Panorama Católico

Nuevo proyecto parlamentario para declarar a Cristo Rey de Polonia

Parlamentarios presentan proyecto de ley para proclamar a Cristo Rey de Polonia

VARSOVIA, 19 Jul. 07 (ACI).-46 parlamentarios polacos firmaron la semana pasada un proyecto de ley para que Jesucristo sea proclamado Rey de Polonia. Esta propuesta es impulsada fundamentalmente por la Liga de Familias Polacas (Liga Polskich Rodzin), el partido Ley y Justicia (Prawo i Sprawiedliwosc); y el Partido de los Campesinos (PSL).


Parlamentarios presentan proyecto de ley para proclamar a Cristo Rey de Polonia

VARSOVIA, 19 Jul. 07 (ACI).-46 parlamentarios polacos firmaron la semana pasada un proyecto de ley para que Jesucristo sea proclamado Rey de Polonia. Esta propuesta es impulsada fundamentalmente por la Liga de Familias Polacas (Liga Polskich Rodzin), el partido Ley y Justicia (Prawo i Sprawiedliwosc); y el Partido de los Campesinos (PSL).

La propuesta está liderada por el parlamentario Artur Górski, del partido gobernante Ley y Justicia. "Queremos que Jesucristo sea nombrado rey de los polacos", explica Górski y agrega que "Polonia necesita más que nunca el liderazgo y la ayuda divina para afrontar los nuevos tiempos. Algunos podrán mofarse de nuestra propuesta, pero para mí es una cuestión de sensibilidad religiosa y respeto político", precisa en entrevista concedida al diario Gazeta Wyborcza.


Artur Górski espera que la Iglesia apoya esta iniciativa. "Solo puedo decir que desde que hablé por primera vez de esta idea he recibido más de nueve mil cartas de apoyo", dijo.

Hace 350 años el Rey Juan II Casimiro proclamó a la Virgen María Reina Perpetua de Polonia.

"Antes de debatir nada hay que ver qué opina la Iglesia", declaró a su turno Marek Jurek, Presidente del Congreso.

Comentario Druídico: ¿Será posible que los obispos se opongan?

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios



Anónimo
20/04/2010 a las 8:07 am

Al momento de producirse la
Al momento de producirse la invasión nazi y soviética de septiembre de 1939, Polonia era una república.
El asunto fue así: Luego de la partición de Polonia (que era una confederación lituano-polaca) a fin del siglo XVIII entre Prusia y Rusia, por pedido de los patriotas polacos se fundó el Ducado de Cracovia en cabeza del Emperador Habsburgo, a fin de salvar el núcleo territorial y poblacional polaco para una futura restauración. Al pasar por allí Napoleón unos años después, en 1807, después de algunas sesiones de alcoba con una condesa polaca, resuelve refundar el reino de Polonia con parte de sus territorios históricos y lo denomina “ducado de Varsovia”; pero no concluye su obra por que el ducado de Cracovia seguía en poder de los Austrias (al menos la mayor parte) y no quería el Emperador enemistarse mucho más con su futuro suegro, y además Rusia no entregaría jamás las provincias orientales polacas, en poder del zar.
Terminada la era bonapartista, el congreso de Viena crea la pequeña “república de Cracovia” nuevamente bajo protección austríaca, al no poder impedir que Rusia y Prusia se repartiesen otra vez el Gran Ducado de Varsovia. Finalmente, ante presiones internacionales inquietanetss, los líderes polacos solicitan al Emperador de Austria que refunde el ducado de Cracovia en 1846, lo que confirma Franz Josef al subir al trono en 1848.
Sesenta y siete años más tarde, el mismo emperador ofrecerá a los polacos recrear el “Reino de Polonia” con los territorios ocupados antaño por los prusianos, los que se recuperen de los rusos y los que el propio emperador cedería. Pero la muerte le impedirá concretar la promesa y será su sucesor, el Beato Carlos I, quien finalmente obtendrá la promesa del Káiser alemán de realizar el nuevo reino.
No obstante no fijarse sus fronteras de manera precisa, los enemigos de la Entente dirán más tarde que el Reino de Polonia fue un ardid para lograr que los polacos luchasen del lado de los Imperios centrales, una verdadera tontería, si se considera que ya existían ejércitos enteros de polacos en los ejércitos prusianos, rusos y austríacos en 1914. Y por que, de hecho, el general Pilsudski, comandante recién creado ejército nacional polaco, no entró en combate a favor de sus benefactores según lo tenía comprometido, sino que se dedicó a ocupar Ucrania.
Es probable que los alemanes no sintieran por el Reino el mismo entusiasmo que los austríacos, que inclusive llegaron a ofrecer un príncipe propio (Karl Stefan von Habsburg) para coronar en Cracovia. El tratado de Brest-Litovsk, por el cual la Rusia republicana y comunista se rendía ante Alemania y Austria, dejó en claro que Rusia cedía la “Polonia Rusa” a la administración vencedora.
Al terminar la guerra y junto a otras torpezas (o maldades, más bien) monumentales, este tratado fue desconocido tanto por su firmante, Rusia comunista, como por los “Aliados” Inglaterra, Francia, Italia y EE.UU., y el reino de Polonia desapareció para dar paso a una “República de Polonia”, constituida con territorios históricos de Polonia más otros alemanes, austríacos, ucranianos y parte de los perdidos por Rusia en el Tratado de Brest-Litovsk. En Alemania y en Austria se consideró que Polonia, al aceptar esta nueva configuración, no había obrado lealmente con ellos, pues aceptaba territorios que nunca habían pertenecido al viejo reino.
La república polaca sustuvo una exitosa guerra contra la Unión Soviética en 1920, lo que la llevó a incrementar su territorio y su población …y sus problemas. Asimismo, invadió militarmente Ucrania y zonas fronterizas de Alemania (que ya había tenido que ceder territorios propios a la nueva república: el “corredor” polaco, por imposición de los “Aliados”) sin ninguna advertencia ni existencia de conflictos de límites previos, lo que motivó un gran resentimiento de sus vecinos.
Polonia, liderada por el pianista Jan Paderewski, rechazó cualquier alianza con cualquiera de sus dos poderosos vecinos apoyándose para hacerlo en la promesa de Inglaterra y Francia de ayudarla en caso de invasión, y de declarar la guerra a quien la agrediese. Alemania ofreció a Polonia alguna compensación por permitirle acceder a una comunicación terrestre con el enclave prusiano, separado del territorio alemán por el “corredor polaco”. Polonia se negó, pese a que un tratado bilateral la comprometía a aceptarlo, y Alemania la invadió, seguida de Rusia.
Al ser invadida en 1939 por sus dos linderos, Polonia era el 6º país de Europa en territorio y población. Al terminar la guerra, Polonia recuperó los territorios occidentales y ocupó territorios alemanes que nunca le pertenecieron, pero nunca recuperó los que le usurpó la Unión Soviética. Inglaterra y Francia nunca declararon la guerra a la invasora Rusia, ni le obligaron a devolver el territorio usurpado, que ocupa hasta hoy día.
Y es que para algunos, el delito rinde beneficios. Muchos beneficios.
Espero que esta información le resulte útil.
Juan Komorowski von Habsburg



Anónimo
23/04/2010 a las 1:20 pm

Si estas no son pruebas…
http://www.youtube.com/watch?v=PxIFh3NkEvM

¡Pobre Polonia!



    Anónimo
    24/04/2010 a las 12:13 am

    Pobres todos (no solo los polacos); he ahí al enemigo global
    Se trata de hacer trabajar cosechablemente a todo el mundo, y eliminar a quienes no sean explotables de ese modo.

    El falso accidente polaco, el falso atentado en Nueva York, la falsa “deuda” externa de tantos países, los falsos contenidos educativos y mediáticos, la falsa protección al pueblo que los gobiernos declaman ejercer, son todos instrumentos en esta guerra global. Su arma principal, la desinformación y la satisfacción con baratijas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *