Panorama Católico

Nueva versión del discurso del Papa a los obispos suizos

DISCURSO DEL PAPA A LOS OBISPOS SUIZOS

CIUDAD DEL VATICANO, 9 NOV 2006 (VIS).-Ayer por la tarde se hizo público el discurso del Papa a los obispos de la Conferencia Episcopal Suiza, que pronunció al inicio de la reunión del pasado martes en el Vaticano.

DISCURSO DEL PAPA A LOS OBISPOS SUIZOS

CIUDAD DEL VATICANO, 9 NOV 2006 (VIS).-Ayer por la tarde se hizo público el discurso del Papa a los obispos de la Conferencia Episcopal Suiza, que pronunció al inicio de la reunión del pasado martes en el Vaticano.

Hablando de la fe, el Santo Padre afirmó que "si antes se crecía" en esta virtud y era "parte de la vida", hoy "parece natural lo contrario, es decir, que en el fondo no es posible creer, que de hecho Dios está ausente. En todo caso, la fe de la Iglesia parece una cosa del pasado lejano". Por eso, continuó, "creo que es importante tomar nuevamente conciencia del hecho de que la fe es el centro de todo".

Tras poner de relieve que la fe "es sobre todo fe en Dios" y esta "centralidad de Dios debe estar presente de modo completamente nuevo en todo nuestro pensar y obrar", el Papa dijo que "esto es lo que anima también la acción, porque en caso contrario pueden caer fácilmente en el activismo y se acaban vaciando".

"Esta forma completa de la fe, expresada en el Credo, de una fe en y con la Iglesia como sujeto vivo, en el que obra el Señor, es la que deberíamos tratar de poner realmente en el centro de nuestras actividades. Lo vemos también hoy muy claramente: el desarrollo, donde ha sido promovido exclusivamente sin alimentar el alma, produce daños".

"Si no se enseña al ser humano, además de todo lo que es capaz de hacer (…) y todo lo que su inteligencia hace posible, a iluminar su alma y a ser consciente de la fuerza de Dios, se aprenderá sobre todo a destruir. Por eso, es necesario que se fortalezca nuestras responsabilidad misionera: si somos felices de nuestra fe, nos sentimos obligados a hablar de ella a los demás. Después, está en las manos de Dios en qué medida podrán acogerla los hombres".

Refiriéndose posteriormente a la educación católica, Benedicto XVI afirmó que "una cosa que a todos nos preocupa en el sentido positivo del término, es el hecho de que la formación teológica de los futuros sacerdotes y de los demás profesores y anunciadores de la fe sea buena; por eso, tenemos necesidad de buenas facultades teológicas, de buenos seminarios mayores y de adecuados profesores de teología".

El Papa subrayó que "la unidad de la Escritura no es un hecho puramente histórico-crítico (…), sino un hecho teológico: estos escritos son una única Escritura, sólo comprensibles totalmente si se leen en la "analogia fidei" como unidad en la que hay un progreso hacia Cristo, e inversamente, Cristo atrae a sí toda la historia". En este contexto, afirmó que era muy importante que "junto, con y en la exégesis histórico-crítica, se dé realmente una introducción a la Escritura viva como Palabra de Dios actual".

El Papa habló después de la catequesis, que si por una parte, "en los últimos cincuenta años ha progresado desde el punto de vista metodológico, por otra -dijo-, se ha perdido mucho en la antropología y en la búsqueda de puntos de referencia, de modo que a menudo no se llega ni siquiera a los contenidos de la fe. (…) Sin embargo, es importante que en la catequesis (…) la fe siga siendo plenamente valorizada (…) y encontrar los modos para que sea comprendida y acogida, porque la ignorancia religiosa ha alcanzado hoy un nivel espantoso".

El argumento siguiente fue la liturgia, que no es, afirmó, "una automanifestación de la comunidad que entra en el escenario, sino la salida de la comunidad del simple "ser sí mismos", es el llegar al gran banquete de los pobres, es el entrar en la gran comunidad viva en la que Dios mismo nos nutre". Refiriéndose a la homilía, el Santo Padre recordó que no es "una interrupción de la liturgia, mediante un discurso, sino que pertenece al acto sacramental, llevando la palabra de Dios en el presente de esta comunidad".

"Eso significa -prosiguió-, que la homilía, de por sí, forma parte del misterio y no puede ser sencillamente separada de él". El Papa, tras recordar que el celebrante debe leer la homilía afirmó: "El sacerdocio es hermoso solamente si se cumple una misión que es una totalidad, de la que no se puede separar una cosa u otra. Y a esta misión pertenece, desde siempre, incluso en el culto del Antiguo Testamento, el deber del sacerdote de ligar el sacrificio con la Palabra, que es parte integrante del mismo".

A continuación, Benedicto XVI habló del sacramento de la Penitencia, "que debemos aprender de nuevo. Ya desde un punto de vista puramente antropológico, es importante, por una parte, reconocer la culpa y por otra ejercer el perdón. La difundida ausencia de sentimiento de culpa es un fenómeno preocupante de nuestra época. El don del sacramento de la Penitencia no consiste solamente en el hecho de que recibimos el perdón, sino en que nos demos cuenta, antes que nada, de nuestra necesidad de ser perdonados (…) y podamos comprender mejor a los demás y perdonarlos".

Por cuanto respecta al ministerio episcopal, el Papa recalcó la importancia de que "los obispos como sucesores de los apóstoles sean verdaderamente responsables de las Iglesias locales que el Señor les ha confiado", y "por otra, abran las iglesias locales a la Iglesia universal". En este contexto, el Santo Padre se refirió a los problemas de los ortodoxos "con las iglesias autocéfalas" y a los protestantes "con la disgregación de las iglesias regionales". "Nos damos cuenta -dijo- del gran significado de la universalidad, de la importancia de que la Iglesia se abra a la totalidad, convirtiéndose en la universalidad verdaderamente una única Iglesia".

Al final, Benedicto XVI tocó el tema del ecumenismo, insistiendo en la tarea de "ser garantes de los valores esenciales, básicos, que proceden de Dios en nuestra sociedad. (…) Creo que si aprendemos a actuar juntos en este campo, podremos llevar a cabo una buena parte de la unidad, allí donde no es todavía posible la plena unidad teológica y sacramental".
AC/DISCURSO/OBISPOS SUIZOS VIS 061109 (1000)

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *