Sombra y Luz

El Cardenal Arzobispo de Buenos Aires y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, acaba de visitar la sede de la AMIA; entidad donde manifestó solemnemente que el ataque sufrido “fue un eslabón más de la cadena de dolor y persecución que el pueblo elegido de Dios ha sufrido en la historia».

El Cardenal Arzobispo de Buenos Aires y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, acaba de visitar la sede de la AMIA; entidad donde manifestó solemnemente que el ataque sufrido “fue un eslabón más de la cadena de dolor y persecución que el pueblo elegido de Dios ha sufrido en la historia».

La rotunda sentencia del alto prelado, conduce a meditar sobre sus justos alcances, recordando primero que la antigua elección de Israel fue preparación y figura de la Santa Iglesia de Cristo. Genuina titular de la elección conforme al Nuevo Testamento. Lo que no es compartido por quienes rechazan al Mesías, Hijo de Dios y salvador del mundo. Como la AMIA y su asociación hermana la DAIA, que llegó a impedir la enseñanza cristiana en una tradicional región de la Argentina. Demás está decir la oposición en el Estado de Israel, donde los máximos rabinos prohíben la Cruz. 

Sombra   También correspondería distinguir nítidamente sobre la persecución aludida por Su Eminencia, para no dejar englobadas las siniestras acusaciones de la Leyenda Negra contra el Cristianismo. Según la reeditan en nuestros días destacados representantes políticos y religiosos del judaísmo; ensañándose incluso contra la venerable memoria del Pontífice Pío XII.

La ciudadanía, es obvio, participa unánimemente del gran dolor manifestado por el eminentísimo Cardenal ante las víctimas de la explosión en la AMIA*. Tal vez provenga de aquel ímpetu emocional, que el cardenal acaso aparezca compartiendo en el lugar una acusación corriente por ámbitos afines, nacionales y extranjeros. La cual compromete gravemente las relaciones internacionales de la Argentina, cuando todavía no se ha esclarecido el origen del siniestro envuelto en una atmósfera oscurísima**. Lo mismo que ocurriera con la explosión de la Embajada de Israel.

Luz    Tanto es así, que por ejemplo un distinguido abogado judío, el Dr. Pablo Bercovich (ex vicepresidente de la DAIA en dos períodos), denunció en “La Nación” del 22 de Julio de 1999  que «Los atentados contra la embajada de Israel y la AMIA han sido politizados; son manipulados por algunos grupos para fines extraños a su valoración”… “Grupos claramente identificables por sus tácticas, sus slogans y sus animadores y su apoyatura, explotan esos atentados para ajustar cuentas políticas…” “Han incorporado a su agitación a ‘los familiares’ (un par de decenas sobre casi un millar), cuya natural aflicción y pena son expuestas como pantalla para legitimizar su accionar”… «La dirigencia comunitaria debe esquivar el chantaje y la confusión. No se puede clamar contra la «impunidad» y por la «justicia» cuando se calla y se encubre a los asesinos”.  Por su parte la señora Adriana Reisfeld -presidenta de “Memoria Activa”- llegaba a decir el 4 de Agosto de 2005, también en La Nación, que “los dirigentes de la DAIA y la AMIA -según la opinión mayoritaria de la comunidad judía- estuvieron tras “una pista falsa, pruebas falsas, para entregarle culpables truchos a la sociedad, al país y al mundo”; que como lo dijo el Tribunal Oral (Federal Nº3) “se armó una investigación falsa al servicio de políticos inescrupulosos”; y que “la comunidad judía cerró los ojos ante la monstruosa forma en que se hizo la investigación”.

———-

* Entre ellas, ahora se acaba de conocer el triste caso de Ramón Norberto Díaz, -ex encargado del edificio de la calle Pasteur 6329- cuya familia, por lo visto desatendida, ha quedado prácticamente en la indigencia (cfr. “La Nación” 5.6.10). 

** El caracterizado periodista, Horacio Verbitsky, ha advertido sobre el “endeble” dictamen del fiscal Alberto Nisman; señalando el gravísimo riesgo de que la acusación rotunda contra Irán, instale el “casus belli” que habilite el ataque de su enemigo con armas  nucleares. Y agregaba: “que el primer misil estadounidense arrojado sobre Irán pudiera llevar en la nariz saludos de Buenos Aires sería el más grave error, de consecuencias bien previsibles” (cfr. “Página 12”, 23.9.07).

Juan E. Olmedo Alba Posse

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com