Panorama Católico

Nuestra posición sobre la ejecución de Sadam Husein

Algunos amigos han creído leer en nuestra aclaración al punto doctrinal erróneo en el comunicado de la Santa Sede -atribuible sabe Dios a quien- pero firmado por el P. Lombardi, Vocero Pontificio, una aprobación de la ejecución ignominiosa del ex líder iraquí, Sadam Husein.

Algunos amigos han creído leer en nuestra aclaración al punto doctrinal erróneo en el comunicado de la Santa Sede -atribuible sabe Dios a quien- pero firmado por el P. Lombardi, Vocero Pontificio, una aprobación de la ejecución ignominiosa del ex líder iraquí, Sadam Husein. Y nos recuerdan su trato generoso para con las comunidades cristianas, muy diferente del actual estado de persecución que ellas padecen bajo el régimen impuesto por la "cruzada" del "cristiano" Bush.

 

Queremos aclarar que no apoyamos ni la pena aplicada ni el modo de aplicarla -ahorcamiento, en un ambiente de bullicio y escarnio-. Sadam murió como un hombre. Ya quisiéramos verlo a Bush con la soga al cuello para comparar la actitud de ambos ante la muerte. No abrimos juicio sobre sus crímenes -¿se puede gobernar en el siglo XX sin cometer crímenes?- reales o presuntos. Solo sabemos que quienes lo mandaron matar han cometido otros crímenes horrorosos y más graves, en tanto proporcionados a su fuerza militar y politica, enormemente superior.

 

Quede entonces claro que el comentario se acotó al punto doctrinal erróneo del comunicado, sin implicar tácitamente desacuerdo alguno con su contenido declarativo. Los cristianos hemos de agradecerle a Husein el tiempo de paz que nuestros hermanos en la fe pudieron vivir bajo su gobierno. Y lamentamos que haya muerto profesando una fe falsa. Pero el corazón humano es un misterio, y la misericordia divina otro infinitamente mayor. El es quien tiene ahora la palabra.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube