prudente discreción.  El premio que reciben los agentes fieles de parte de sus patrones.

Si quieren saber quien lo promovió a Zecca, no duden que ha sido un grupo económico. Si buscan los nombres, al menos algunos de ellos, los encontrarán con facilidad en la web.

Las relaciones más oscuras se conocerán el día que Zecca pierda el estribo y arrastre a sus protectores. Como en el caso Schoklender, habrá un parricidio. O tal vez un accidente lamentable para impedirlo.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube