Bergoglio visitó la AMIA

La máxima autoridad católica en la Argentina visitó ayer la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) por primera vez después del atentado ocurrido el 18 de julio de 1994, que dejó 85 víctimas fatales.

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, llegó a la sede de la AMIA, en la calle Pasteur al 600, solo, poco después de las 16, y dialogó con sus autoridades sobre cómo potenciar acciones para servir a una Argentina mejor.

La máxima autoridad católica en la Argentina visitó ayer la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) por primera vez después del atentado ocurrido el 18 de julio de 1994, que dejó 85 víctimas fatales.

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, llegó a la sede de la AMIA, en la calle Pasteur al 600, solo, poco después de las 16, y dialogó con sus autoridades sobre cómo potenciar acciones para servir a una Argentina mejor.

La reunión protocolar entre ambos cultos fue precedida por un homenaje a las víctimas del atentado a la AMIA. Bergoglio oró en silencio frente al mural de las víctimas, entre quienes se cuenta el sacerdote Juan Carlos Burmana. Luego, Bergoglio junto con el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, depositó una ofrenda floral.

“[La AMIA] es un ejemplo de lucha por el bien común. Es un lugar de sangre que nos evoca una historia de sangre. Es un eslabón más en la cadena de dolor y persecución que el pueblo elegido de Dios ha sufrido en la historia”, dijo el arzobispo Bergoglio al reconocer que la entidad judía “es una casa de solidaridad”.

En un breve diálogo con los periodistas, antes de la reunión protocolar dentro de la AMIA, Bergoglio fue enfático: “[la entidad judía] Es una reserva que tenemos como pueblo. No la perdamos”.

Momentos antes de iniciar la reu-nión con el arzobispo, el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, tuvo palabras de elogio hacia Bergoglio. “Es un luchador de todo lo que significa la problemática social”, planteó Borger al destacar “la sensibilidad” del arzobispo porteño.

La reunión a agenda abierta incluyó el análisis del documento sobre pobreza que se presentará en el Tercer Coloquio Internacional sobre Derechos Sociales para Todos y Entre Todos Hacia una Ciudadanía Plena, que se desarrollará entre hoy y mañana, en la Universidad Católica Argentina, y del que participarán la Iglesia Católica, la AMIA, expositores argentinos e internacionales con responsabilidades en temas sociales.

Entre otros, hablarán el ministro de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Zaffaroni, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

Al término del encuentro, Borger resumió que sirvió para “buscar todo lo que ayuda a la sociedad argentina en general” y para “potenciar acciones en común para servir a una Argentina mejor”.

Borger confirmó que se habló sobre el documento que impulsa la Iglesia para el coloquio sobre derechos sociales, pero no precisó si quedó definida la adhesión a éste por parte de la comunidad judía.

Si bien la de ayer fue la primera visita protocolar del máximo referente de la Iglesia argentina ante la comunidad judía, Bergoglio había tenido contactos anteriormente con las autoridades de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA). Aquel encuentro sucedió el 12 de julio de 2001, pero Bergoglio todavía no había sido designado cardenal primado de la Argentina.

Cuatro años después, en 2005, Bergoglio inauguró la firma de un petitorio suscripto por 85 personalidades de la religión, la cultura, el periodismo, el deporte y el espectáculo que pedía al Gobierno, a la Justicia y al Congreso de la Nación renovar el compromiso para esclarecer el atentado contra la AMIA.

Aquel documento se tituló “85 firmas, 85 víctimas”, en referencia a la cantidad de personas fallecidas en el ataque.

Un año antes del ataque que destrozó la mutual judía, en 1993, el entonces cardenal primado de la Argentina y antecesor de Bergoglio, Antonio Quarracino, había efectuado una visita protocolar a la AMIA.

Fuente: La Nación

Observación: Las alianzas son claras. Nadie puede llamarse a engaño.

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com